La isla de Creta

La isla de Creta es la isla más grande de Grecia, con más de 8 mil kilómetros cuadrados de una tierra llena de contrastes y con identidad propia, famosa por sus mitos, leyendas y tradiciones.

Sobrevolando en el avión la isla de Creta

Si tuviéramos que pensar en los colores de Creta, sin duda corresponden al azul intenso de su cielo y sus aguas, y al blanco de sus monasterios y la fina arena de sus costas: la isla cuenta con mil kilómetros de costa de arena blanca y playas inaccesibles bañadas por el Mediterráneo. En su interior, encontramos grandes montañas, como Levká Ori (las montañas blancas), que se alzan imponentes en el centro de la isla.

Creta ha sido una isla muy codiciada por su posición estratégica y que nos muestra pedazos de su historia a través de la fortaleza veneciana de Rethymnon, las antiguas mezquitas y los monasterios de Arkadi y Preveli.

Tampoco podemos olvidar la mitología que envuelve la isla, lugar se nacimiento de Zeus, y donde Dédalo construyó el laberinto del Minotauro. Sin embargo, lo que más me ha impactado sin lugar a dudas han sido las alucinantes playas que puedes ver en esta isla, entre ellas la playa de Balos y Elafonisi.

Laguna de Balos y Granvousa, Creta

¿Cómo llegar a Creta?

Vueling es una de las pocas aerolíneas que ofrece vuelos directos, y sólo entre el período de verano (junio a septiembre), si bien los horarios son a horas de madrugada. De momento, Vueling dispone de vuelos desde Barcelona en dichos meses.

Ryanair ofrece vuelos con escala en distintas ciudades europeas y con destino a Chaniá durante los meses de abril y octubre. Lo más recomendable es tratar de volar a uno de los dos aeropuertos principales, el de Heraklion (Nikos Kazantzakis) o el de Chania (Ioannis Daskologiannis), y volver en vuelo por el diferente al viaje de ida. De esta manera, podemos recorrer la isla sin tener que volver al punto de partida.

Otra opción es volar con las aerolíneas griegas, e.g. Aegean Airlines,  haciendo escala en Atenas y con destino final en Chania o a Heraklion. Merece la pena pasar un par de días en Atenas (escala donde hay que parar a hacer cambio de vuelo). Pasar unos días en la capital helena siempre es un acierto.

En el mismo aeropuerto de Heraklio o de Chania podéis alquilar un coche, al que le meteréis caña. La isla es bastante grande y hay bastantes cosas para ver.

¿Qué ver en Creta?

Creta es una isla inmensa y necesitas tiempo para poder explorarla. Las carreteras de la costa norte son bastante buenas pero si quieres ir de noroeste a sur (e.g. Elafonisi a Samaria) no hay carreteras de costa y hay que adentrarse en el interior de la isla, repleta de montañas y carreteras sinuosas.

Nosotras pasamos alrededor de 8 días en la isla y pudimos ver bien únicamente el norte, noroeste y algo del sur.

En concreto, comenzamos el viaje en  Hania o Chania (noroeste de la isla) y nos dispusimos a visitar las  playas de la costa oeste (Stavros, Balos, Falassarna y más al sur, Elafonisi). Para llegar a esta última playa, accedimos desde Paleochora, un pueblecito al sur ubicado cerca de la garganta de Samaria

Seguidamente, volvimos hacia el norte atravesando las montañas del interior y visitamos la preciosa ciudad de Rethymno para terminar el viaje en Heraklion, y en concreto el Palacio de Knossos.
Todos estos lugares puedes verlos indicados en el mapa.

Mapa de creta con el itinerario que hicimos: Hania o Chania (noroeste de la isla), playas de la costa oeste (Stavros, Balos, Falassarna y más al sur, Elafonisi). De Paleochora (Samaria Gorge) a Rethymno, Heraklio y Palacio de Knossos.

Chania

Chania, en la zona oeste, es la segunda ciudad más grande de Creta, donde se pueden ver edificios venecianos en el puerto y construcciones turcas pertenecientes al periodo otomano.

Chaniá, también conocida como La Canea, es una de las ciudades más interesantes y hermosas de Creta. Situada sobre el antiguo asentamiento de Kydonia, fue habitada desde la época neolítica y, después de la destrucción de Knossos se convirtió en el centro neurálgico de la isla de Creta. Con la llegada de los árabes, la ciudad vivió un periodo de decadencia, pero con la llegada de los venecianos, La Canea floreció y se convirtió en la “Venecia del Este”. Los turcos ocuparon más tarde la ciudad durante 250 años, desde 1646 a 1898. Más tarde, Chaniá fue la capital de la isla hasta 1971, y hoy en día es la segunda mayor ciudad de Creta, después de Heraklion.

Chaniá se encuentra sobre la antigua ciudad de Kydonia, un gran asentamiento que tuvo su punto álgido durante el Imperio Romano. Se cree que Kydonia fue destruida por los Sarracenos en 828 d.C.

El Puerto de Chania es realmente precioso y merece la pena sentarse en alguno de los restaurantes terrazas y cafés.

Puerto veneciano de Chania.

Puerto veneciano de Chania.

La ciudad de Chaniá perdió su prestigio durante el Segundo periodo bizantino, hasta la llegada de los venecianos. Éstos fortificaron la ciudad y construyeron espectaculares edificios, así como una Catedral Católica. Las murallas de la ciudad se continuaron fortificando durante los 200 años de ocupación veneciana.

En 1645 los turcos asediaron el fuerte y tomaron la ciudad. Ellos mismos repararon la fortificación y en 1851 trasladaron la sede de su administración a Chaniá. Tras numerosas batallas y actos revolucionarios por parte de los habitantes de Creta, la isla fue declarada independiente en 1897 y Chaniá se convirtió en la capital de Creta, así como la sede del Alto Comisionado.

 

Puerto veneciano de Chania. El faro a uno de sus lados. El faro de Chaniá está situado al final de la muralla veneciana del puerto, y desde donde se obtiene una buena vista de la costa, el puerto y la ciudad

En 1913, Creta y por lo tanto Chaniá, se reunificó al nuevo Estado Griego.  El 20 de mayo de 1941, los alemanes atacaron la isla de Creta por aire y por mar. Estos ataques duraron 8 días, hasta que los alemanes lograron invadir Creta. Este hecho es conocido como la Batalla de Creta y fue una de las batallas más heroicas de la isla: los habitantes de la isla lucharon ferozmente por su libertad, ayudados por los británicos, los australianos y los soldados de Nueva Zelanda. Durante los difíciles años de la ocupación alemana de los cretenses mantuvieron una fuerte resistencia.

En 1971, Chania perdió su rango de capital de Creta y fue reemplazado por Heraklion.

Playas del norte

Toda la costa del norte puede presumir de tener unas playas bastante buenas pero aquí os voy a contar las mejores. En el norte sin duda, son las playas de Falassarna y Balos, aunque hay otras más pequeñas que también merecen una visita como Las Tersanas y Stavros, muy cerca de Chania. Al noroeste se encuentra la playa más espectacular de la isla: Elafonisi

Playa y Laguna de Balos

Laguna de Balos, adonde se llega en ferry desde el puerto de Kissamos.

La playa de Balos y su laguna, uno de los destinos más fotografiados de Creta, está a unos 56km al noroeste de Chaniá, y a 17km al noroeste de Kissamos. Esta hermosa laguna se encuentra entre el Cabo de Gramvousa y el pequeño Cabo de Tigali.

Sus increíbles aguas turquesas y su naturaleza  la convierten en  uno de los destinos favoritos de los turistas,  un lugar que no te puedes perder en tu visita a Creta. Durante los meses de verano, los visitantes que quieren gozar de la playa de Balos llegan muchas veces en ferries desde el puerto de Kissamos. Te recomendamos llegar a Balos pronto por la mañana, antes del desembarco de estos ferries, para poder disfrutar de la paz y la tranquilidad de su paisaje, o evitar los meses de temporada alta (julio y agosto).

En la laguna de Balos podrás pasear por su arena blanca, y bañarte en su agua de color turquesa vibrante. El mar es cálido y de poca profundidad, ideal para ir con niños pequeños. En algunas zonas encontramos arena rosada, formada por millones de trocitos de coral. Más allá de las rocas y los límites de la laguna, el agua es más profunda y fría, ideal para practicar snorkel.

Tanto la laguna de Balos como la zona de aguas más profundas, son considerados Parque Natural para así proteger su fauna y flora únicas, como los halcones de Eleonor o los cormoranes, que anidan en las cuevas de la zona. Además, es el refugio de la foca monje y de la tortuga Caretta Caretta.

Isla de Gramvousa frente a Balos

Isla Gramvousa

Cómo llegar a Balos

La manera más fácil es coger el ferry desde Kissamos, cuyo precio es de 25-30€ aproximadamente. Así podremos ver la costa salvaje de Gramvousa, y las marcas de su elevación, entre 6 y 9 metros, consecuencia de un fuerte terremoto en el año 365 d.C.
El ferry nos permitirá darnos un baño en la playa de Imeri, en la isla de Gramvousa, donde podremos ver la vieja fortaleza y los restos de un naufragio.

Si lo prefieres, se puede llegar a Balos en coche o moto, conduciendo por un complicado camino de tierra, que empieza en Kaliviani y recorre el Cabo Gramvousa. Después de 10km, el camino se detiene, justo encima de la Laguna. La vista panorámica de Balos y la isla de Imeri Gramvousa es preciosa. Desde aquí, podemos caminar 1km por el caminito que lleva a la playa.

Para los amantes del trekking hay otro camino: una excursión de 3 horas desde Kaliviani, cruzando el agreste y seco paisaje de Gramvousa. ¡No olvides llevar mucha agua y un sombrero! A mí me hubiera gustado hacer el trekking pero en julio el sol era abrasador. Por el camino puedes visitar la pequeña capilla de San Jorge, situada en Tigani. Allí también puedes visitar la gran cueva donde muchas mujeres y niños cristianos fueron asesinados durante la ocupación turca en 1825. Hay una señal conmemorativa en el lugar donde aparecieron los huesos de las víctimas.

Llegando en ferry a la playa de Balos

Balos

Aguas maravillosas en Balos

Playa de Falassarna

La exótica playa de Falassarna está situada a 59km de Chaniá, a solo 17km al oeste de Kissamos. Esta preciosa playa está en la parte más oeste del Cabo de Gramvousa, y además de su belleza, al final de la playa encontramos las ruinas de la antigua ciudad Romana de Falassarna.

La bahía de Falassarna es una de las playas más famosas de Creta, y en algunas ocasiones se le ha otorgado el título de la mejor playa de Creta, y una de las 10 mejores de toda Europa. Y es que las largas playas de arena fina de esta bahía son inolvidables, una arena blanca que hace que sus aguas adquieran un color cristalino, tropical. Además, si tenemos la suerte de que si el viento no sopla desde el oeste (hecho extraño en Creta), el mar tiene un color turquesa espectacular.

Playa de Pacheia Ammos, de 1 km de largo, en Falassarna

La principal playa de Falassarna se llama Pacheia Ammos, de 1 km de largo. A esta playa acude mucha gente, ya que es grande y espaciosa. Hay sombrillas de alquiler y pequeños bares donde venden comida y agua. Incluso podemos encontrar pistas de voley playa y practicar deportes acuáticos.

Hay otra playa bastante larga más al norte, de 800 metros de longitud, muy similar a la playa principal, y dividida en pequeñas calas. Esta parte tiene algunas zonas con dunas de arena, y otras con algunas rocas. Es mucho más tranquila que Pacheia Ammos, y no ofrece servicio de bares.

Falassarna

Playa de las Tersanas

Tersanas es un pequeño pueblo costero situado a 12 km al noroeste de Chania, esta escondido en una pequeña cala en el lado oeste de Akrotiri. La playa de Tersanas se forma en el interior de un puerto natural. Se trata de una playa de arena blanca y fina con arena y aguas calmas y cristalinas

Playa de Las Tersanas, muy cerca de Chania

Playa de Stavros

Esta playa se hizo famosa por ser el ligar donde se filmó la última escena de “Zorba el griego”

verdaderamente fue una gran decepción de playa. Sinceramente, si venís a Creta, desde mi punto de vista, no merece que vengáis a bañaros aquí. Pequeña, como si fuera una charca, apenas se movía el agua. Eso sí, tenía bandera azul, puesto de socorrista y varias tabernas y chiringos cerca.

Playa de Stavros

Playa de Stavros

Playa de Stavros

Playa de Elafonisi

Elafonisi es una de las playas más conocidas de Creta por ser un paraíso de arena rosa y aguas cristalinas. Sin duda,  su reputación es bien merecida. Elafonisi está situada a unos 76 km al oeste de Chaniá (La Canea), y a sólo 5 km del Monasterio Chrysoskalitisa, en el punto más al sur oeste de Creta.

Panorámica de la Playa de Elafonisi

Playa de Elafonisi

Playa de Elafonisi

La península de Elafonisi yace a orillas de una increible laguna color turquesa, y dependiendo de la marea, es posible caminar hasta ella. La sensación es como estar en una isla separada, muy tranquila en los meses menos turísticos.    Si buscas un lugar más tranquilo, incluso donde practicar nudismo, te recomendamos  llegar a esta isla y caminar hasta encontrar tu rincón de intimidad.

Se trata de un Parque Nacional, una zona protegida llena de dunas y de arena rosada debido al coral, brillantes estrellas de mar, y donde viven entre otros, las tortugas Caretta Caretta. En Elafonisi está totalmente prohibido arrancar ninguna planta, molestar a los animales o coger arena de la playa.

Playa de Elafonisi

Maravillosa la playa de Elafonisi. De las más bonitas que he visto en parte por el color de la arena rosácea

Sus aguas cálidas  y calmadas, crean un clima casi tropical. ¡Incluso pueden sorprenderte pequeños peces que muerden suavemente los pies! Además, en algunas zonas el agua no supera el metro de profuncidad, convirtiéndola en un lugar perfecto para los niños. En la orilla de esta laguna, no en la isleta, es donde se concentra el mayor número de personas, así que veremos un paisaje de sombrillas, duchas, socorristas y algún bar. Cerca de la playa, hay una gran zona donde aparcar.

Consejo Viajero
La playa de Elafonisi es digna de dedicarle un par de días como mínimo. Hay que andarse con ojo y reservar alojamiento (muy escaso) en los alrededores de la playa. El problema que encontramos es que si no encuentras alojamiento en la playa tienes que trasladarte hasta Paleochora o Chania , que son practicamente de 2 a 3 horas de viaje, con lo cual te limita disfrutar de la playa al menos dos días seguidos. Aquí os dejo varios links donde reservar habitación.

Cómo llegar a Elafonisi

Durante los meses de verano, muchos son los que deciden visitar esta playa de Creta, ya que se puede llegar en autobús desde Chaniá, en coche, en autocar, o incluso en barco desde Paleochora.

Para llegar a Elafonisi en  coche desde Chaniá, se tarda aproximadamente 1:30h, con una carretera estrecha y llena de curvas pero que nos muestra un paisaje increíble.

Nosotras llegamos a Elafonisi desde Paleochora (al sur de la isla, muy cerca de la Garganta de Samaria) y tardamos casi dos horas. El trayecto se hace cansado por el interior de la isla pero el paisaje es espectacular, muy montañoso y lleno de lugares preciosos donde se ubican ermitas recónditas. Sin duda, merece mucho la pena hacer este recorrido por el interior de la isla.

El interior de la isla es muy montañoso pero el paisaje es increíblemente bello.

Estampas del interior de la isla en el camino desde Elafonisi hacia Paleochora, al sur de la isla.

El interior de la isla es muy montañoso pero el paisaje es increíblemente bello.

Poblaciones del interior de la isla

Rethymnon

La siguiente ciudad relevante de Creta es Rethymnon, la tercera ciudad mayor de la isla, que ha visto pasar la civilización minoica y que vio sus años dorados con el dominio veneciano.

La ciudad de Rethymno ( también conocida como Retimnon o Rethymnon), se encuentra en el centro de Creta, entre las ciudades de Chaniá y Heraklion. La ciudad tiene una bonita arquitectura medieval y vestigios venecianos y turcos. Rethymno ocupa una amplia bahía y poco profunda y además cuenta con una bonita playa justo en el centro.

Las playas de Rethymno, de arena dorada y aguas cristalinas, como las playas de Platanias y Panormos, son el lugar favorito para los miles de visitantes que llegan a Creta en el periodo estivo.

La zona del puerto es la más animada de la ciudad, gracias al desarrollo turístico que ha vivido Rethymno en los últimos años.

Puerto de Rethymnon. Se parece mucho al de Chania

Los primeros asentamientos de la región pertenecieron al periodo minoico. Hubo un tiempo en que la región de Rethymno disfrutó de un estado soberano tal que hasta tuvo su propia moneda. Sin embargo, la escasa mención a la zona durante el periodo romano y bizantino demuestra que Rethymno perdió su estatus en esa época.

Con la llegada de los venecianos en los siglos XVI y XVII y más tarde del Imperio turco, la región poco a poco empezó a ganar protagonismo: tras la caída de Constantinopla, muchos eruditos bizantinos buscaron refugio en Rethymno y la ciudad se convirtió en un importante centro intelectual y cultural.

Durante este periodo veneciano, se construyeron impresionantes edificios públicos y mansiones privadas que sobrevivieron hasta nuestros días. El mercadeo trajo poder económico a los habitantes del puerto de Rethymno, que fue ampliado para recibir más barcos procedentes del Mediterráneo.

En 1646, Rethymno fue ocupada por los turcos, una ocupación que duró 250 años, a pesar de los numerosos actos de resistencia de la población cretense, que consiguieron su libertad a principios del siglo XX. Fruto de dichas ocupaciones, el barrio viejo conserva ese sabor veneciano y turco, con una arquitectura que refleja los distintos periodos por los que ha pasado la ciudad.
En cada parte del casco viejo de Rethymno, nos encontramos con estructuras Otomanas, como mezquitas, baños públicos, iglesias católicas y fuentes. Rethymno luce las típicas ventanas altas y balcones de hierro forjado de las antiguas casas venecianas y turcas.

Collage de tabernas y tiendas de artesanía en Rethymnon

Tabernas del puerto Rethymnon, todas encantadoras

Rethymnon

Detalle de las escaleras de la ciudad de Rethymnon, que me sirvió de inspiración para pintar las de mi casa

Hay un montón de playas a las afueras de la ciudad de Rethymnon. Aquí podéis ver algunas de ellas.

Heraklion

La capital de Creta, Herakleion o Iraklio, es el centro económico y cultural. Los romanos, los sarracenos, los venecianos y los turcos han modelado con el paso de los años la ciudad, que se vio destruida en parte en la Segunda Guerra mundial. Actualmente, Iraklio es una ciudad bulliciosa, moderna y actual. Heraklion se encuentra situada prácticamente en el centro norte de la isla de Creta. Heraklion es la capital de Creta y de la prefectura región de Heraklion. Es una ciudad moderna, bulliciosa y congestionada por un denso tráfico mitigado en gran medida por las reformas llevadas a cabo en los últimos años, que han permitido recuperar espacios libres para habitantes y turistas. De este modo podremos disfrutar de agradables paseos entre monumentos, cafés y comercios en pleno casco urbano. Para conocer y endender Creta, y en especial la ciudad de Heraklion, es importante realizar una breve lectura y repaso de la historia de Heraklion.

Heraklion es la principal puerta de acceso a la isla debido a su gran puerto de Heraklion del cual salen frecuentes barcos ferry a Atenas Pireo y también numerosos barcos ferry de Heraklion a Santorini. Su aeropuerto (Nikos Kazantzakis International Airport) comunica la isla con el resto del mundo.  Se encuentra prácticamente metido dentro de la ciudad y a tan solo unos 10 kilómetros del puerto o del centro. Os dejo Aquí un buen link donde ver

Nosotras no le dedicamos tiempo a la ciudad pero sí le dedicamos una tarde a ver el Palacio de Knossos.

Palacio de Knossos

El palacio de Knossos o Cnosos se encuentra a tan solo 5 kilómetros al sur de de la ciudad de Heraklion. Es hasta la fecha el palacio minoico más importante de la isla de Creta, además de ser también el que más extensión ocupa, con ventiunmil metros cuadrados. Se han catalogado hasta mil quinientas salas o habitaciones diferenciadas. Su amplitud y tamaño es el motivo por el cual se afirma que pudo ser la capital de la isla y centro del poder minoico en todo el Egeo. Este hermoso palacio se ubica en la colina de Kephala y su puerto era el antiguo puerto marítimo de la actual ciudad de Heraklion. La visita del Palacio de Knossos debe venir acompañada para completarla con la visita al museo arqueológico de Heraklion. El Palacio minoico de Knossos es sin duda el símbolo que representa a la isla de Creta en todo el mundo.

Aquí os dejo una pequeña guía de la cultura minoica y los palacios minoicos de aconsejada lectura para que  sirva a la hora de comprender esta magnífica civilización repleta de sorpresas, técnica y belleza a pesar de sus cuatro mil años de antigüedad.

El lugar fue excavado en un principio por Kalokerinos Minos de Heraklion en 1878. Más tarde continuaría el inglés Sir Arthur Evans que terminó de descubrir y reformar el complejo palacial. Según Evans este era el palacio del rey Minos quien debía renovar su cargo cada ocho años ante los dioses. En el lugar hay evidencias de la existencia de palacios más antiguos, que seguramente fueron destruidos por terremotos o maremotos. De sus restos se han extraído tablillas de arcilla con escritura jeroglífica lineal A y B que arrojan algo de luz sobre las actividades del palacio.

Sala del Minotauro

El Mito de Teseo y el Minotauro y el laberinto

Muchas historias y leyendas, como la del mito del laberinto y el Minotauro, han maravillado a millones de personas de todo el mundo. Aquí reinó el rey Minos que encargó construir un laberinto a Dédalos, donde el minotauro, mitad hombre y mitad toro (cabeza de toro) quedaría atrapado para siempre. El rey Minos ofrecía al hombre toro vidas humanas como sacrificio. Pero el héroe Teseo mata a la bestia y logra salir del laberinto gracias a la ayuda de la diosa Ariadna y su hilo mágico.

Sala del Minotauro

Knossos

Horario del Recinto y Precio de la entrada

El precio de la entrada al recinto arqueológico es de 6 euros y existen determinadas reducciones y gratuidades que pueden comprobar en la pagina oficial del recinto. En principio el horario de apertura desde el cambio de hora en verano es de 08:00 am a 20:00 pm y en horario de invierno de 08:00 am a 17:00 pm y no cierra ningún día de la semana, excepto festivos especiales de Grecia.

Merece mucho la pena coger un guía que te explique la visita de los restos arqueológicos del Palacio.

Alojamiento

Merece la pena alojarse en la ciudad de Chania o alrededores para dese allí hacer excursiones diariamente en coche alquilado a las playas mencionadas, excepto la playa de de Elafonisi que como os he dicho, es mejor alojarse in situ por estar muy lejos de Chania o Paleochora. Quedarse en el puerto o cerca es una buena opción por la belleza del lugar aunque hay que tener en cuenta que la ciudad es bastante grande para meter el coche a diario en el centro de la ciudad.

Para ver Rethymno y las localidades cercanas, es buena idea buscar alojamiento en el norte que esté de camino entre Rethymno y Heraklio. No os olvidéis que la isla es enorme.

De los hoteles donde me hospedé tampoco hay ninguno que merezca la pena nombrar (no por ser malo o que no me gustara), sino porque hay una selección enorme de hoteles que podéis encontrar en buscadores de internet como booking.com, con lo que esta vez me abstengo de dar nombres.

Cultura y gastronomía

Uno de los atractivos más auténticos de Creta es su cultura, costumbres y gastronomía. Creta es una isla muy tradicional, con un carácter propio fuertemente arraigado entre sus habitantes, sobre todo en los pueblos rurales más remotos. Los cretenses son gente cálida y amigable.

La música cretense es otro de sus tesoros más preciados: la lyra es el instrumento característico, y con un poco de suerte, podemos escuchar sus canciones populares en sus tabernas.

No podemos olvidarnos de la exquisita gastronomía cretense, cuyo ingrediente estrella es el aceite de oliva. Se trata de platos frescos, genuinamente mediterráneos, que podemos degustar en restaurantes y tabernas.

El aroma de las verduras frescas, el aceite de oliva, la carne especiada y el yogur embriagan a todos los visitantes que deciden degustar la verdadera gastronomía de Creta. El corazón de la cocina cretense está formado por alimentos frescos y naturales, normalmente de temporada.

La fruta fresca y los frutos secos, las plantas aromáticas y los cereales, cuyo cultivo se vio favorecido por el clima de la isla,son los ingredientes estrella de la gastronomía cretense.

Comida en Creta. Estupendísima, sanísima y sabrosísima

En Creta existen muchos restaurantes y tabernas que ofrecen platos tradicionales, y que utilizan productos locales frescos. El horario de la comida es muy similar al español, entre las 14h y las 15h de la tarde. Para la cena, entre las 21h y 22h.  Además de las tavernas, existen locales más pequeños y auténticos llamados Estiatória. No podemos perdernos el Ouzerí, bares especializados en ouzo – licor de uvas maduras y anís- y mezédhes,  aperitivos muy sabrosos.

El café se toma muy frío en verano, el denominado frappé, y por otro lado para calentar el cuerpo, tenemos el famoso raki, un licor de uva y anís, muy similar al ouzo, y que es ofrecido constantemente por los cretenses como símbolo de amabilidad, así que no lo podemos rechazar. Otra bebida característica es el vino retsina, un vino resinado blanco o rosado con más de 2 mil años de historia.

El pescado suele servirse frito y aliñado con limón. También podemos disfrutar del queso graviera (un tipo de gruyere) y el myzithra, una crema de queso blanco que se sirve en muchas ensaladas en lugar del queso feta, y que son especialidades de Creta. Más familiar nos puede resultar el souvláki, una especie de kebab con carne al estilo gyros servida en pan de pita.

Para mí lo más rico, el pescado y la ensalada griega. Un manjar

Aquí termino la entrada de la isla de Creta. Nos quedó por ver la parte este de la isla y la población de Agios Nikolaos, bastante turística. La garganta de Samaria al sur es otro de los lugares impresionantes que no pudimos ver por falta de tiempo.

Creo que estos lugares que os indico son los mejores si sólo disponéis de unos 8-10 días y queréis ver la isla con calma y disfrutar de las playas.

Si queréis ver más entradas de escapadas  de las que iré hablando por islas del Mediterráneo, podéis pinchar aquí.

!Hasta pronto!

 

 

 

 

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *