Japón. Kioto, Fushimi Inari & Nara

Hoy os voy a hablar de Kioto, Fushimi Inari y Nara, en nuestro recorrido hacia el sur del país nipón.

Para poder visitar aquello que consideramos imprescindible en Kioto y disfrutar de una primera visita a la antigua capital nipona, yo diría que son necesarios un mínimo de 3/4 días en kioto y alrededores y otro día más para ver Fushimi Inari y Nara.

En  kioto, me faltaron muchas cosas por ver pero recomendaría lo siguiente:

Kioto
Visitar el barrio de Gion 

El barrio de geishas de Gion, en Kioto, es uno de los barrios de geishas más conocidos de todo Japón, aunque pocos saben que lo que llamamos  típicamente Gion son en realidad dos hanamachi diferentes: por un lado tenemos el pequeño barrio de Gion Higashi (祇園東) y por el otro el más grande y conocido Gion Kobu (祇園甲部).
Lo mejor es disfrutar de un agradable paseo a pie por todo el barrio de geishas de Gion (es decir, por Gion Kobu, Gion Higashi y la zona del riachuelo Shirakawa), que está lleno de casas de té (ochaya), casas de geishas (okiya) y tiendas tradicionales de dulces, textiles, ornamentos, maquillaje, calzado, parasoles… Y es que uno se siente, paseando por las callejuelas de Gion, como si hubiese retrocedido en el tiempo. Es un paseo precioso que merece muchísimo la pena.

La calle Shijo Dori os servirá de buena referencia para moveros.

Pareja caminando por Gion Higashi

Así visten muchas chicas en kyoto El kimono es el traje típico que se usa en ocasiones especiales y ceremonias

Mujeres vestidas con kimono en la calle Shijo Dori , que incluso cruza el río. Esta foto en concreto se realizó en el puente sobre el río Esta calle es la mejor para no perderse

 

A un lado se deja el hanamachi o barrio de geishas de Gion-Higashi. Giramos a la derecha en la primera callejuela que encontramos para ver la ochaya Okatome y seguimos en dirección sur hasta encontrar una calle algo más ancha. Ahí, giramos a la izquierda para ver la ochaya Tomikiku que fue abierta a comienzos del periodo Showa y lleva tres generaciones organizando banquetes con maikos y geishas de Gion Higashi, y la unión de casas de té de Gion, la Gion Ochaya Kumiai. Veréis que aquí los farolillos son algo diferentes, ya que muestran el blasón del hanamachi de Gion Higashi, que es parecido al de Gion Kobu, pero con las bolas dango algo más pequeñas y el kanji de ‘este’ (東) en el centro. Es una manera que tendremos de diferenciar, pues, los establecimientos que forman parte del barrio de geishas de Gion Higashi de los del barrio de geishas de Gion Kobu.

Entonces, a un lado se deja el hanamachi o barrio de geishas de Gion-Higashi. Al otro lado,  giramos  por la calle Hanamikoji, una de las calles más populares del hanamachi de Gion kobu, repleta de restaurantes de kaiseki-ryori (o comida tradicional), ochaya y restaurantes de altos precios, veremos la entrada de la casa de té Ichiriki, famosa por su noren (una especie de cortina corta) con el kanji 万 que consigue mantener oculto a los ojos de los extraños el interior del jardín y la casa.  al final de la calle volvemos a girar a la derecha por la calle Hanamikoji. A nuestra derecha tendremos el Kaburenjo de Gion y el teatro Gion Corner, conocido por atraer a miles de turistas que quieren aprender un poco más de las artes tradicionales como son el baile tradicional, el arreglo floral, la ceremonia del té, etc.

De compras por Kioto. Hay unas monerías…todo muy Kawai

En la calle Hanamikoji, una de las calles más populares del hanamachi de Gion, encontramos una geisha real. El revuelo que causó fue excepcional

Hay un artículo muy chulo de Japonismo que os cuenta cómo Convertirse en maiko o geisha (¡o samurái!) por unas horas en uno de los múltiples estudios de henshin de la ciudad, especialmente en los que están cerca del templo Kiyomizudera o del barrio de geishas de Gion. Alternativamente, se puede alquilar un kimono y pasear por toda la zona de Higashiyama (¡o por donde queráis!) en kimono. Hay muchos sitios donde hacerlo, pero podéis reservarlo cómodamente por Internet desde aquí.

Pasear por el santuario preferido de las geishas de Gion, el Yasaka Jinja y desde allí  y hacer un picnic en el parque Maruyama

El santuario Yasaka (八坂神社), antiguamente llamado santuario de Gion (祇園神社) es un santuario sintoísta situado al final de la calle Shijō y visita obligada para cualquier turista que pase por Kioto.

Santuario Yasaka

Dentro del santuario Yasaka, destacamos naturalmente el salón principal y el Buden, pero merece la pena ir viendo todos y cada uno de los pequeños santuarios que se esconden en su superficie.

Los farolillos que adornan el salón Buden principal y la puerta del sur muestran los nombres de las grandes empresas y comercios de la ciudad, que realizan donaciones en el santuario para asegurarse buena suerte en sus negocios.

El parque Maruyama o Maruyama Kōen (円山公園) es un precioso parque público de Kioto. Se encuentra situado entre el santuario Yasaka y el templo Chion-in, por lo que es de fácil acceso si visitamos la zona de Higashiyama y Gion.
El parque Maruyama es uno de los lugares más populares para disfrutar de los picnics bajo los cerezos en flor o hanami en Kioto. Aquí encontramos más de 680 cerezos de varios tipos, especialmente somei-yoshino y yamazakura, aunque uno de los cerezos más fotografiados del parque es un shidarezakura o cerezo llorón. Este cerezo, de unos 80 años de edad y 12 metros de alto, es descendiente de un shidarezakura anterior que murió a los 300 años de edad… ¡ahí es nada!

imagen del jardin de piedras zen del Templo de Tenryu-ji

jardín zen

Visitar el templo Kiyomizu-Dera (Kyoto)

Visitar templo Kiyomizu-dera y disfrutar de la belleza del templo que con su enorme balcón de madera, sostenido por cientos de pilares, nos ofrece maravillosas vistas de la ciudad y la naturaleza de la zona. El templo Kiyomizudera o Kiyomizu-dera (清水寺, literalmente significa templo del agua pura) es un conjunto de templos y recintos religiosos situados en el distrito de Higashiyama, al este de Kioto, y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1994. Su imagen es una de las más conocidas de la antigua capital japonesa y, por supuesto, recomendamos encarecidamente visitarlo.

Resultado de imagen de kiyomizu dera

Pasear por toda la zona de Higashiyama

Pasear por toda la zona de Higashiyama, especialmente por las cuestas Sannenzaka y Ninenzaka, ¡un viaje en el tiempo! y por el cementerio Higashi Otani, lleno de espiritualidad.
Sannenzaka (三年坂) y Ninenzaka (二年坂) son dos callejuelas en cuesta próximas al templo Kiyomizudera, en pleno distrito de Higashiyama, en Kioto, por las que creemos que todo turista en la ciudad debe pasear.

Porque pasear por Sannenzaka y Ninenzaka es una auténtica experiencia para los sentidos, ya que al estar situadas en pleno distrito de Higashiyama, una de las zonas históricas mejor preservadas de Kioto, el ambiente aquí es sencillamente único. Es uno de los mejores sitios para viajar al Kioto tradicional, entre antiguas casas de madera y tiendas de mercaderes tradicionales de antaño.

Resultado de imagen de Ninenzaka

Estas callejuelas son bonitas a cualquier hora del día, aunque si es la primera vez que vamos merece la pena verlas en horario ‘comercial’ para disfrutar de todo lo que ofrecen, aunque también están muy bonitas al atardecer y en los días de las iluminaciones especiales.

Bosque de Bambu de Arashiyama

Otro lugar muy recomendable a las afueras de kioto es el bosque de Bambu de Arashiyama.

Bosque de bambú gigante de Sagano en Arashiyama, Kioto

Bosque de bambú gigante de Sagano en Arashiyama, Kioto

Su acceso es fácil y económico, ya sea mediante tren o autobús desde Kioto. El tren de línea local Sagano te llevará hasta la estación Saga Arashiyama, un trayecto que dura alrededor de 30 minutos. Este viaje se puede hacer con el Japan Rail Pass. Apenas llegas a la estación, el bosque de bambú se encuentra a pocos metros a mano derecha. Pasear tranquilamente por el famoso bosque de bambú de Arashiyama, uno de los puntos clave de la visita a esta zona de la ciudad. Lo de tranquilamente, claro, dependerá del tipo de fotos que queramos hacer, porque lo normal es que esté muy lleno de gente.

Desde aquí nos queda muy cerca el pequeño santuario Nanomiya, relacionado con el Gran Santuario de Ise y que alberga alguno de los festivales más importantes de la ciudad. Alrededor de 50 variedades de bambú habitan en el bosque Sagano Arashiyama, algunos superan los 20 metros de altura filtrando la entrada de los rayos de sol. El viento pasa entre los tallos de bambú dotando al entorno de un sonido particular, tal es así que los propios japoneses han votado este sonido como uno de “los 100 sonidos que hay que salvar de Japón”.

Fushimi Inari Taisha

Otra visita ineludible desde kioto es el Santuario de Fushimi Inari Taisha. 

Situado al sur de la ciudad de kioto, adonde se llega con el JR Pass, es uno de los santuario más conocidos e importantes de todo Japón, así como uno de los más antiguos, ya que existe desde el siglo VIII. El santuario Fushimi Inari de Kioto es el principal santuario de los dedicados a la deidad Inari, de los alrededor de 32.000 que existen en Japón dedicados a este dios.

Fushimi Inari. Miles de torii en los cuatro kilómetros de recorrido

Inari es el dios del arroz y por consiguiente el patrón de los comerciantes, ya que en la antigüedad se asociaba tener una buena cosecha de arroz con tener prosperidad en los negocios. Y esto explica una de las características del santuario que más llaman la atención: los miles de torii que encontramos uno detrás de otro, por sus 4 kilómetros de caminos, que casi parecen formar un pasadizo techado y que han sido donados por comerciantes que ponen sus nombres o los de sus negocios en los torii para que el dios Inari les sea propicio.

Fushimi inari

Toriis de Fushimi Inari Fushimi Inari-Taisha,de 4 kilómetros, se adentra en la montaña, siempre flanqueado por torii rojas.

Caminar los 4 kilómetros de caminos con torii es una experiencia preciosa que recomiendo sin ningún lugar a dudas. Eso sí, puede ser un paseo bastante cansado porque el santuario se encuentra a los pies del monte Inari, con lo que los caminos siempre van subiendo y cuando ya toca bajar, se suele estar bastante cansado. Si además lo visitáis en verano, con un calor impresionante, se puede hacer duro. No hay que olvidar llevar bebidas isotónicas, agua y algún tentempié… ¡pero merece la pena sin duda alguna!

Las puertas torii de color bermellón están pintadas siguiendo la técnica inari-nuri, igual que el santuario principal y es un lugar de gran espiritualidad. Y es que desde el periodo de Edo (1603-1868), los fieles donan las puertas torii para solicitar y agradecer los favores de la deidad del santuario, creando así el famoso camino Senbon Torii o camino de las mil puertas torii que cubren todo el camino desde el santuario interior hasta la cima del monte Inari

El templo, como es uno de los más populares de Japón, siempre lo encontraremos bastante lleno de gente, pero en condiciones normales es fácil poder tener tiempo para hacer fotos de los caminos de torii sin que se vea ningún otro turista, incluso aunque llevemos trípode y necesitemos más tiempo para hacer la foto. Está abierto todos los días, las 24 horas.

Nara

Al igual que Kioto, Nara todavía conserva el espíritu del Japón tradicional en muchas de sus calles y construcciones, por lo que es visita casi obligada en nuestro viaje a Japón.

Para poder disfrutar de los imprescindible de Nara en una primera visita, creo que con mínimo de 1 día es suficiente, aunque si disponemos de un día extra (o medio día, en todo caso) para terminar de disfrutar de la ciudad y sus parques, santuarios y templos, mejor que mejor. En un día no podremos visitarlo todo, probablemente tendremos que escoger una de las dos zonas diferenciadas de Nara y decidir, pero sí podremos ver los puntos imprescindibles.

Además, Nara está más alla en el mismo trayecto en tren para ir hasta Fushimi Inari con lo cual, en el peo de los casos, se puede hacer todo en un día, tal y como hice yo.

Nara dispone de muchísimos templos y santuarios, por lo que pasear y perderse por la ciudad siempre será agradable, pero nosotros os proponemos estas ideas:

Dar de comer a los ciervos en el parque de Nara

Dar de comer a los ciervos en el parque de Nara (奈良公園). Hay que tener cuidado porque muerden. Se recomienda comprarles algo de comer en los puestos repartidos por todo el parque y disfrutar de su compañía. Lo más típico es comprar sembei. Los ciervos sika son considerados mensajeros de los dioses según en sintoísmo y es por esa razón que están protegidos.

bienvenidos a Nara. Estación de tren

Nara

Visitar el templo Todaiji

Dentro de las inmediaciones del parque de Nara, visitar el templo Todaiji (東大寺), famoso por la estatua del Gran Buda y por la gran puerta Nandai-mon. Por cierto, uno de los pilares que sostiene el edificio que da cobijo al Buda tiene un agujero en su base de las mismas dimensiones que los orificios nasales del Buda. Se dice que todo aquel que pueda pasar por el agujero será bendecido, por lo que es típico que los padres animen a sus hijos a pasar por el agujero (ya que cuando sean mayores lo tendrán más complicado).

El templo Todaiji (東大寺), situado en el extremo norte del parque de Nara (奈良公園) es uno de los templos más populares entre los turistas que visitan Japón y una de las razones por las que visitar Nara, sin duda alguna.Después de saludar a los ciervos y cruzar la puerta Nandaimon, entraremos al complejo del salón Daibutsuden o salón del Gran Buda, el salón principal del templo Todaiji. El salón Daibutsuden es el edificio de madera más grande del mundo. Y eso a pesar de que lo que vemos ahora es una reconstrucción un 33% más pequeña que el edificio original… ¡y aún así impresiona!.

Resultado de imagen de templo Todaiji

El templo Todaiji está situado en el Parque de Nara, a una media hora andando de la estación de Kintetsu y unos 45 minutos de la estación de JR.

Hay autobuses que conectan ambas estaciones con el Todaiji (parada ‘Todaiji Daibutsuen’), aunque el paseo por el parque, con los ciervos y otros atractivos de la zona, se hace bastante agradable.

El Daibutsu o Gran Buda de Nara es una estatua gigante de un Buda sentado de 15 metros de alto (¡ahí es nada!) y 500 toneladas de peso que está flanqueado a ambos lados por sendos Bodhisattvas. Uno de los lugares que más atractivo tiene para los turistas es el pilar con un agujero del tamaño del orificio de la nariz del Gran Buda. Los turistas, grandes y pequeños, hacen cola para intentar pasar por el agujero porque se cree que si puedes pasar por él, conseguirás la iluminación en la próxima vida.

No he hablado mucho en este caso de alojamiento. Como creo que ya he apuntado en otras ocasiones es una idea muy interesante alojarse cerca de la estación del Shinkansen para ahorar tiempo y dinero. Hay un hotel al que recomiendo, el hotel capsula Nine Hours, en Kioto, del que hablé en la anterior entrada; Curiosidades y cosas que no debes perderte en Japón

Hasta aquí la visita a Kioto y alrededores, que nos tomaría alrededor de 4 días en total. Hasta la próxima amigos. Espero que os haya servido la información. Desde aquí, podéis acceder a todas las entradas de mi Viaje a Japón.

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *