Zanzíbar. Stone Town & Granja de Especias

Esta entrada la dedico a contaros la visita que hicimos a Stone Town & Granja de Especias.
Stone Town es la capital de la isla. Zanzíbar, fue un temprano centro comercial árabe-persa que cayó bajo control de los portugueses durante los siglos XVI y XVI hasta que fue recuperado por los árabes omaníes a principios del siglo XVIII.

El máximo auge del periodo árabe se alcanzó con el Sultán Seyyid Said, que incentivó el desarrollo de las plantaciones de clavo, utilizando mano de obra esclava. Los árabes establecieron sus propias bases en Zanzíbar, Pemba y Kilwa y desarrollaron un lucrativo comercio de esclavos y marfil, pero no fue hasta 1876 que se prohibió el tráfico de esclavos..

En 1840, Said había trasladado su capital desde Muscat (Oman)  a Zanzíbar y establecido una élite árabe dominante. El comercio en la isla comenzó a caer en manos de mercaderes del subcontinente indio, a los que Said animó a establecerse en la isla.  Las especias de Zanzíbar atrajeron barcos de lugares tan lejanos como los Estados Unidos.

El acuerdo angloalemán de 1890 convirtió a Zanzíbar y Pemba en protectorados británicos.  El 26 de abril de 1964, producto de la Revolución de Zanzíbar, Tanganica se unió con Zanzíbar para formar la República Unida de Tanganica y Zanzíbar, que cambió su nombre por el de República Unida de Tanzania el 29 de octubre de 1964.

Tips viajeros

  • Para hacer el trayecto en ferry hasta Stone Town hay que ir al muelle de Dar Es Salaam, situado al final de la calle Zanaki. HLa empresa más recomendable es Azam Marine, también conocida como Kilimanjaro Azam . Sus ferries son rápidos de tipo catamarán y hacen el recorrido en 2h-3h, dependiendo de las corrientes y estado del mar. El precio del billete clase económica cuesta a los extranjeros 35$ (adulto) 25$ niños y también se puede pagar en moneda local si no llevas dólares. Los locales pagan mucho menos y el mismo billete les cuesta 23.000 chelines que al cambio son 14 dólares!.
    Azam Marine tiene 4 trayectos al día, a las 7am, 9:30am, 12:30pm y 15:45pm. Esta es la web de la empresa: AzamMarine.com.
  • Es importante aprovisionarse de chelines en Stone Town antes de marcharse a otro destino de Zanzíbar porque fuera de la capital apenas existen los cajeros automáticos y las tarjetas de crédito tampoco son aceptadas en muchos lugares.

Stone Town

Stone Town, la ciudad de piedra, es un lugar único y por eso fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Stone Town, la capital de la isla de Zanzibar, es un lugar donde desde la primera ocupación portuguesa pasando por la omaní junto a las oleadas de inmigrantes indios, africanos y europeos confluyen los estilos árabe, indio, africano.

La mayoría de edificios son de piedra coralina, de ahí el nombre de Ciudad de Piedra, y también pueden verse numerosos balcones o galerías de madera llenas de balaústres.

El elemento arquitectónico mas distiguido de Zanzíbar es la puerta de madera tallada. Todavía se conservan más de 500, muchas de las cuales son anteriores a las casas en las que se encuentran hoy en día. La puerta, que a menudo era la parte de la casa que se colocaba primero, era símbolo de riqueza e indicaba la posición social de su propietario.

Mientras que las más antiguas (las árabes) poseen un marco cuadrado con forma geométrica, las más recientes (muchas de finales del siglo XIX) incorporan rasgos propios de la India, como pueden ser los remates semicirculares y elaborados motivos florales. Muchas muestran relieves con pasajes del Corán.
Después de la revolución en 1964,  una mayoría de no-africanos abandonó Zanzibar dejando atrás sus casas. El Gobierno confiscó edificios abandonados y los utilizó posteriormente para la ubicación de oficinas, escuelas y otras necesidades públicas. Algunos otros edificios fueron alquilados a sus inquilinos por una renta mensual casi símbolica de cara a dar alojamiento a varias familias del segmento de población más pobre.

Visita obligada es acudir al Mercado de Darajani por la mañana para sumergirse en su atmósfera cargada de colores, sonidos y, sobre todo, de olores.

Zanzíbar era antiguamente conocida como la Isla de las Especias y los aromas de la vainilla, el clavo, la canela o el cardamomo embriagan en muchos de sus rincones. En el interior del edificio del mercado se concentran las carnicerías y las pescaderías. Por los alrededores se extienden los puestos de frutas, verduras, especias, ropa y todo tipo de mercancías. El bullicio es constante….  y los olores también y nos sólo a especias, sino también a pescado carne y otros olores no tan agradables como el de especias..

Mercado de Esclavos

Más sobrecogedora es la visita al antiguo Mercado de Esclavos, reflejo del pasado más cruel de la isla. El comercio de esclavos fue, junto al de especias, una de las actividades más lucrativas de Zanzíbar durante siglos y aún quedan algunos vestigios que lo recuerdan.

Gracias a su estratégica localización, en la costa este de África, y como ruta de paso para las embarcaciones entre Europa, el Oriente Medio y la India, Zanzíbar se convirtió en núcleo para el comercio de todo tipo de bienes, incluyendo, desafortunadamente, el del tráfico de esclavos. El mercado de esclavos más importante de la isla estaba donde hoy se levanta la Catedral Anglicana. En uno de sus laterales se erige el Monumento de los Esclavos que recuerda la execrable actividad que allí se llevó a cabo durante siglos. Junto a la catedral se pueden visitar dos antiguas celdas, las únicas que se conservan, donde se hacinaba a los prisioneros antes de venderlos. Las celdas están bajo el St. Monica Hostel y la entrada cuesta 6.000 chelines (2,5 euros).

Granja de Especias. Tangawizi Spice Farm

Esta Granja de especias es un lugar muy frecuentado por turistas en la isla. Te hacen un recorrido por una zona muy extensa de plantaciones con árboles y plantas y  los frutos q daba cada uno: canela, Vainilla, cardamomo, clavo, jengibre, eucalipto, citronela…

Es un lugar donde los 5 sentidos entran en acción durante las 2 horas q dura la visita ya que se intenta  reconocer por aromas y sabores cada planta: vainilla, canela, pimienta, nuez moscada, jenjibre, curri, cardamomo, guayaba, ananá, yaca, manzana africana, pintalabios, lichi y la deliciosa chirimoya, entre otras tantas plantas. Se finaliza el recorrido con degustación de frutas exquisitas recién cortadas.

En las tiendas de la granja se pueden comprar especias; curioso pero sin más.

Si queréis leer el resto de las entradas que he publicado de mi viaje, pinchad aquí 

 

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *