El Valle de Cabuérniga en Cantabria

!Buenas Viajeros!

Como buena Cántabra que soy, voy a hablaros del Valle de Cabuérniga en Cantabria y de pueblos preciosos como Bárcena Mayor, Los Tojos , Ruente y Carmona. Estas zonas menos conocidas que Comillas, San Vicente de la Barquera o Santillana del Mar, pero igualmente sorprendentes o quizás más, si cabe.

Paisaje de Carmona. Foto de BarbiegirlTravelsarts

Administrativamente, el territorio del valle está repartido entre los municipios de Los Tojos, Ruente y Cabuérniga, excepto Carmona, el territorio comunal de la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga y una franja de terreno perteneciente al norte de los municipios de Campoo de Suso y Campoo de En medio.

Los Tojos

Los Tojos es un municipio y localidad de la comunidad autónoma de Cantabria (España). Es uno de los tres municipios que forman el Valle de Cabuérniga, situado en la zona occidental de la comunidad, dentro de la Comarca de Saja-Nansa. Está situado a unos 62 kilómetros de la capital cántabra. Dos de sus pueblos más representativos son Bárcena Mayor y Los Tojos.

Bárcena Mayor

Bárcena Mayor es una localidad del municipio de Los Tojos en el Valle de Cabuérniga.

Está considerado como el pueblo más antiguo de Cantabria y posiblemente también de España. En 1979 fue declarado Conjunto Histórico-Artístico. Ahora es uno de los pueblos más visitados de Cantabria, después de Santillana del Mar y Cabárceno.

La estampa medieval del pueblo invita a pasear por sus calles empedradas, casonas montañesas con balconadas de madera y amplios zaguanes. Además es punto de partida para numerosas rutas de senderismo en el medio natural. Después de la caminata siempre serán bien recibidos en el pueblo para degustar su tradicional cocido montañés.

En el corazón de Cantabria se esconde el Parque Natural Saja-Nansa, un paraíso de elevado valor ecológico. Se trata de una parte de la extensa Reserva Nacional de Saja, un espacio protegido de 24.000 hectáreas casi intactas, donde reina la tranquilidad y la exuberancia de sus paisajes. El Parque se encuentra situado en la comarca de Saja-Nansa, donde se enmarcan pueblos tan conocidos e importantes como Cabezón de la Sal y Santillana de Mar. Pero además en esta comarca encontramos poblaciones no tan transitadas, pero con un encanto muy especial especialmente para los niños.

Vista del pueblo de Bárcena Mayor

Es el caso de Bárcena Mayor, un bellísimo núcleo rural de origen medieval y de arquitectura típica cántabra, considerado como uno de los mejores pueblos cántabros conservados.

El pueblo de Bárcena Mayor tiene el acceso restringido a vehículos. A la entrada del pueblo encontraréis un aparcamiento obligatorio para dejar el coche.

Casona típica de Bárcena Mayor

La historia de este pueblo declarado conjunto histórico artístico parece que se empeñó en darle a sus piedras una pátina de gloria, pues por ella transitaron desde legiones romanas a emperadores de la talla de Carlos V, sin olvidar a los foramontanos, aquellos aguerridos montañeses que repoblaron la Meseta hace más de mil años.

Veréis calles empedradas, casonas montañesas con balconadas de madera, amplios zaguanes y el rumor del río Argoza. Éste presume de ser uno de pueblos más bonitos del país y por si aún así quedara corto, ahí está el valle de Saja.

En el puente sobre el río de Bárcena Mayor. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Sus casas de una soberbia arquitectura montañesa, levantadas con piedra de sillería y amplios arcos de entrada, son las de unas gentes habituadas a vivir al ritmo del cultivo de sus campos y al cuidado del ganado. Sus albarcas o las cebillas [arnés tradicional de madera para sujetar al ganado] o reproducciones de yugos que hoy se venden como recuerdo a todos los que gustan en deambular por el bellísimo casco urbano, son, como antaño, elaboradas por manos artesanas que han dado fama al pueblo. Ya que eran muy apreciados los carros, aperos de labranza, ruedas y demás útiles por los agricultores castellanos.

Además de conservar el aire medieval de cuando se fundó, allá por el siglo IX, Bárcena es el único pueblo situado dentro del Parque Natural del Saja-Besaya. Está en su corazón, por ello parece de rigor caminar por sus sendas antes de dejarse llevar por el tentador aroma del cocido montañés, rey de los fogones del valle, que surge por las puertas de sus restaurantes.

Casa Típica de Bárcena Mayor. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Consejo Viajero

Os recomiendo que deis una vuelta por Bárcena Mayor disfrutando de sus casonas y de las flores que cuelgan de sus balcones. Cuando lleguéis al puente sobre el río Argoza, cruzar el puente y al otro lado veréis varios letreros que indican el comienzo de rutas y caminatas entre bellísimos bosques.

Allí en el puente veréis varios restaurantes.

Todos son excelentes, incluso los que están en más en el casco viejo del pueblo. os dejo varias recomendaciones:

Mesón Río Argoza C/ El Puente, 68, Bárcena Mayor, tel. 942 70 60 33
con maravillosas vistas del valle. Uno de los muchos restaurantes de la localidad donde dar cuenta de un buen cocido montañés.  https://www.restaurantes.com/restaurante-meson-rio-argoza
La Jontana C/Larga, s/n, Bárcena Mayor, tel 942 74 12 11.
Platos cántabros como guisos de caza en su variado menú. www.lajontana.es
La Venta La Franca C/Bárcena Mayor, Tel. 942 70 60 67 . Dispone de una mesa donde nunca falta un cocido montañés o las buenas carnes de la tierra.
www.lafrancaposadarural.com

Los Tojos

Mapa de los pueblos que forman el Municipio de Los Tojos, en el Valle de Cabuérniga.

Siguiendo el curso del Saja el valle de Cabuérniga se abre a medida que se desciende en su curso. Al pie del camino, surgen pueblos como Los Tojos, con sus casas alineadas junto a la senda que subiera al puerto Palombera, hoy carretera, y entre las que sobresale alguna blasonada. Porque los escudos nobiliarios abundan en las fachadas de todos los pueblos tanto como los pastos en los que las vacas pacen al diente.

Los Tojos está ubicado en el interior del valle de Cabuérniga y por sus tierras pasó el emperador Carlos I camino hacia Castilla, a su regreso de Flandes. Este núcleo que cuenta con 115 habitantes, ejerce de capital municipal. Se sitúa en una loma a media ladera en la margen izquierda del río Argoza, a 649m de altitud. Las casas del núcleo se disponen en hilera y presentan amplios soportales abiertos por arcos de sillería; de ellas destacan la Casa de Pepón y la Casa del Artesano.

Paisaje de invierno en Los Tojos. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Consejo Viajero

Los Tojos es un pueblo formado por una hilera de casas repletas de buenos restaurantes donde comer un buen cocido montañés. Aquí podéis ver los mejores restaurantes según Trip Advisor. La gastronomía de Los Tojos se basa en el cocido montañés, la caza mayor y los peces de sus ríos. Merece la pena una parada a comer o tomar café y recorrer el pueblo antes o después de una visita a Bárcena Mayor.

Barbiegirl en Los tojos hace años. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Ruente

Ruente es uno de los tres municipios que forman el valle de Cabuérniga, junto a Los Tojos y Cabuérniga.

En Ruente, puedes ver la Fuentona y las Cascadas de Lamiña.

La fuentona.Foto de BarbiegirlTravelsarts

La Fuentona es un  lugar  de gran belleza donde el agua mana y se corta al antojo de la naturaleza o de la anjana. Te aconsejo que descubras la magia de este encantador paraje. Según la leyenda en el  fondo de la Fuentona de Ruente tiene su hogar  una anjana, bruja buena cántabra, que de vez cuando por capricho hace que deje de manar el  agua. Resulta casi increíble creer que por un tiempo se quede todo completamente seco, por eso la respuesta mágica al poder de la naturaleza.

Esta surgencia kárstica de Ruente sale de una cueva y se puede contemplar gracias a un paseo empedrado que conduce al nacimiento de la Fuentona.

Después, el caudaloso río que se forma pasa por debajo de un característico puente, con nueve ojos y de poca altura. Esta es la estampa típica de Ruente el agua fluir por los ojos de piedra  y de fondo el típico verde que nunca falta en tierras cántabra.

Las Cascadas de Lamiña

cascadas de Lamiña. Foto del Tomavistas de Santander

Estas Cascadas son también conocidas por “Las Cascadas de Ursula” ruta recomendada para hacer con niños y durante todo el año con algo de precaución en los saltos del río.

Para llegar hasta ellas lo mejor es aparcar en Barcenillas, muy cerca de Ruente. Después de dar una vuelta por el pueblo nos adentramos por una pista central paralela al río y después sólo hay que seguir los carteles indicadores.

Hay una ruta de un  tramo sin apenas desnivel y de unos 9 km perfectamente balizados con pintura verdiblanca, trascurre por senderos, cantidad de riachuelos y hasta un puente canadiense donde llegaremos tras varios saltos de río . Cuando llegues a las cascadas, boquiabiertos contemplaréis los espejos de sus pozas, para sólo escuchar el ruido del agua y los pajarillos. Aquí podéis leer más.

Carmona

Carmona es un lugar del municipio de Valle de Cabuérniga, situado en el valle del río Saja, declarado de interés histórico y artístico. Está situado en un enclave de gran belleza, que está incluido en la Reserva del Saja, por lo que cuenta con una inmensa riqueza forestal y paisajística propia del paraje natural en el que se encuentra. Además es una zona caracterizada por conservar antiguas costumbres. Entre éstas destaca la bajada del ganado tudanco desde los puertos, conocida como la “pasá”, y que año tras año se celebra por todo lo alto.

En el plano histórico-artístico Carmona cuenta con interesantes conjuntos arquitectónicos entre los que destaca su arquitectura rural y su parador. También son de especial interés la iglesia parroquial, de mediados del siglo XVI, en la que se encuentra un retablo del Evangelio con un extraordinario relieve de la Virgen del Carmen; la ermita de San Roque, del siglo XVII; y la ermita de San Antonio Abad, del XVIII. Bien vale la pena un paseo por el pequeño pueblo y contemplar sus balcones de flores. Cabe reseñar la importancia de los artesanos de la madera y, en especial, la de los fabricantes de albarcas.

Barbiegil en Carmona. Foto de BarbiegirlTravelsarts

En el plano gastronómico destaca el cocido montañés, la caza y las famosas truchas del Saja. Está declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Aquí se viene a disfrutar, sencillamente, de lo rural. De ese ambiente cántabro de interior que mantiene intactos vestigios de su pasado. Aún se pueden contemplar en sus calles oficios como la ganadería y la artesanía.

Tanto es así que incluso podemos ver una estatua en honor a la vaca Tudanca, una raza bovina autóctona de Cantabria. Carmona es uno de los pueblos más bonitos de Cantabria, pero en él aún impera la tranquilidad. No tiene tanto turismo como, por ejemplo, Bárcena Mayor, Potes o Santillana del Mar, sin duda otros pueblos que visitar en Cantabria.

Si os gustan los miradores con amplias vistas panorámicas muy cerca se encuentra el Mirador de la Asomada del Rivero. Se ubica junto a la carretera, saliendo de Carmona dirección Renedo de Cabuérniga o Cabezón de la Sal. Desde el mirador se puede apreciar Carmona y su entorno, destacando los Picos de Ozalba y la Sierra del Escudo de Cabuérniga. Desde este mirador hice las siguientes fotos.

Paisaje de Carmona. Foto de BarbiegirlTravelsarts

Casas de Carmona. Foto de BarbiegirlTravelsarts

Casa de Carmona. Foto de BarbiegirlTravelsarts

 

Casa de Carmona. Foto de BarbiegirlTravelsarts

Espero que os haya gustado este post de mi tierra. Si queréis ver más entradas de escapadas de las que iré hablando por España, podéis pinchar aquí.

« | »

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *