¿Qué hacer en Ammán y alrededores?

¿Qué hacer en Ammán, la capital del reino Hachemita, y alrededores? es la pregunta del millón si tienes únicamente un par de días, como fue mi caso. Esta ciudad es muchas veces olvidada de los circuitos turísticos pero a mí me sorprendió muy satisfactoriamente. Sin duda, se merecería unos días de visita ya que al ser la entrada y salida del país a través de su aeropuerto, inexorablemente pasaremos por ella. Tal vez con dos días, estaría bien la estancia.

Vista de Amán. A la izquierda de la foto, la mezquita que sobresale se llama Abu Darwish no se puede visitar por los no musulmanes pero merece la pena pasear por su plaza y admirar lo preciosa que es.

Ammán capital de  Jordania, cuenta con una población de aproximadamente 3.500.000 habitantes. Es una ciudad entre lo árabe y lo occidental, con estilos muy diferenciados entre las dos formas de vida pero es una ciudad en la que es fácil disfrutar de un viaje al mundo árabe.

Ammán se fundo en torno a siete colinas, pero actualmente se extiende más allá de 20. No es una ciudad cómoda para visitar andando, salvo el centro, denominado il-balad. Es prácticamente imposible encontrar una calle recta. Es casi imposible orientarse en esta ciudad caótica y bulliciosa, a la vez que simpática y agradable.

Amman Citadel

Sin duda, lo primero a visitar, y lo más temprano posible para evitar las horas de calor es la llamada Amman Citadel, o la “Ciudadela de Amman”. Es el gran atractivo y reclamo turístico de esta ciudad.

Es el emplazamiento de la antigua Rabbath-Ammon, que es un conjunto de ruinas romanas, bizantinas y de las primeras épocas musulmanas.  Si se es un gran aficionado a la historia, seguro que se disfrutará aquí y una visita, puede llevarnos entre una o dos horas.
La Ciudadela fue testigo del nacimiento de las tres grandes y principales religiones monoteístas: el Islam, el Judaísmo y Cristianismo.

Resultado de imagen de ciudadela ammán

Vista de la Ciudadela de Ammán con su iglesia bizantina y restos romanos, como el templo de Hércules

El horario de apertura es de 10:00 a 17:00

Dentro de dicho recinto, tendremos la oportunidad de ver, por ejemplo:

El Museo Arqueológico de Jordania. Muy recomendable visita ya que este país, al haber sido un gran paso de civilizaciones y ejércitos en lo referente a yacimientos, ha quedado un gran legado histórico, muy difícil de encontrar en otros lugares.

Asímismo, al estar situada dicho emplazamiento en una colina, tendremos la oportunidad de ver grandes vistas y panorámicas de la ciudad de Ammán, incluído un gran mástil con la bandera jordana.

La ciudadela es un museo al aire libre desde donde se puede obtener una espectacular panorámica a las “marmoleadas” casas blancas de la ciudad de Ammán, además de una de las banderas más grandes del mundo.

Amman Citadel o Ciudadela de Ammán

Lo mejor es caminarlo con tranquilidad y disfrutar cada rincón posible, la historia está ahí y esa nadie la puede cambiar, y cada paso a través de los senderos y pasillos mas hace darme cuenta lo afortunado que soy en dejar huella en tan histórico lugar…así que sin duda supone un viaje en el tiempo.

Lo que mas resalta es el impresionante Templo de Hércules y su Iglesia Bizantina.  El Templo de Hércules, construido durante la época del Emperador Marco Aurelio (161-180 d.C.). Este gran templo fue dedicado a la deidad suprema romana,  atribuido al popular héroe-dios Hércules. Conocido por su fuerza física.  Hércules se representaba en las monedas romanas acuñadas en la ciudad de Ammán. El templo se encuentra dentro de una inmensa área (recinto sagrado) que estaba rodeado de pórticos. Se cree que fue construida en la cima de un templo anterior asociado al Dios Amonita Milkom. Muy cerca, podremos disfrutar de unas vistas increíbles de la ciudad, desde un pequeño mirador, desde el que podremos ver el teatro romano sin problema alguno.

En la Ciudaela de Ammán

El Teatro Romano

Justo desde el complejo anterior, es posible divisar el Teatro Romano, que se podrá llegar o bien por taxi o como está a aun altitud inferior, pues bajando a pie cuesta abajo. 
El teatro romano está situado en la parte baja del centro de la ciudad, en el valle del Wadi Ammán. Se construyó en el siglo II d.C., durante el principado de Antonino Pío. El teatro se construyo excavado en una colina, tiene capacidad para 6000 personas, lo que deja claro la importancia de esta ciudad romana. En la actualidad este teatro se utiliza para conciertos y algún que otro acto oficial.
 
Es otro de los grandes legados que dejó el Imperio Romano en estas tierras. Catalogado como uno de los más grandes del mundo, en la actualidad se sigue utilizando para eventos culturales y musicales. Aunque desde lo más abajo del anfiteatro subir hasta el final  pueda parecer una tortura física, el hacerlo conlleva un gran premio con unas hermosas vistas y una panorámica general de este hermoso lugar.

Al llegar hay que pagar 1 JD para entrar.

El Zoco de Ammán

 A aproximadamente unos 10-15 minutos caminando desde el Anfiteatro, nos encontramos con el Zoco de Ammán. Si se va a este zoco con la idea de encontrarnos con un parecido al de Marrakech o Estambul, estamos equivocados ya que es más bien un gran conjunto de tiendas pero accesible desde las calles. Más bien se asemejaría a una zona de tiendas en España.
El relativamente poco turismo que viene a Ammán, hace que sea eminentemente enfocado al público local y muchos de los precios, vienen en numeración árabe y por tanto, tengamos que aprendernos los números en este alfabeto o preguntar al dependiente. Es muy recomendable su visita y si les gusta el arte árabe, seguro que encuentran cosas muchísimo más baratas que en España.

Aunque la gran mayoría de los precios estén marcados, por supuesto, la cultura del regateo, también se puede utilizar.

Aquí estoy junto a una tienda de JIjabs en el zoco de Ammán

La Mezquita Gran Hussein

Tras un corto paseo a través de las bulliciosas calles del centro de Amán y del rutilante zoco se encuentra la Mezquita del Gran Hussein. Esta mezquita de estilo otomano fue reconstruida en 1924 con llamativas piedras blancas y rosas por el Rey Abdullah I en el lugar que ocupaba una antigua mezquita construida originalmente en el año 640 d.C. por Umar ibn Al-Khattab, el segundo califa del Islam. Se piensa además que esta era la ubicación de la desaparecida Catedral de Filadelfia.
Justo detrás de la Mezquita Gran Hussein y perteneciente al zoco hay un gran mercado, principalmente de comestibles y sería un buen lugar para comprar especies, frutos secos o productos típicos del país. Asimismo, una visita a un mercado debe ser siempre una cita inexcusable para conocer la idiosincrasia de un pueblo. Tal vez una pequeña visita y el observar todo ese movimiento, sea algo único en muchos lugares y que no podremos ver en España.

La mezquita Azul

La Mezquita del Rey Abdullah, conocida también con el nombre de Mezquita de la Cúpula Azul,  es una las mezquitas más bellas de Amman por los bellísimos mosaicos de color azul turquesa que decoran su  cúpula.  La Mezquita fue edificada en homenaje al fundador de la dinastía hashemita, el Rey Abdullah Bin Al-Hussein.

Resultado de imagen de la mezquita azul de Ammán

Mezquita Azul de Amman

Construída en dos fases, los trabajos comenzaron en junio de 1982, finalizándose la segunda fase en abril de 1989.
La nave de la Mezquita tienen un área de 1615 m2, con capacidad para 3.000 fieles, es de planta octogonal  y está cubierta por una gran cúpula azul.

Dentro de la Mezquita Azul. Las mujeres deben ir totalmente tapadas

Sus muros de piedra se distinguen por no tener pilares.

Considerada una obra maestra de la arquitectura árabe, el diseño de la Mezquita se centra en el verso del Corán “Alá es la luz del cielo y de la tierra”.

En el patio o sahn con soportales para proteger a los fieles del calor y con capacidad para 6.000 personas, siguiendo la antigua idea del rezo al aire libre, en sus paredes están grabadas versículos del Corán. En el sahn, además de la fuente de las abluciones donde los fieles se lavan antes de rezar y de los dos minaretes, donde el muecín llama a la oración cinco veces al día, destaca una segunda cúpula también de color azul turquesa, aunque de menor tamaño que la principal.

Sobre la moqueta de color rojo se alzaba una amplia lámpara y sobre ella la bóveda que sostiene la hermosa cúpula profusamente decorada,  apoyada en una base decorada con vidrieras multicolores.

Admiré todos los elementos característicos de la arquitectura islámica, como la pared conocida como quibla que indica la dirección hacia donde los musulmanes deben dirigir sus rezos, la Meca, para distinguirla de otros muros de la mezquita en la quibla se abre el mihrab, un pequeño nicho en la pared y que indica hacia dónde deben rezar los fieles y  a su derecha el mimbar, a semejanza del púlpito cristiano y lugar donde predica el imán de la mezquita.

El tesoro romano de Jerash

A 40 km de Ammán se encuentran las ruinas de la ciudad romana de Jerash.

Cómo llegar: Jerash se encuentra a 40 Km al norte de Ammán por lo que se puede llegar fácilmente desde la capital en coche. Nosotros teníamos el viaje reservado con chófer y guía particular así que no tuvimos que preocuparnos del transporte. Combinamos en el mismo día la visita a Ammán por la mañana y Jerash por la tarde.

Enterradas hasta 1920, las ruinas de Jerash son un ejemplo de conservación de una época tan grandiosa como fue la del imperio romano. Entrar en Jerash es viajar en el tiempo, y es casi como estar en la antigua Roma. Esta ciudad que llegó a tener cerca de 20 mil habitantes, llegó a ser una de las 10 ciudades más importantes del imperio romano. Nos adentramos en esta ciudad y te explicamos cuales son los mejores lugares para poder descubrir una ciudad que tuvo su momento, un momento que se percibe cuando uno hace acto de presencia en esta apasionante ciudad.

Pinchando aquí podéis acceder a la web de Turismo de Jerash

Imagen relacionada

Jerash, una ciudad que en su máximo apogeo llego a tener más de 20 mil habitantes pertenecía a la provincia de Gerasa, una de las regiones del próximo oriente del imperio romano. Jerash comenzó aparecer en el “mapa” en tiempos de Alejandro Magno, debido a sus tierras fértiles y por estar dentro de una de las principales rutas comerciales. Fue el general romano Pompeyo quien la integró dentro del imperio y Trajano quien le trajo su mayor periodo de esplendor, cuando Trajano anexionó el reino de los Nabateos a la provincia de Gerasa.

Poco después, con la llegada de Adriano a la ciudad se construyó el monumento más importante de la ciudad, el famoso arco de Adriano, dando comienzo a una decadencia lenta que duró varios siglos y que en parte fue empujada con la destrucción de su vecina Palmira, Siria, en el 273 d.c, y por el declive del comercio caravanero y por el incremento de las rutas marítimas.

Ya en el año 746 sufrió un gran terremoto que destruyó parte de la ciudad y hasta nuestros días sufrió varias invasiones, alguna que otra cristiana, convirtiendo alguno de sus templos en fortalezas templarías.

Pero hoy en día Jerash ha cambiado mucho. Actualmente Jerash es uno de los puntos más atractivos de la geografía Jordana y estar cerca de Aman, la capital, hace que sea mucho más interesante su visita. Después de todo Jerash está a tan sólo 40 km y menos de una hora en coche o en autobús.

Las ruinas de Jerash es un claro ejemplo de una gran ciudad de provincias, con sus teatros con butacas numeradas, una gran plaza y sobre todo, dos grandes accesos a la ciudad, donde destaca el Arco de Adriano, el punto de entrada a las ruinas de Jerash.

El Arco de Adriano actualmente mide 13 m, la mitad de lo que media en el año 129 d.c. Detrás de éste esta el hipódromo, parcialmente restaurado, junto a las casas de los aldeanos de la Jerash moderna. Si no fuera por una pequeña valla, los niños del lugar lo utilizarían como un gran campo de fútbol, la verdad que verlo apetece

Resultado de imagen de ammán y la ciudad romana de jerash

Jerash

Cómo llegar desde el aeropuerto y cómo moverse por Ammán

El Aeropuerto Internacional de Ammán (más info) es bastante moderno y para llegar desde dicho lugar a la capital, existen varias formas:

La arquitectura del aeropuerto de Ammán de Norman Foster está inspirado en las tiendas de los beduinos en el desierto

–        A través del bus (ver más info). Es la opción más barata pero también la más incómoda, sobre todo si se va con mucho equipaje. Además, al llegar a la estación de buses en la capital, tengamos probablemente que coger un taxi y en este país, muy pocas veces se usa el taxímetro y hay que acordar verbalmente las tarifas.

–        Taxi: El trayecto con taxis oficiales hasta la capital tiene un coste fijo de 20 dinares jordanos (unos 26 euros). Si se dispone de la aplicación Uber (el aeropuerto tiene wifi), el coste es de 15 dinares (unos 20 euros).

Para moverse por Ammán, hay que decir que afortunadamente la gran mayoría de los lugares a visitar están cerca y si se dispone de una cierta forma física, se podrían hacer perfectamente caminando. No obstante, debido a la relativa complejidad de la orografía de esta ciudad, algunas cuestas, se pueden hacer duras, especialmente si se desea ver quizá la principal atracción turística de esta ciudad, la Ciudadela (Citadel).

El transporte público de autobuses en este país, deja mucho que desear y probablemente, para cubrir las distancias, tengamos que solicitar un taxi. Éstos vienen provistos de taxímetros pero al igual que muchos lugares del mundo, los conductores lo obvian cuando se recoge a un turista y por tanto, toca regatear. !Ojo, importante!

Alojamiento

Si lo que se busca es un lugar para dormir, que esté normalito y a mano, recomiendo quedarse cerca del Zono de Amán.

El hotel es el Art Hotel Downtown y su precio era de unos 30 euros la noche con desayuno y bueno, pues quizá su principal ventaja era la ubicación. Eso de salir y tener enfrente el zoco y muy cerca las principales atracciones turísticas, no tiene precio. Este hotel lo cogimos porque el último día queríamos hacer compras y para no ir cargados, podíamos descargar lo comprado en la habitación.

Espero que os haya servido esta entrada como eferencia global de la capital de Jordania y la gran ciudad roman de jerash. Si pinchas aquí, accederás a otras entradas de mi viaje por el reino Hachemita.

 

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *