Arte inspirado en Japón; geishas, cultura kawai & Hello Kitty

!Buenas de nuevo!

Hoy os voy a hablar del Arte inspirado en Japón, de geishas, de la cultura Kawai, de hello Kitty y de mis cuadros y bordados.

Todo lo que se relaciona con Japón me parece apasionante, desde el país, su comida, el arte y su estética, prueba de lo cual ya hablé hace un par de meses de la Sakura y mi plasmación en la entrada  Costura Chaleco  y Bolso Nudo con tela Sakura. También hice una pequeña reseña en otra entrada del cuadro de Van gogh que pinté llamado “Almendros en Flor” Pintar la Sakura.

Hay mucho Arte inspirado en Japón, empezando por  la estética y conocimiento extendido de las Geishas. Las maikos y geikos son los términos usados casi indistintamente para denominar a las geishas pero hay unas diferencias destacables. Las maikos tienen normalmente menos de 20 años, y comienzan su carrera a los 15. Se suele considerar a las geishas como prostitutas de alto nivel pero sus funciones son bien diferentes. Una geisha debe llevar a cabo un entrenamiento estricto para obtener unas buenas maneras y destacar en todas las prácticas artísiticas. Las geikos son más experimentadas y se les suele considerar veteranas ya que forman a las más jóvenes. Las geishas deben acudir a un colegio especializado en prácticas culturales y artísticascomo la ceremonia del té, la“ikebana” (arreglos florales), la música y el baile tradicional japonés.

Diferencias en la vestimenta de las maikos y geikos

Cómo atarse un kimono

Debido a la juventud de las maikos, su encanto reside en la inocencia y en su inmadurez. La inocencia y juventud es un punto a  favor de la cultura nipona, en especial en la cultura “Kawai“, tan popular en el país hoy en día. El término “kawai” inicialmente se usaba para referirse a la ternura de un bebé o de un animal, pero este uso se amplió a mitad del siglo pasado para denominar cualquier tipo de cosas que sean lindas, monas. A través de lo kawai, la apariencia y comportamiento de las mujeres japonesas es más la de una niña o chica joven que la de una madurez. La exaltación por las niñerías lo indefenso, lo adorable…es lo que define a la cultura kawai.

Puede parecer raro ver a una mujer de 40 años comportarse como una niña pero acordémonos de las maikos. Cuando traspasan la veintena y desarrollan un talento en las artes se convierten en geikos, estando ya preparadas para escuchar y conversar con sus clientes, que suelene ser hombres de negocios de mucho prestigio.

Sin duda, lo Kawai está presente en la vida nipona.
Muestra de ello son los múltiples cafés ubicados el en el distrito comercial Shibuya de Tokio.De hecho, paseando por los principales barrios comerciales de Tokyo, como Shibuya o Harajuku, se escucha “Kawaiii!!!!!!!” entre gritos muy frecuentemente entre grupos de mujeres jóvenes con tonos de voz agudos que se desbordan por una u otra baratija adorable.

Pinchando aquí encontraréis un link de varios Cafés kawai en Tokio, que si vais no debéis perderos.

No quiero extenderme mucho en este tema porque lo trataré en la sección de Viajes a Japón pero muchas cosas son Kawai en Japón, si te fijas bien:

Escaleras de subida a la ciudad de Nara a la llegada a la estación

Pastelería en una estación del Shinkansen, tren de alta velocidad, en Tokyo. ¿Se puede ser más Kawai?

Yo soy una gran fan de hello kitty con lo que me compré muchos accesorios y visité varias tiendas monográficas;

Tienda Hello Kitty en Kyoto. Obviamente hello Kitty tenía que estar vestida de geisha

Tienda hello Kitty en Miyahima 🙂 Aquí hello kitty aparece bajo el famoso torii de Miyahima y vestida para Halloween

En Fushimi Inari con un abanico de Hello Kitty

Templo de Kamakura. Compré unos Omamori (Amuletos en forma de llaveros) de Hello Kitty 🙂

Aprovecho para contaros un poco de los amuletos “Omamori” como este de Hello Kitty en la de la foto, que compré en el templo del dinero en Kamakura.

Del verbo “mamoru” que significa proteger, cuidar, defender , estos amuletos evitan los accidentes, mejoran la salud, nos ayudan en el amor o a aprobar los exámenes, etc. Los japoneses llevan los omamori en muchos sitios, desde en el bolsillo, en el bolso, en el coche o hasta colgado del móvil. Si queréis saber más, os recomiendo este artículo de Omamori  en la fantástica web de Japonismo.

Si os fijáis en la foto , la señora está realizando un movimiento para bendecir estos amuletos y que me dieran suerte. Tradicionalmente eran las miko, las sacerdotisas del santuario, las que hacían los omamori a mano, pero hoy en día muchos se producen en masa en fábricas y luego se bendicen en los templos y santuarios antes de ponerse a la venta. A través de un ritual, el amuleto omamori se convierte en un objeto sagrado, razón por la cual debe tratarse siempre con respeto.

Podría enseñaros las miles de tonterías de Hello Kitty que me compré en Japón, pero eso os lo dejo para otra ocasión 🙂

Volviendo a las artes de las Geishas, quiero enseñaros varias cosas artísticas que he hecho en torno a esta gran figura, que aunque es muy extendida en Japón, debéis saber si no habéis estado en Japón, que no es nada fácil ver una geisha real.

No hay que confundir a las mujeres niponas que visten con su kimono y están preciosas con una geisha. Una geisha real la distinguirás si la ves. Suele esconderse y no se prodiga mucho porque todo lo que hace es delicado, exclusivo y guardan las formas por el bien de su cliente. Yo vi una en dentro de un taxi en el barrio de Gyon, Kyoto y fue increíble  🙂

Geisha real (geiko diría yo) dentro de un taxi esperando a su cliente en el barrio de Gyon, Kioto

Bueno, para finalizar aquí las fotos de mis bordados y cuadros inspirados en la gran figura de geisha.

El bastidor de la izquierda en la anterior foto  y en la  siguiente muestra a una geisha junto a flores de almendro que van cayendo, inspirado en la floración del almendro o sakura. Los retales del bordado son telas japonesas reales traídas de allí. Fijáos en el detalle de la horquilla del pelo dorada.

 

A continuación os dejo varias fotos del proceso de bordado de una mujer japonesa en el baño. En primer lugar tenéis el torso desnudo de la mujer lavándose el pelo en un onsen o baño tradicional y vistiendo un kimono o bata típico. A través de la ventana se ve el almendro en flor :). Para conocer mejor cómo es un onsen, podéis leer aquí, un buen artículo de la web de japonismo

Seguidamente, bordé a la misma mujer una vez salida del baño y peinándose ante el espejo.

Por último decidí bordar la última parte de la trilogía retratando el arreglo floral en el pelo de la mujer, donde añadí perlas y todo tipo de bordados florales. Esto quizás no es muy japo ni típico de geishas, como tampoco lo es el pelo castaño, pero me pareció bonito cerrar el círculo de esta manera. Si os fijáis bien, le añadí un pendiente real.

 

Esta camisa la realicé con unas telas de Japón

Para terminar, una foto de los mitones de hello kitty que realicé en punto hace un par de años.

Mi amiga Fátima lleva en la siguiente foto los mitones que le hice de la Hello Kitty

View this post on Instagram

Barbiegirl mitons#HelloKitty#fingerlessgloves

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts) on

Espero que os haya gustado este post. Gracias por comentar.

Os animo también a conectaros a mi perfil de Pinterest donde podéis ver, organizados por tableros, los bordados que he confeccionado. Pinchad aquí

Si queréis leer todas las entradas de mi viaje a Japón, podéis pinchar aquí

Hasta pronto

« | »

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *