Tres días en La Habana

Querido viajero,
Si estás preparando un viaje a Cuba, planifica al menos un itinerario de viaje de tres días en La Habana para hacerte una idea de la ciudad. La Habana es una ciudad muy peculiar, decadente pero muy alegre y llena de rincones maravillosos y de gente muy simpática y viva.

Sea el tiempo que sea del que dispones, os cuento qué podéis ver en la capital de la isla y sacarle su jugo con unos cuantos consejillos de valor.

Vuelos a La Habana

Para volar a La Habana, las principales líneas nacionales españolas Iberia y Air Europa, operan un vuelo diario a La Habana; que despega desde aeropuerto de Barajas a las 15.55 h y 15.15 h y llegan al principal aeródromo cubanoLa Habana-José Martí a las 20.25 h y 19.50 h, respectivamente.
Los fines de semana, además, la línea de bandera Cubana de Aviación cuenta con una frecuencia los sábados, con salida de Madrid a las 14.15 h y llega a territorio cubano a las 18.40 h.
La “low cost” Evelop!, por su parte también dispone un vuelo a La Habana que despega de Barajas, Madrid a las 13.10 h y aterriza a las 17.30 h.

Mejor época para viajar

Una de las preguntas del millón que más me hace la gente es por la mejor época para viajar a Cuba. Teniendo en cuenta su localización en el Caribe, os recomiendo los meses de Diciembre a Abril.

Sin embargo, a mí me pilló un huracán en pleno mes de noviembre (cuando supuestamente empieza la temporada seca y no debería haber problemas climatológicos), con muchas lluvias torrenciales e incluso noches de frío. Por lo tanto Cuba, meteorológicamente hablando, es de los países más cambiantes que hay, donde de la noche a la mañana todo puede cambiar. De todas formas, es una ciudad con mucha humedad y vas a pasar calor.

Tres días en La Habana

Grupo de amigos en la habana, Nov 2010. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Historia reciente

Cuba se independizó de España después de la derrota de esta última en la Guerra Hispano-Estadounidense, en 1898 con la pérdida de Cuba y Filipinas.

Pancartas de la revolución cubana vistas en la calle de la Habana Vieja. Por entonces, aún vivía fidel. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Fue José Martí, escritor, pensador y líder independentista cubano desterrado a España en 1871 a causa de sus actividades políticas. Martí en un principio tiene una posición pacifista, pero con el pasar de los años su posición se radicaliza. Es por esto que convoca a los cubanos a la «guerra necesaria» por la independencia de Cuba. Con tal fin, crea el Partido Revolucionario Cubano bajo el cual se organiza la Guerra del 95.  Como resultado de la ayuda de EEUU para que la isla consiguiera la independencia, Cuba pasó a ser controlada por Estados Unidos, que tras una intervención militar, le da la forma de una República, aunque en los hechos haya seguido dependiendo de aquel país hasta la Revolución cubana.

La Revolución cubana es el principal resultado del movimiento revolucionario cubano de izquierda que provocó la caída del régimen del dictador Fulgencio Batista, y la llegada al poder del líder del Ejército guerrillero, Fidel Castro. Como los revolucionarios continúan en el poder desde entonces, se considera a la revolución como el período comprendido entre el alzamiento contra Batista y la actualidad.

El régimen resultante de la revolución —considerado por organizaciones como Amnistía Internacional como autoritario y restrictive ha mantenido el gobierno en el país a pesar de la enorme cantidad de adversidades, manteniéndose a flote en su regimen comunista, incluso después de la caída del bloque socialista. Se le ha acusado al Régimen de violar algunos derechos como la libertad de expresión o la libertad de circulación, si bien en términos generales ha resultado exitosa en muchas de las reformas que ha hecho, principalmente en el sistema de salud y el sistema educativo público y gratuito.

Estados Unidos mantiene un embargo económico a la isla desde principios de los años 1960. El 17 de diciembre de 2014, los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, acordaron mejorar las relaciones políticas, sociales y económicas entre ambos países y comienza el levantamiento del bloqueo a Cuba por parte de Estados Unidos. ​ No obstante, el comercio entre Cuba y Estados Unidos está sujeto a regulaciones y se produce bajo ciertas condiciones.Por ejemplo, Cuba tiene que pagar en efectivo y al contado todos los productos que importa desde EE. UU., ya que este no le concede ningún tipo de crédito financiero al gobierno de Cuba.

Qué ver 

Día 1 Centro Habana

Está contiguo a la Habana Vieja, separados por el Paseo de Martí. Personifica los dos extremos habaneros: destartaladas calles residenciales junto a zonas monumentales con grandes museos. Cuenta además con el celebérrimo Malecón.

Plaza de la Revolución

La Plaza de la Revolución, en el área del Vedado (a visitar el día 3) es el lugar donde comenzar la visita a La Habana, a pesar de que nos guste o no la controvertida historia política de Cuba. Te dará una buen perspectiva de la Historía y vida de la Capital cubana.

Hay varias formas de llegar a la Plaza de la Revolución. Una es el taxi, otra el bus turístico y otra mediante transporte público. Como el lugar se puede ver  rápido, tomar un taxi no sale a cuentas y el bus turístico es quizás la mejor opción dado que te da pié a visitar mas lugares por un precio bastante reducido de solo 5 CUCs.

Personajes tan célebres como el Che Guevara, Camilo Cienfuegos o el histórico José Martí, están representados en diversos monumentos alrededor de esta gigantesca plaza.

Para mejorar la perspectiva, se puede subir al mirador del monumento a José Martí ubicado en el centro de la plaza (4 CUC, 1 por acceder al monumento, 3 por la subida en ascensor).

 

Tres días en La Habana

Barbiegirl en la Plaza de la Revolución. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Capitolio Nacional de Cuba

Capitolio Nacional es el edificio más emblemático de La Habana. Claramente comparable al de Washington (si bien, como apuntillan los cubanos, el suyo es más grande) se puede visitar por dentro en un tour guiado por 10 CUC, todos los días, cada hora de 10 a 16. Lleva en obras desde 2010 así que no es la mejor de las experiencias, pero al fin y a cabo, es todo un icono del país.

Tres días en La Habana

Capitolio de la Habana. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Tres días en La Habana

Plaza del Capitolio de la Habana. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Llegamos al Capitolio de la Habana, su cúpula central es asombrosa aunque en su exterior es aún mejor, la plaza está animadísima.

Tres días en La Habana

Plaza del Capitolio de la Habana. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Desde aquí fuimos caminando a la Floridita, justo al inicio de la calle del Obispo. Como el lugar estaba cerrado por la mañana, volveríamos mas tarde, por lo que comenzamos a recorrer la calle. La calle ahora tiene con un montón de nuevos establecimientos orientados al turismo y muchos de ellos con precios no aptos para los cubanos. Finalmente llegamos a la catedral, abierta de par en par y sin ningún coste para poder visitarla. Esta zona es parte de la Habana Vieja, (os lo cuento en el día 2) que podéis transitarla con calma al día siguiente. 

Paseo del Prado

El Paseo del Prado o Paseo de Jose Martí marca la separación entre La Habana Vieja y La Habana Centro. Merece la pena caminarlo con calma y admirar los imponentes edificios del Teatro Nacional, el Museo de Bellas Artes o el Hotel Inglaterra.


El Paseo de Martí, antiguamente conocido como Paseo del Prado, es una gran avenida. Esta avenida cuenta con más de 200 años de historia y fue durante mucho tiempo la más importante y bella de La Habana. Actualmente, continúa siendo un lugar atractivo para los turistas y un sitio muy apreciado por todos los cubanos.

El Paseo cuenta con unos dos kilómetros y se encuentra divido en cuatro secciones perfectamente delimitadas: El Paseo, el Parque Central, donde se encuentra la primera escultura de José Martí y la Esquina Caliente, lugar donde los habaneros discuten sobre béisbol; la Explanada del Capitolio; y el Parque de la Fraternidad, repleto de bustos de líderes americanos y latinoamericanos. Se extiende hasta el propio Malecón de la Habana

Final del paseo del prado, frente al Malecón. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Aquí, además de La Fuente de La India y el Capitolio Nacional de Cuba, pueden verse lugares y edificaciones destacadas como el Palacio de los Matrimonios (en el nº302), el moderno Teatro Fausto (en la esquina con la calle Colón), la neoclásica Escuela Nacional de Ballet (en a esquina con Trocadero), o la afamada Escuela de Ballet de Alicia Alonso.

El Museo de la Revolución

Se ubica en el antiguo Palacio Presidencial: sólo por poder ver el edificio ya merece la pena pagar la entrada de 5 CUC. Cuenta con muchos materiales y documentos que explican la revolución cubana (imposible obviar el tono propagandístico) y con el Memorial Grandma: una exposición de vehículos militares usados durante las batallas, incluyendo el yate con que Fidel desembarcó en Cuba iniciando la revolución

Día 2 La Habana Vieja

La Habana Vieja es el corazón de la ciudad, y Centro Habana, ubicada al oeste, ofrece una mirada reveladora e histórica sobre Cuba; mientras que Vedado es la zona más esplendorosa, ya que se encuentra repleta de hoteles y restaurantes, y cuenta con una animada vida nocturna.

Es indispensable visitar La Habana Vieja con sus  plazas coloniales principales, sus museos más interesantes y otros lugares de visita obligada, tales como el Museo de la Ciudad, el Museo de Arte Colonial, el Museo del Ron, la Plaza de Armas, la Catedral de San Cristóbal de La Habana, el Edificio Bacardí, el Monasterio de San Francisco de Asís o el Castillo de la Real Fuerza.

El casco histórico de La Habana ocupa 4 kilómetros cuadrados repletos de historia por todos los rincones, donde encontrarás numerosos monumentos y museos de diferentes temáticas, por lo que es conveniente marcarse una buena ruta, ya que de lo contrario será imposible verlo todo y es probable que te pierdas alguno de sus lugares más emblemáticos.

Plaza Vieja, la de Armas y la de la Catedral

Cada una tiene sus correspondientes edificios históricos importantes.

La Plaza de Armas es la plaza más antigua de las cuatro plazas coloniales de La Habana Vieja, ya que fue trazada en torno a 1520. Por aquel entonces se la conocía como Plaza de la Iglesia, debido a que albergaba el Templo Parroquial Mayor (demolido en 1770). En la Plaza de Armas está el Palacio de los Capitanes Generales, preciosa construcción que hoy alberga el Museo de la Ciudad, y el Templete, monumento de inspiración griega que conmemora la fundación de La Habana.

Tres días en La Habana

Plaza de Armas. La Habana vieja. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La Plaza Vieja, diseñada en 1559, es la plaza más ecléctica desde el punto de vista arquitectónico de La Habana. Elbarroco cubano convive con el Art Nouveau de inspiración gaudiniana. La Plaza Vieja y las calles de sus alrededores cuentan con hermosas galerías, muy típicas de La Habana, con arcos de medio punto y vidrieras de colores.

Tres días en La Habana

Plaza Vieja, La Habana Foto de Barbiegirl Travels Arts

Tres días en La Habana

Plaza Vieja. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La plaza de la Catedral, uno de los lugares que pasarás sí o sí buscando qué ver en la Habana. La vimos con poca gente, sin mercado alguno y con las puertas de la catedral abiertas al visitante, así como los balcones del Palacio del Conde Lombillo desde donde podemos tener unas magníficas vistas. Puedes (y debes) entrar a la Catedral gratis.La Plaza de la Catedral, que cuenta con edificios icónicos de la arquitectura colonial, La Catedral y la Casa del Márquez de Arcos. Su ubicación, a diferencia del resto, supone el placer del descubrimiento inesperado al no estar tan expuesta como el resto.

Plaza de la catedral. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Santeras en la Plaza de la catedral. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Plaza de la catedral. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Tomarse un mojito en La bodeguita del Medio y un daiquiri en El Floridita

Una de las cosas que hay que hacer en la habana es tomarse un mojito, ubicado en el Callejón del Chorro. Un mojito en la Bodeguita del Medio cuesta 5 CUC, una barbaridad pero es un sitio muy típico y cerquísima de la plaza de la catedral. Lo mejor es el ambiente, con música en directo que por supuesto no tardarían en solicitarnos una propina adicional. En sus paredes hay escritos de personas de todas partes del mundo y uno de ellos se atribuye a Hemingway, pero no esta del todo claro que fuera suyo. Justo a un lado de la catedral se encuentra la célebre Bodeguita del Medio, un lugar donde todo turista degusta un típico mojito.

Puedes seguir los pasos de Hemingway por la ciudad. El escritor estadounidense vivió gran parte de su vida en La Habana y dejó su huella en ella. Es posible visitar la habitación donde se hospedaba en el Hostal Ambos Mundos y disfrutar de las mismas vistas que tenía él cuando desayunaba desde su terraza en la azotea. Y puedes hacer tuya su famosa frase mi mojito en la Bodeguita del Medio y mi daiquiri en el Floridita”.

Bodeguita del medio, La habana Vieja. Foto de Barbiegirl Travels Arts

El precio standard por un cóctel a base de ron cubano en La Habana (mojito, daikiri, cubata, cuba libre, etc) es de 2 – 3 CUC. Pero en los bares más famosos el precio se duplica: 5 CUC el mojito en La Bodeguita del Medio y 6 CUC el daikiri en el Floridita. ¿Merece la pena? Por el cóctel en sí, no; por la experiencia, la fama del sitio, el ambiente que hay con música en directo… sí. Al menos probarlo una vez.

Tres días en La Habana

El Floridita. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Tres días en La Habana

El Floridita. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Cuidado a la hora de pedir: cubata y cuba libre no son sinónimos, como en España. En Cuba son dos cócteles distintos. El primero se prepara con ron oscuro y el segundo, con ron blanco. Es decir, la bebida que un español esperará recibir es la que responde al nombre de cubata

Pasear y comer en el Callejón del Chorro, Obispo, O’Reilly, etc

En la Habana Vieja está el Callejón del Chorro, famoso por sus restaurantes. Se trata de una pequeña calle que actualmente mide cerca de treinta metros. En los siglos Xvi y Xvii era bastante más extensa pero Con el tiempo sus límites variaron y hoy se reconoce su fin en la calle Cuba, limítrofe con Empedrado y O’Reilly, como arterias paralelas más cercanas al norte y al sur.

La Habana no es una ciudad barata para el turista: comer bien en el centro por menos de 10 CUC por persona nos resultó imposible.

El Callejón del Chorro, junto a la plaza de la Catedral, cuenta con varios restaurantes que ofrecen terraza, wifi y platos tradicionales abundantes. Los restaurantes se hallan al aire libre unos y otros más resguardados, como Doña Eutimia, que es considerado por algunos visitantes como el número uno entre las ofertas de los alrededores, por la excelente atención, el buen servicio y las deliciosas recetas a precios moderados.

El Rumrum de La Habana, en la zona Vieja, calle empedrado. Fue nuestro favorito, recomendación de la Lonely Planet que no falló. Cocina cubana pero con toques modernos. Ofrecen comida criolla deliciosa, excelente ceviche y trato inmejorable y con música en directo. Aquí sus reviews en trip Advisor

Probad también en los paladares de la ciudad: encontraréis un montón en las calles Obispo, Empedrado, Mercaderes, O’Reilly… ¿Qué ver aquí? Nada en particular y Todo. Casas, bares, restaurantes, tiendas y muchos cubanos que te darán conversación.

Terraza del café O’Reilly, muy pintoresco. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Paladar en la Calle O’Reilly. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Uno de los aspectos atractivos de La Habana Vieja es ver como discurre la vida cotidiana en la ciudad: niños jugando al béisbol en la calle, trovadores ambulantes, un señor que trata de arrancar su Plymouth de 1955, etc.

Pasacalle en La Habana Vieja. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La Calle Obispo se haya localizada en La Habana Vieja, el casco histórico de la ciudad de La Habana. Actualmente se trata de una animada calle estrecha y peatonal, que se encuentra repleta de galerías de arte, tiendas y bares musicales. La Calle Obispo parte desde cerca de la Plaza de Armas y se extiende de este a oeste hasta la Avenida del Puerto, muy cerca del famoso Restaurante-Bar El Floridita.

Tres días en La Habana

Calle Obispo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Tres días en La Habana

Habana Vieja. foto de Barbiegirl Travels Arts

Día 3 El Vedado

El Vedado, a continuación del Centro, es un barrio más moderno, menos turístico que los anteriores, donde la Mafia ha dejado para el recuerdo clubs, rascacielos y hoteles. Vedado, conocido oficialmente como Municipio de Plaza de la Revolución, (ya visitado el día 1),  es el núcleo comercial y el principal barrio residencial de La Habana.

Algunos de los lugares de visita obligada de este distrito son la gigantesca Plaza de la Revolución con el Memorial a José Martí, el Museo Napoleónico, la Universidad de La Habana y la Necrópolis de Cristóbal Colón. Y por supuesto, el Malecón de la Habana de fondo.

Hotel Nacional & Hotel Habana Libre

Hotel Nacional, El Vedado,La Habana

El Hotel Nacional es el más emblemático de Cuba, famoso por haber albergado la mayor reunión de la mafia estadounidense en los 50 y por hospedar a multitud de celebridades a lo largo de su historia. Merece la pena entrar, pasear por sus jardines, disfrutar de las vistas y, por qué no, tomarse un cóctel por unos 3 CUC.

El Hotel Nacional de Cuba, construido en 1930 con un estilo ecléctico, art decó, neoclásico y neocolonial, ha sido declarado Monumento Nacional por su valor artístico e histórico. Actualmente es una de las vistas de postal más populares de La Habana. Se encuentra ubicado en la Calle O esquina a la Calle 21, en Vedado, Municipio Plaza de la Revolución, La Habana.

Durante la década de los años 50 y 60 era un lugar de mal gusto donde el juego llegó a su punto máximo. En el histórico Hotel Nacional se encontraba un enorme casino al más puro estilo de Las Vegas y otros hoteles y lugares de la zona eran controlados por influyentes gángsters.

Pero todo ello cambió en 1959 cuando Fidel Castro entró con su ejército de revolucionarios y se instaló en el Hotel Habana Hilton, rebautizado como Hotel Habana Libre.

Hotel Habana Libre.

El Hotel Habana Libre, antiguamente llamado Hotel Habana Hilton, es una histórica edificación de estilo modernista que fue tomado por Fidel Castro y su ejército de revolucionarios durante 1959. El nombre de Hotel Habana Hilton tan solo duró 9 meses, ya que cuando los revolucionarios lo tomaron fue rebautizado como Hotel Habana Libre, nombre con el que se le conoce actualmente.

La importancia histórica de este hotel se debe a que en él se instaló Fidel Castro durante los primeros meses de la Revolución. Concretamente en una suite de la planta 24.

El malecón de la Habana

El Malecón de La Habana está en su mayor parte en este barrio y también es una visita imprescindible. El barrio de Vedado es más antiguo que el de Playa, pero es más reciente que Centro Habana. Las casas más antiguas de este distrito datan de 1860, aunque la mayoría se construyeron entre las décadas de 1920 y 1950, ya que es cuando se produjo su mayor crecimiento.

No puedes irte de La Habana sin haber visto atardecer desde su famoso paseo frente al mar. Todo un ritual compartido por locales y turistas. También puedes pasearlo si te ves con fuerzas para recorrer sus 8 kilómetros.

Nuestros pies andaban cansados, mas aún cuando era nuestro primer día en Cuba con su respectivo jetlag. Aún así le echamos un par y decidimos recorrer los 5 kilómetros que separaban la Habana Vieja de nuestro hotel. Este paseo nos sirvió para conocer el Malecón de primera mano. Y ver atardecer en el Malecón es el mejor plan posible para culminar cualquier paseo.

Malecón al atardecer. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Foto de Barbiegirl Travels Arts

Clubs nocturnos del Vedado

El Vedado también es conocido por su animada vida nocturna.  Recomiendo:

  • Habana Café
    Considerado como uno de los más completos espectáculos de la vida nocturna habanera, el Habana Café es un auténtico restaurante que ofrece un show con la Señora Teté como anfitriona. En este local, ambientado al estilo de los años 50, puedes ver un pequeño museo de autos clásicos, motocicletas y hasta uno de los primeros aviones con que contó la flota aérea cubana.Pero el plato fuerte radica en la música en vivo, ejecutada por reconocidas agrupaciones soneras y salseras, así como las coreografías, la magia, la comedia y, por supuesto, el baile. El Habana Café se encuentra en el hotel Meliá Cohíba, al final de la calle Paseo y frente al Malecón habanero. Hasta allí puede llegarse en la madrugada a respirar la brisa pura proveniente del mar.

    Sala de fiestas La Habana Café. Foto de Barbiegirl Travels Arts

  • Club de jazz «La Zorra y el Cuervo»música en directo por 10 CUC la entrada con 2 cócteles incluidos.
    Se ubica en un sótano de lo que simula ser una cabina telefónica inglesa en la misma calle 23, cerca del cine Rampa. Abre todos los días a las 10 de la noche y hasta la una de la madrugada. El precio de la entrada está valorado en 10.00 CUC por persona; pero incluye el derecho a 2 consumiciones.
    Cada noche se presentan músicos cubanos de todas las generaciones. Se recomienda llegar temprano, pues es pequeño en comparación con la cantidad de personas que asisten a deleitarse con el buen jazz hecho en Cuba.
  • Gato Tuerto. En la calle O del Vedado habanero, muy cerca del Hotel Nacional y del popular Malecón, el club nocturno El Gato Tuerto le convida a pasar una noche irresistible.  Por tan sólo 5.00 CUC (4 Euros y medio), en este sitio prodigioso usted puede disfrutar de música en vivo interpretada por jazzistas, boleristas, tenores o trovadores cubanos, que interactúan permanentemente con el público asistente.
    En la segunda planta, un discreto restaurante abre sus puertas con refinadas ofertas y una hermosa vista de la parte moderna de la ciudad. Por lo general, los visitantes bajan a presenciar el show del bar luego de la cena, pues comienza a las 11 de la noche

Es interesante saber que los sábados alternos, en la calle 4 (entre Calzada y Línea) se celebran Los Sábados de la Rumba, con demostraciones de música y danza realizados por el conjunto Folklórico Nacional. Los espectáculos resultan muy didácticos, ya que se mezclan ritmos afrocubanos con representaciones religiosas y conferencias que van explicando lo que sucede.

Otros Barrios de La Habana

Frente a la habana vieja,  en la orilla opuesta de la bahía, están las fortalezas del Morro y San Carlos de la Cabaña.

Fortalezas Los 3 Reyes del Morro y San Carlos de la Cabaña

Al otro lado de la bahía de La Habana, en la orilla contraria al Malecón, se alzan dos fortalezas militares bien visibles y a las que es aconsejable ir, precisamente por la perspectiva desde las mismas sobre la capital cubana.

Lo mejor es ir por la tarde para ver primero atardecer desde el Castillo de los Tres Reyes del Morro: concretamente desde su base, donde se encuentra el restaurante Los Doce Apóstoles, cuyas vistas son fantásticas.

Castillo de los Tres Reyes del Morro. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Y después, en un corto paseo, en la misma orilla llegar a la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña y, por 8 CUC, recorrerla de noche y presenciar la ceremonia del cañonazo de las 9 de la noche. Ésta recrea el aviso por el que, desde el siglo XVII y para protegerse de los asedios de piratas, se avisaba del cierre de las murallas de la ciudad durante la noche.

En 1762 los ingleses se hicieron con el control de esta colina, desde la cual bombardearon la ciudad hasta su rendición. Por ello, el rey de españa Carlos III ordenó construir una grandiosa fortificación que ahuyentara a los futuros invasores. Actualmente, con sus 700 metros de extremo a extremo y sus 19 Ha, es la fortaleza más grande de toda América.

Cómo moverse por la Habana

«Máquinas» o «almendrones»

Recorrer la habana en coches antiguos, también se llama «coger máquina», moverse en «almendrón» o «botear»; los turistas suelen desconocerlo pero así se mueve la gente en la Habana, además de en las Guaguas y caminando.

Almendrones en La Habana

Las “máquinas”, como ellos las llaman, son coches clásicos de los años 50 que pese a que están hechos polvo, se utilizan a diario y son el método más barato, rápido y común para desplazarse por La Habana.

Que no os tomen el pelo y nunca paguéis más de 0,5 CUC por persona. Vosotros os subís, no digáis nada y cerrad la puerta. Es lo que hace todo el mundo. Y en el caso de que os diga que donde vais, le decís: “usted siga que ya le avisamos nosotros”. En el caso de que quiera pactar precio le decís que ya sabéis que los precios son 0,5 CUC por trayecto/persona y si se niega le decís que vais a llamar a la policía. Automáticamente veréis como huele a caca en el taxi. Sus precios están fijados por el estado y no pueden alterarlos simplemente porque os vean guiris.

Para moverte en almendrón por La Habana también debes conocer su lenguaje: los chóferes no son taxistas, son “boteros”; 10 pesos son “pescao”; 20 pesos son “bomba”, y los hombres que pregonan el recorrido del almendrón son “los buquenques”, a quienes los boteros les pagan 5 pesos cubanos por llenarle el taxi con pasajeros. Pinchando aquí podéis leer un buen artículo al respecto.

Taxis

Otra alternativa es coger taxis: estos son los clásicos taxis estatales.

Taxis estatales

Los taxis del gobierno o estatales se identifican por la matrícula, la cuál comienza con una franja azul y tiene un fondo blanco con caracteres negros. Suelen ser vehículos más modernos de color amarillo y blanco en su mayoría aunque también rojo, negros y azul y casi todos cuentan con aire acondicionado. Los precios son muy similares a los taxis privados, un recorrido por la ciudad cuesta entre 15-20 cuc por hora.

Los taxis funcionarían como un taxi normal, pero estos coches, la mayoría reventados, realizan trayectos fijos, con tarifas fijas independientemente de donde vayas, sin regateo ni historias y donde tú te subes y te bajas en el punto de su recorrido donde más te interese.

Hay muchísimos y están continuamente buscando clientes, pero tendrás que negociar el precio siempre y el primero que te oferten generalmente será demasiado alto. No vimos ninguno con taxímetro, pero la reglamentación oficial dice que las tarifas son 0,65 CUC/km de día, 0,80 CUC/km por la noche.
Haz tus cálculos según el trayecto. Respecto al aeropuerto, hasta los 30 km, precio fijo de 24 CUC. Hay que tener cuidado con taxis que no lo son (coches privados que se ofrecen a llevarte por un precio similar).

Habana Buses

Por último, están los autobuses municipales para turistas, que suelen ser de dos pisos. Hay que pagar en pesos cubanos (de 5 CUC  a 10 CUC el día, es decir, baratísimo en comparación con las otras opciones) y suelen ir abarrotados. funcionande desde las 9:00 am hasta las 9:pm

Los hay modernos y bien equipados (¡incluso hay alguno eléctrico!) y los hay desvencijados y viejísimos.

Existen 3 líneas de autobús turístico panorámico que pueden ahorrarte caminatas o taxis: comprando el ticket de un día está permitido subir y bajar tantas veces como quieras. Puedes consultar aquí toda la información sobre sus recorridos y paradas.

  • La T1 inicia su recorrido en el Parque Central (frente al hotel Inglaterra) y recorre sitios de interés como la Plaza de la Revolucion, el Vedado, Centro Habana y la Habana Vieja.
  • La línea T2 parte de la Plaza de la Revolución y atraviesa el barrio de Miramar hasta llegar a la Marina Hemingway.
  • La línea T3 conecta el Parque Central con Las Playas del Este. Es una buena forma de conocer La Habana si se dispone de poco tiempo.

Consejos viajeros

No pierdas la VISA o te multan

Para entrar a Cuba ya sabéis que hay que llevar un VISADO que sale alrededor de los 30€ . Ojo, os lo sellarán al entrar pero también al salir. No lo perdáis. Os aseguro que este es uno de los consejos más importantes para viajar a Cuba ya que mucha gente lo pierde o lo tira a la basura y después, a la hora de salir, multazo.

No confundir CUC con peso Cubano

El primero de los consejos para ir a Cuba que voy a daros es que aprendáis a diferenciar las dos monedas de Cuba, el CUC o peso convertible y la MN (moneda nacional) o peso cubano. Normalmente el cambio suele estar en a 1 CUC=0,8€ y la importancia de que sepáis diferenciar MN (Moneda nacional) de CUC (Convertible) es que teniendo en cuenta que 24 MN equivale a 1 CUC deberéis tener muchísimo cuidado con las vueltas que os den a la hora de pagar en taxis y comercios de la calle ya que a veces te la meten doblada dándote de vuelta MN en lugar de CUC.

Vosotros pagad siempre en CUC y exigid el cambio siempre en CUC. Las monedas de “peso cubano”, es decir, las que no queréis, son todas doradas aunque actualmente también las hay que parecen monedas de 2€. Las monedas de CUC son siempre plateadas y en los billetes aparece el rótulo de “peso convertible” por lo que no tendréis problemas en diferenciarlos. Aún así, tomároslo con calma, fijaos bien y si veis que andan con prisas decidles que “relax”. Tomaros vuestro tiempo ya que no hay gente más hábil y rápida que ellos con el dinero.

Cómo conectarse a Internet en Cuba

Otro clásico importantísimo que saber para viajar a Cuba es que en este país no existe el “Internet libre” que todos estamos acostumbrados a utilizar. Aquí no hay WIFI’s públicas en ningún sitio, nadie excepto médicos, políticos, diplomáticos o periodistas tienen Internet en casa y mucho menos existe 3G ni 4G. Entonces, ¿cómo nos conectamos a Internet? Para eso lo ideal es que al llegar al aeropuerto preguntéis por tarjetas ETECSA de Internet y allí os darán una tarjeta con un usuario y contraseña con el que deberéis hacer inicio de sesión al conectaros a “WIFIS ETECSA” que hay repartidas en hoteles, parques y plazas donde por 1 CUC tendréis 1 hora de Internet. Yo aconsejo conectaros siempre desde hoteles.

No te fíes de la gente que quiere dar pena

Por muy amigos que quieran hacerse de ti, muchos favores que te quieran hacer, mucha pena que te quieran dar,  jamás te fíes de ellos. Son profesionales en dar pena, en suplicar y siempre se las ingeniarán para sacarte algo o inducirte a hacer algo por lo que él comisiona de una manera u otra. Eso es así. Muy poquitas personas demuestran lo contrario. A nosotros nos timaron (aunque en el fondo también nos dejamos un poco); acabamos comprando leche en polvo para un supuesto bebé a precio desorbitado en un lugar donde nada más hecha la compra comprobamos que se repartieron el dinero, deshaciéndose de la leche adquirida.

Las señoras cubanas de la Habana Vieja que se querrán hacer una foto contigo por unos pesos. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Cambia el dormir en hotel por una casa particular

Personalmente, yo no renunciaría a vivir en una casa particular de La Habana Vieja o el Vedado por dormir en un frío Meliá o NH. Mi recomendación es que optéis por una casa particular y de paso contribuyáis a la economía cubana. Como lugar perfecto para reservar os aconsejo que echéis un ojo a esta casa particular en La Habana Vieja pero si queréis dormir en el Vedado, mi barrio favorito, pinchad aquí , ya que hay muchas casas particulares.

Si os queréis dar un homenaje en un hotel, recomiendo esta habitación con vistas en el hotel Meliá Cohiba o en hotel Iberostar.

!Hasta pronto Amigos! Foto de Barbiegirl Travels Arts

Espero que os haya interesado este post acerca de Tres días en La Habana con sus principales barrios. Desde aquí podéis acceder y leer más entradas que he escrito de Cuba.

Hasta Pronto

 

« | »

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *