Las iglesias excavadas en las montañas del Tigray

Las iglesias excavadas en las montañas del Tigray justifican por sí solas un viaje a Etiopía. Tras visitar la depresión de Danakil con la espectacularidad del volcán Erta Ale y los colores de Dallol, costaba imaginar que iba a seguirme sorprendiendo. Pero Etiopía lo consiguió otra vez.

Montañas del Tigray donde fuimos a ver las famosas iglesias.

Vista del paisaje de las montañas del Tigray durante la ascensión

Tigray es la excepción de la excepción. Que esta región de Etiopía, que cuenta con los menores índices de desarrollo en un país manifiestamente pobre, acumule el mayor patrimonio cultural y espiritual de la nación es, cuando menos, sorprendente. Un extraordinario patrimonio, sólo conocido en su conjunto a partir de 1966, que consta de unas 153 iglesias cristianas construidas entre los siglos X y XV (aunque se estima que quedan por descubrir bastantes más) en una región como el cuerno de África, abrumadoramente musulmana desde hace un milenio. Lo es aún más si se tiene en cuenta que todas ellas están excavadas en afloramientos a casi 2.000 metros de altitud que suponen las últimas estribaciones del macizo abisinio antes de descender abruptamente hacia la depresión del Rift.

Vista que obtienes en el camino a las iglesias del Tigray. Un paisaje similar a Monument Valley en USA. Aquí un local que nos ayudó en la subida.

No es fácil visitar las iglesias. Quizá por eso mantienen su encanto. No hay transporte público, por lo que se vuelve a hacer necesario contratar los servicios de un vehículo particular. Más que conducir a iglesias, los caminos de acceso en algunos casos son más propios de una película de Indiana Jones, buscando un templo perdido.

El problema que más cuesta resolver fue el de elegir cuál de las más de 100 iglesias visitar en los dos días que estaríamos por la región. No se sabe a ciencia cierta por qué eligieron construirlas en lugares de tan difícil acceso en muchos casos. Las teorías son muchas, quizás para protegerlas de los ataques musulmanes, o quizás porqué buscaban estar más cerca de Dios.

View this post on Instagram

This pic shows the hidden #Rock #churches of #Tigray. The rock churches of Tigray are carved right out of the #stone themselves. They are located in the north of #Ethiopia, and it’s not easy getting around to see them, as the area is spread out and many are located high up on #cliffs. They date back to the #4thcentury onwards, and were used by the Christians when invaders tried to wipe out #Christianity in the region. The usual #frescoes and paintings depicting ancient Christian scenes. The #priests will show you around, and the guide will translate. It is best not to see too many churches as they can become very similar after a while, although some are more impressive than others.I will visit this amazing place in 20 days. ☺️ #wanderlusting #Wanderlust #Viajar #Travel #travelethiopia #Etiopía #northethiopia #Africa #viajeras #viajerasenafrica #travelbug #amazingplaces #ilovetravelling

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts) on

La tradición sitúa aquí a la reina de Saba, la cual tras los amoríos con Salomón, convierte a los etíopes en descendientes directos del monarca de Israel y en custodios del Arca de la Alianza tras una accidentada peregrinación desde Jerusalén.

Estas iglesias se encuentran, en concreto, en las cimas de las montañas de Gheralta. Son muchas aunque no todas de tan difícil acceso: Maryam Korkor, Daniel Korkor, Yohanis Maijudi, Tekla Haymanot, Abuna Abraham Debre Tsion… Y así, decenas de nombres con ligeras reminiscencias hebreas: el ge’ez es el idioma antiguo de Etiopía, del que procede el amhárico, es una lengua semítica hermana del hebreo y del árabe.

Aquí os dejo un video de la BBC donde  muestra la escalada  necesaria para subir a estas montañas y ver las iglesias. Da bastante respeto pensar que hemos estado ahí arriba.

Abuna Yematah Guh

La iglesia cristiana de Abuna Yemata Guh, en la región de Tigray, al norte de Etiopía, parece que está más cerca del cielo que ninguna, y para acceder a ella no hace falta ser escalador, pero casi. Tras 45 minutos de ascensión desde la carretera, el camino se detiene al pie de un muro de roca de unos ocho metros que sirve de defensa natural, lo que le da al centro de culto su carácter inexpugnable y lo ha preservado desde el siglo XIII.

Dispuestos a subir y escalar Abuna Yamata. Una local en la base de la montaña nos mira. A saber qué estaría pensando.

Estamos en una de las más bellas estribaciones de las montañas Gheralta: unos redondeados y grandes farallones de piedra casi verticales rodeados de una amplísima llanura. La pared vertical está convenientemente horadada para subir sin demasiado esfuerzo, aunque es recomendable hacerlo siempre con ayuda (los turistas que lo deseen son asegurados con arneses y cuerdas).

Nuestro equipo escalando la pared vertical hacia Abuna Yamata…y descalzos. Sólo se puede subir así

Varios de nosotros necesitamos ayuda constante de ayudantes locales, muchos de ellos en avanzada edad pero en forma física envidiable. Hay que estar en relativa buena forma física para poder subir las empinadas paredes con ligereza y sin ser dominados por el vértigo.

A cuatro patas hacia Abuna Yamata

Superarla merece la pena: después de dos o tres cuestas (en cuyos laterales se pueden ver osarios humanos al aire libre) se alcanza una cornisa de roca natural que, a modo de pasarela, permite acceder al templo.

Pasarela para llegar ala entrada de Abuna Yamata. Imposible no mirar al suelo pero los metros de caída te marean.

Pasarela para llegar ala entrada de Abuna Yamata. Imposible no mirar al suelo pero los metros de caída te marean.

Interior de Abuna Yamata

Interior de Abuna Yamata

Los frescos del interior de Abuna son maravillosos. Aquí, la Virgen, los santos, los apóstoles, los arcángeles son abisinios. El objetivo de los artistas era eminentemente didáctico para un pueblo por entonces no solo iletrado, sino también aislado del exterior.

Pinchando aquí podéis ver otro vídeo de la iglesia en cuestión y los sorprendentes y peligrosos paisajes de los alrededores.

Maryam & Daniel Korkor

Maryam y Daniel Korkor son otras dos iglesias que merecen mucho la pena, sobre todo por las vistas que tienes después de una subida para la que hay que estar también en forma.

Estas iglesias se construyeron en el S. XIII y  la primera de ellas es la más larga de todas las iglesias del Tigray, tiene 17 metros de largo y 5 de alto. Está totalmente excavada en la roca y en su interior se pueden ver también unas pinturas muy interesantes. A unos pocos metros está Daniel Korkor, más pequeña pero muy interesante también.

Maravillosas vistas de la subida a Maryam y Daniel Korkor

Con este panorama, convenimos el asalto a Maryam Korkor.

La “fácil”. Fácil, claro, si no se tienen problemas de vértigo y se te da bien eso de escalar con precipicios debajo. La ascensión comienza tras un par de kilómetros por un camino desde la carretera. A través de una grieta en la montaña se abre paso un camino con una fortísima pendiente que obliga en algún momento, o todos, a ayudarse de las manos.

Esta grieta te conduce a un rellano a una tercera parte de la subida. A partir de aquí comienza la diversión.

Mochilas, cámara a la espalda y activación del modo manos libres.

Una escalada sobre una ladera inclinada unos 60 grados, pero suficientemente larga como para hacerse mucho daño si no apoyas bien o te resbalas. Me acuerdo de la madre de los monjes que decidieron montar su iglesia allí arriba, y empiezo a preocuparme de cómo será la bajada (siempre mucho más complicada que la subida). El camino bordea el risco hasta una herradura por donde continúa el ascenso continuado. Se alternan escaladas fáciles con trozo llano junto a un precipicio de unos trescientos metros. Al cabo de una hora de ascensión llegamos a una pequeña mesa donde se emplaza la iglesia totalmente excavada en la roca y un par de refugios donde viven de manera permanente un par de monjes.

Cogiendo la pasarela de Maryam a Daniel korkor

El paisaje desde lo alto es impresionante. Del estilo oeste americano. Monument valley o similar. En algún lugar oí o leí que George Bush hijo estuvo allí en su visita a Etiopía (claro él llegó y salió en helicóptero, así cualquiera…).

Entrada a la iglesia de Daniel korkor

Daniel korkor

Nuestro guía Haftu nos muestra el pináculo donde estuvimos el día anterior y donde está la iglesia de Abuna Yemata, un centenar de metros por debajo nuestro a poco más de un kilómetro de donde estamos. El caminillo por el que accedimos se ve pegado a una pared vertical. Pienso para mi: “madre mía, por ahí tenemos que volver a bajar, ¿donde está el helicoptero de Bush?”

Nos entretenemos una media hora en el interior de la iglesia de Maryam Korkor de cinco naves y cúpulas excavadas en la roca, hasta que llega la hora de la verdad. !Hay que bajar!

Iglesia de Maryan Korkor

Interior de la Iglesia de Maryam Korkor

Para alguien con ciertos problemillas de vértigo deshacer cada escalada (pensando que tras la escalada está el precipicio) significa a priori mal rato. Sin embargo el estado de concentración y la ayuda del guía indicando donde debía sujetarme y donde debía colocar el pie en cada momento del descenso lo hicieron mas fácil de lo que me pareció durante la subida. Para rematar el descenso, el tercio final de bajada te remata los gemelos y los cuadríceps asegurándote un par de días de agujetas.

Haciendo la bajada, una vez visitadas Maryam y Daniel korkor

Para alguien familiarizado con las escalada y la montaña, sin duda la ascensión a Maryam y Daniel Korkor será un paseo divertido. Pero si le tienes respeto a las alturas, te diría que no lo intentes sin un guía local; y que Abuna Yemata lo dejes para otros.

En todo caso, no lo subestimes, un paso en falso y !adiós!

Otras iglesias

Paramos también en otras iglesias de cuyo nombre no me acuerdo (tengo que buscarlo en la guía) de acceso mucho mas directo y sencillo. Tallada en la roca y con ciertas reminiscencias a las iglesias de Lalibela y con un interior completamente decorado por preciosos frescos.

Las guías agrupan las iglesias por clúster o zonas. Nosotros no vimos ninguna más por no tener tiempo.

Wukro Chirkos está cerca de la carretera y fácilmente accesible. En Wukros hay otra visita interesante que hacer. Al poco de terminar la guerra civil etíope, recaló por este pequeño pueblo rural el sacerdote vasco Angel Olaran. Angel Olaran En poco más de diez años ha convertido su misión en el centro que vertebra la vida social de cientos de desfavorecidos. Los niños huérfanos logran acceder a becas y estudios que les pueden abrir un futuro mejor y los ancianos sin familia pueden sobrellevar la ausencia de hijos que se encarguen de ellos. Por ello le conocen en la zona como Abba Malaku (mi ángel).

No muy lejos, a unos 15 km en una carretera de tierra hacia el noroeste, está Abraha we Atsbeha. Igual que la de Wukrro, tiene el pórtico construido de obra, probablemente añadida a la primitiva iglesia excavada en el siglo X. Las pinturas de los siglos XVII y XVIII son de las mejores de todas las que vi. Recogen escenas de la biblia para ser explicadas a las personas que no saben leer.

Interior de otras iglesias del tigray con mejor acceso

Información práctica

Decidimos alojarnos en la zona de Hawzen, aunque hay gente que hace visitas de día desde Mekele.

Si se planifica con tiempo el viaje, eGheralta Lodge es el lugar en el que a todos nos gustaría pasar la noche. Suele estar lleno, pero con antelación igual hay suerte. Si no, el Vision motel en Hawzen es muy correcto. Y siempre se puede intentar reservar para comer o cenar en el lodge. La comida italiana en el Gheralta no está mal y permite desconectar de tanta injera. Ah! Y para los enganchados, !!hay WiFi!! Construido por unos italianos y con unas buenas vistas sobre las montañas de Gheralta, pero con una cena demasiado cara. Tienes la opción de hacer allí todas las comidas, que aunque no está mal, me parece caro para la calidad y escasa elaboración de la pasta y otros alimentos en general.

Como guías en la zona, sigo recomendando a Haftu Giday, el chico con el que hicimos todo el viaje por Etiopía y también la ruta de de las iglesias del Tigray. Haftu es de esta zona y de hecho, su tío es el sacerdota de la iglesia de Maryan Korkor.

Os dejo sus datos:

Haftu Gidey

whatsapp +251914430354.

Como agencias de viaje os recomiendo estas dos:

http://www.worldsunethiopiatours.com

http://www.ethiotravelandtours.com

Merece muchísimo la pena hacer una visita al mercado de Hawzen, donde no verás ni un turista y el lugar ofrece estampas muy especiales y coloridas. Además aquí podrás comprar el famoso Shemane, o túnica pañuelo que visten las mujeres en el país.

Mercado Hawzen.

Mercado Hawzen

Mujer etíope en el mercado de Hawzen

View this post on Instagram

In #gheraltha, #tigray, in addition to #hiking and #rockclimbing to visit the christian churches, the local market is a #mustsee We bought quite a few items of #shemane or traditional #scarves, worn to cover ones head during #prayer in #ethiopia. Today these scarves and #shawls are also worn to cover ones head when going outside as a sign of #modesty. The typical Shemane has a beautiful and unique large Ethiopian Custom wide borders with fringed ends. #wanderlust #ethiopia #Viajar #travels #Barbiegirltravelsarts #clothing #ethiopianclothes #traditionalcostume #viajeras #traveller #viajerasporelmundo #femmetravel #travelphotography #travelblog #picoftheday #blogdeviajesaafrica

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts) on

Espero que os haya gustado esta entrada.

Si queréis leer acerca del resto del viaje a Etiopía, podéis pinchar aquí.

!Hasta pronto!

« | »

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *