Namibia. Desierto del Namib Naukluft

¿Qué decir  del desierto del Namib Naukluft, este impresionante lugar que es el desierto más antiguo del mundo y que posee las dunas más altas de la tierra?  Sus dunas pueden llegar a medir tanto como un edificio de 60 pisos.

Estas montañas de arena se encuentran en uno de los desiertos más antiguos del mundo, con más de 65 millones de años, el desierto en el Parque Nacional Namib-Naukluft. En este lugar se pueden contemplar los impresionantes colores rojizos de las dunas, descubrir un valle poblado por árboles sin vida y ver unos cuantos oryx (una especie de gacelas que habitan todo el país).

Vista aérea de Sossusvlei. Getty images

La entrada al desierto la hicimos viniendo desde Swakopmund  y en el camino hicimos un par de paradas de lo más curiosas.

Una de ellas fue en el lugar por donde transcurre la famosa línea de Trópico de Capricornio. Siempre hemos oído hablar de ambos trópicos, el de Capricornio y el de Cáncer, pero ¿qué son exactamente estas famosa líneas imaginarias? En este caso la de Capricornio. Estaba en un punto en la carretera por la que nos dirigíamos al desierto desde la ciudad colonial alemana de Swakopmund. Un cartel en cada sentido de la carretera,  indicaba tan insigne línea imaginaria.

El Trópico de Capricornio es el trópico del hemisferio sur. Es el paralelo situado actualmente (2012) a una latitud de 23º 26′ 16″ 1 al sur del Ecuador (en el año 1917 estuvo en 23° 27′).  Esta línea imaginaria delimita los puntos más meridionales en los que el Sol puede ocupar el cénit (la vertical del lugar) a mediodía. En el Trópico de Capricornio, por lo tanto, los rayos solares caen verticalmente sobre el suelo en el instante en que ocurre el solsticio de diciembre, lo que acontece entre el 21 y el 22 de diciembre, fecha y hora dadas en tablas astronómicas en horario de tiempo universal coordinado (UTC). El Trópico de Capricornio señala por tanto el límite meridional de la llamada Zona Intertropical, comprendida entre los trópicos de Capricornio y Cáncer.

Aquí una foto de un árbol centenario, un árbol típico del desierto del Namib:

Quiver tree

Las gasolinera Solitaire es más que una parada de descanso cerca de las zonas escasamente habitadas del desierto del Namib. Durante años, ha sido la única gasolinera durante kilómetros entre las dunas de Sossusvlei y la carretera de Windhoek, la capital de Namibia. Resultado de imagen de namibia gasolinera Solitaire

Es actualmente la única gasolinera entre las dunas en Sossusvlei y la costa en Walvis Bay. Así, hay más tráfico del que sería esperado para un puesto avanzado tan aislado. Hay también una pequeña tienda unida a la estación de gasolina. Recientemente, los dueños han abierto un motel en los alrededores.

Actualmente a la gasolinera se le han sumado unos cuantos coches destartalados de los años sesenta, que son objeto de la curiosidad de todos los que nos paramos allí a repostar. En la gasolinera hay también una pastelería donde hay que parar a comer sus pasteles y en concreto la tarta de manzana (dicen que es la más rica del mundo).

Solitaire

Solitaire

Sossusvlei y la duna 45

La zona de dunas se encuentra dentro del extenso parque nacional Namib Naukluft, son unos 50.000 kilómetros cuadrados que ocupa una gran parte de Namibia, de hecho su tamaño equivaldría a Suiza. A este salar, conocido por las altas dunas de arena roja que lo rodean y que forman un importante mar de arena, se le llama Sossusvlei.

Oryx en Sossusvlei desierto Namib. Getty photo

El paisaje es muy variado, al igual que la fauna que lo habita: mientras en las áridas dunas del desierto sólo habitan los oryx, hienas y chacales del desierto, en el recinto del parque natural se pueden ver cebras, bandadas de flamencos, gacelas, avestruces y jirafas, entre otros animales.

Para entrar en el parque se hace una breve parada en Sesriem, donde la policía toma la matrícula del coche. Desde aquí sale una carretera asfaltada que se adentra en el parque. A ambos lados el paisaje es indescriptible; kilómetros de dunas rojizas. La entrada al parque nacional cuesta cuatro dólares más los tres que tienes que hay que pagar si se va en coche. Un precio más que asequible para disfrutar de un paisaje irrepetible, patrimonio de la humanidad desde 2003. Disfrutar de un mar de estrellas en la que es posible ver sin ninguna dificultad la Vía Láctea, o apreciar los colores rosados del amanecer sobre las dunas son algunas de los tesoros que este lugar ofrece.

La parada en la Duna 45 es  obligatoria. El nº 45 viene por el número de kilómetros desde Sesriem. Hay que subir la duna y bajarla. Parece más fácil de lo que es. Lo primero es que hace calor y por eso es imprescindible llegar al parque pronto, y visitar el desierto antes de las 10 am. La verdad es que es mágico; el sol va dando a un lado de la duna, el lado derecho se encuentra a la sombra. Cuesta subir pero merecen la pena las vistas desde arriba.

Llegando a la Duna 45

Os dejo por aquí las increíbles fotos que hice durante la subida y bajada:

Duna 45

Duna 45

Duna 45

Duna 45

Duna 45

Duna 45

Duna 45

Duna 45 subida y bajada

La laguna muerta o Deadvlei

Volviendo a la zona de dunas, al adentrarse en el desierto, una señal indica el camino hacia el “Deadvlei”, que significa laguna muerta. El nombre se debe al cementerio de árboles que rodean la zona. Están petrificados en el suelo, sin vida, como momificados por la desertificación, pero algunos pueden alcanzar hasta los 900 años. Están totalmente deshidratados por lo que tienen cierto color negruzco y no poseen ni una sola hoja en sus ramas.

Deadvlei es un asombroso lugar localizado en el desierto del Namib y rodeado de algunas de las dunas más altas de la tierra. Hace largo tiempo, unas lluvias torrenciales crearon una pequeña laguna donde creció la vegetación. Más tarde el clima cambió, volviéndose extremadamente seco y caluroso, lo que provocó que el lago se secase totalmente.
De aquella época y después de más de 900 años, todavía se conservan los esqueletos de los árboles que allí vivieron, que debido a las altas temperaturas y la falta total de humedad, han quedado como petrificados en lugar de descomponerse. Este es un Bosque Milenario en el Desierto de Namibia.

Los puntitos pequeños son gente subiendo las dunas

Deadvlei

Deadvlei

Deadvlei

Deadvlei

Sin duda el desierto del Namib es un destino para aquellos que buscan nuevas experiencias, que les lleven lejos y a lugares aún sin masificar. Eso sí, acuérdate de que hay que llevar mucha agua ya que el calor allí es insoportable, con hasta 45 grados por el día, además de tener una relativa buena condición física para poder escalar los 300 metros de arena desértica hasta la cima de la Duna 45.

Sossusvlei

Me quedé con ganas de hacer un viaje en globo por el desierto. de las empresas del sector. No tuvimos tiempo pero el precio tamién es caro, aprox 6000 dolares namibios. Os dejo aquí el nombre de una empresa y su link a su web. Es una agencia con la que podríais hacer un balloon safari; Namib Sky

Hasta aquí las entradas de este viaje tan espectacular que realizamos en Namibia en Abril 2017. Si queréis leer todas las entradas del viaje a Namibia podéis pinchar aquí.

Este continente me deja alucinada cada vez que vengo. En el futuro, si vuelvo a viajar a Africa, espero que sea a Mozambique o Etiopía, países muy interesantes y bellísimos.

« | »

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *