Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Buenas viajeros,

Seguimos recorriendo Albania. Dejamos atrás Berat, la ciudad blanca de las mil ventanas para dirigirnos a Gjirokastra y Butrinto, dos localidades albanesas también Patrimonio de la Humanidad. Ambas se ubican al sur del país;  en concreto, Butrinto en la frontera con el norte de Grecia, en una enclave increíble frente a la isla de Corfú.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Gjirokastra es una ciudad al sur, de unos 25 mil habitantes aproximadamente, famosa porque en ella nacieron importantes personalidades albanesas como Hoxha, presidente del país durante cuatro décadas. También es la cuna de su escritor más internacional Ismael Kadare, cuyo libro «The city of Stone» estoy leyendo.

Pero lo que hace verdaderamente interesante a esta ciudad es su centro histórico, un lugar que le ha hecho valer el apelativo a Gjirokastra de «ciudad-museo» y que le dio un sitio en la lista del Patrimonio de la Humanidad desde el año 2005, por conservar como pocas ciudades la arquitectura más típica de la región de los Balcanes y la influencia otomana.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Gjirokastra, ciudad museo Patrimonio de la Humanidad en Albania. Foto de Barbiegirl Travels Arts

En la costa sur del país, en una pequeña península, se encuentra el yacimiento arqueológico más importante de Albania, Butrinto, añadido a la lista del Patrimonio de la Humanidad en el año 1992. Más tarde, en 1999, se añadiría también a la lista el territorio del Parque Nacional que lo rodea. Con evidencias de la existencia de vida humana ya en el s.X ac, su cercanía con la isla griega de Corfú y con la ciudad albanesa de Sarande hace que sea haya convertido en uno de los lugares de mayor tránsito turístico del país.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Yacimiento arqueológico de Butrinto, al sur de Albania. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Cómo llegar a Gjirokastra y Butrinto

Para llegar a Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad en Albania, lo mejor es alquilar un coche. Tal y como os he contado en entradas anteriores, las carreteras en Albania no son nada excepcional. De hecho, podéis ver a continuación el recorrido que normalmente vais a seguir si os dirigís al sur de Albania, muy posiblemente partiendo de Berat.

De Berat hasta Butrinto pasando por Gjirokaster solamente les separan 260 km pero tardamos algo más de 4 horas en realizar el trayecto completo por carretera. 


En condiciones normales, se tarda 2h 40 min en hacer el primer trayecto de Berat hasta Gjirokastra. El paisaje que vas a recorrer es muy bonito; montañas y ríos junto a la carretera como el de esta localidad tan bonita en la que paramos a hacer unas fotos.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Paisaje de la carretera de Berat a Gjirokastra, Albania. Fotode Barbiegirl Travels Arts

De Gjirokastra a Butrinto, ciudades Patrimonio de la Humanidad, nos separan únicamente 1h 30 min para recorrer los casi 80 kms de distancia, a través de la carretera principal SH4. Muy cerca de Butrinto se ubica Ksamil, una de las localidades más populares de la Riviera Albanesa de la que os hablo en las Mejores Playas de la Riviera Albanesa. Un lugar perfecto para unas vacaciones en la costa del Mar Jónico.

Gkirojastra, la ciudad otomana de piedra

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Caminando por la ciudad puedes comprobar las vistas a la ladera de las colinas de Gjirokastra, salpicadas por las Kules o casas otomanas. Foto de Barbiegirl Travels Arts

En ocasiones es conocida como la “Ciudad de las piedras”. Este sobrenombre le viene dado por contar con un sinfín de tejados de piedra, un rasgo común en la arquitectura local. La localidad cuenta con 25.000 habitantes y es de dimensiones perfectas para caminarla con tranquilidad. Además, ell enclave es espectacular. 

La ciudad fue fundada en el siglo XII como Argirokastro (“castillo de plata”), su nombre griego y actual en ese idioma. Después del dominio bizantino, cayó bajo el dominio de los otomanos, con quienes la ciudad floreció aunque se desarrolló cierta resistencia contra ellos y se formó un sentimiento de nacionalidad albanesa. Durante la I Guerra Mundial, debido a la importante minoría griega, fue incluida dentro del efímero Estado de Epiro del Norte, para ser ocupada después por italianos y alemanes. Desde 1944 pertenece a Albania de nuevo. Actualmente es, quizá, la ciudad más turística de Albania para visitantes internacionales.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Vista de las montañas que rodean Gjirokastra, desde la terraza del magnífico hotel Kodra. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Kules

Entre todo aquello que podemos destacar en Gjirokastra, sin duda alguna hay que mencionar los kules.

Kules o casas otomanas de Gjirokastra. Foto de Barbiegirl Travels arts

Estos edificios son los más típicos de la ciudad, casas-torre de un claro origen turco que están presentes en toda la región de los Balcanes. Estos edificios se caracterizan por contar con una base muy alta, una planta baja para ser usada en los días más fríos de inverno y una segunda planta para los calurosos días de verano. Asimismo, también cuenta con balcones y un sinfín de ventanas e interiores ricamente decorados con motivos florales.

Imán de la ciudad de Gjirokastra, que ofrece la vista de las casas otomanas, el símbolo de la ciudad. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Existe la posibilidad de acceder a varias mansiones otomanas y visitarlas por dentro. Las más interesantes son la casa Skenduli (pinchar encima), la cual fuera habitada hasta los años ochenta y de la que destaca la sala donde se oficiaban bodas, así como la casa Zekate, (pinchar encima), en lo más alto de Gjirokastra y considerado como uno de los mejores ejemplos de arquitectura otomana en toda Albania.

Esta hermosa ciudad también está dotada de lugares de interés como una fortaleza, el bazar, su preciosa mezquita del siglo XVIII y algunas iglesias de este período.

Ciudadela

Mención especial merece la ciudadela de la ciudad, situada estratégicamente dominando toda la ciudad y el valle, con unas vistas tan espectaculares que nos dejarán asombrados. Este lugar, que en su momento funcionó como prisión política durante la época comunista, cuenta con un museo militar que intenta ser un homenaje a la resistencia comunista durante la Segunda Guerra Mundial. Un sinfín de artillería alemana capturada así como sorpresas como un avión de la Fuerza Aérea Americana.

Consejo Viajero: Merece la pena subir a la ciudadela ya que está magníficamente conservada y las vistas son espectaculares. Otra opción es sentarse en la terraza del hotel Kodra para disfrutar de las vistas que ofrece de la ciudad y de la ciudadela.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Vistas de la Ciudadela de Gjirokastra, desde el Hotel Kodra. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Sin duda una ciudad preciosa en la que perderse, admirando edificios con mucha historia y dejándonos arropar por su cultura y su deliciosa gastronomía.

Bazar

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Fachada típica donde se concentran las cinco calles del Bazar de Gjirokastra. Al fondo en lo alto se encuentra la ciudad fortificada. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La localidad tiene un pequeño bazar con un punto de encuentro en una fachada de postal donde se concentran nada menos que cinco calles repletas de tiendas donde puedes comprar souvenirs del país, como alfombras, imanes, artesanía , etc. A continuación puedes ver la fachada, fotografiada y bordada por mí antes de emprender el viaje.

Fachada típica donde se concentran las cinco calles del Bazar de Gjirokastra. Al fondo en lo alto se encuentra la ciudad fortificada. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Mi bordado de la Fachada típica donde se concentran las cinco calles del Bazar de Gjirokastra. Al fondo en lo alto se encuentra la ciudad fortificada. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Objetos del Bazar de Gjirokastra. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Túnel de la Guerra Fría

Como curiosidad, deciros que en la ciudad sobrevive un túnel de la Guerra Fría con más de 800 metros de longitud y 59 estancias de los años sesenta que, además, se puede visitar por apenas 200 leks. (Dirección: Rruga Gjin Zenebisi, junto al Consulado griego).

El Cold War Tunnel es un bunker antinuclear que se construyó durante la década de 1960 debajo del Castillo de Gjirokaster para proteger a las autoridades locales ante un ataque químico. El túnel -un laberinto de pasillos y habitaciones- es en realidad una segunda ciudad escondida en las entrañas del monte sobre el que se erige el hermoso castillo medieval que domina Gjirokastra. La paranoia del régimen de Hoxa provocó la construcción de 750.000 búnkers en la época de la guerra fría en prevención a una presunta invasión del país por parte de los ejércitos capitalistas. Para los mandamás del régimen se construyeron búnkers antinucleares como este de Gjirokaster.

Dónde comer

Hay buenísimos restaurantes que encontramos vacíos y degustar buena comida albanesa. La mayoría se ubican en las calles del Bazar. El restaurante de comida tradicional Odaja, en una de las calles que parten del zoco como es Rruga Gjin Bue Shpata, es un buen lugar donde degustar platos sabrosos como el byrek, qofte o Kaçkavall (queso típico utilizado en el sur de los Balcanes) y Baklava (uno de los platos estrella de Turquía y de los Balcanes).

Posando en la terraza de un café en una de las calles del Bazar- Foto de Barbiegirl Travels Arts

Butrinto, yacimiento arqueológico albanés

Seguimos camino hacia Butrinto, más cerca de Grecia que nunca. Situado a apenas 25 kilómetros de Saranda, muy cerca de la frontera sur con Grecia, De hecho la isla de Corfú se aprecia con nitidez desde Saranda, Ksamil y la propia Butrinto.

Butrinto es el lugar más visitado del país con diferencia. Un tesoro que desde 1992, al igual que Gjirokastra y Butrinto, fue designado Patrimonio de la Humanidad: es un parque nacional que hace las delicias de los aficionados a la arqueología y la cultura mediterránea.

Por Butrinto (Butrint en albanés) han pasado ilirios, griegos, romanos, venecianos y otomanos, dejando su impronta en un collage diseñado por los rigores de la Historia durante varios miles de años.

Mapa a la entrada del yacimiento de Butrinto. Foto de Barbiegirl Travels Arts

El Parque Nacional del Butrinto (o Butrint) es uno de los lugares más impresionantes de Albania. Está formado por un paraje natural con yacimientos arqueológicos y hábitat de 2.500 hectáreas de lagunas de incalculable valor en términos de biodiversidad. Otra parte del Parque Nacional Butrint son las islas rocosas de Ksamil, a las que solo se puede llegar en barco privado o con una excursión.

Alrededores de Butrinto, marismas y al fondo la isla de Corfú (Grecia). Foto de Barbiegirl Travels Arts

Hay que pagar entrada pero merece la pena. En diferentes partes de Butrinto hay ruinas, estructuras y huellas de asentamientos humanos que van desde la Edad del Hierro hasta la Edad Media como un teatro romano, un antiguo baptisterio, una gran basílica, las murallas de la ciudad y dos castillos. Sólo se ha excavado una pequeña parte de la antigua ciudad romana y las campañas arqueológicas van sacando nuevas partes de la ciudad a la luz.

Los autobuses públicos parten desde Saranda cada hora, de 8:30 a.m. a 5:30 p.m desde el exterior del Centro de información de ZIT y regresan de Butrint cada hora.

El Horario de apertura de Butrint es de 9 a.m. a 16 p.m. Tenga en cuenta que durante el mediodía es cuando se concentra la mayor afluencia. Además, si visita durante el verano, también puede hacer mucho calor, por lo que es recomendable temprano en la mañana o a la tarde.

Posando en el yacimiento de butrinto, frente añ Mar. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Puerta del León

Puerta del león, Butrinto, Albania. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La puerta del León es una de las seis entradas de las murallas de época helenística ( siglo IV a. C.). Esta puerta con la imagen tallada de un león mordiendo la garganta de un toro simbolizaba la defensa de la ciudad. Su angosta entrada servía para que en caso de ataque no pudieran entrar muchos atacantes a la vez, y así pudieran ser abatidos con facilidad.

Teatro de Butrinto

El teatro griego de Butrinto a veces se encuentra mencionado como romano pero su construcción es del siglo IV a. C. , antes de que los romanos llegasen. Se aprovechó – como era tradición en los teatros y anfiteatros griegos- la ladera de una de las colinas de la acrópolis para asentar la construcción.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Teatro griego de Butrinto, Albania. Foto de Barbiegirl Travels Arts

El teatro servía para amenizar el ocio de sus habitantes. Ya en época romana se continuó usando, y de hecho se llevaron a cabo importantes reformas en el siglo III a.C, ampliando la cavea con una capacidad de 2.500 personas. La zona de la “orchesta” se llenaba de agua con vasos comunicantes con el lago, y en ocasiones aún permanece inundado, lleno de ranas que son el “eco” de las representaciones. Los nichos de la  “scaenae frons” tenían estatuas. El Festival de Teatro de los Balcanes se celebra cada mes de julio en el anfiteatro Butrint.

Escalinatas teatro griego Butrinto. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Baptisterio

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Aquí estoy frente al Baptisterio. Foto de Barbiegirl Travels Arts

En el siglo V d. C., el cristianismo florecía en Butrint y la ciudad tenía su propio obispo. El baptisterio circular fue construido en el segundo cuarto del siglo VI d. C., sobre un antiguo baño romano y pudo haber sido obra de artesanos con sede en la cercana Nicopolis.
Es el segundo baptisterio más grande del Imperio Romano de Oriente. Cada aspecto de la arquitectura y decoración (como el piso de mosaico) del baptisterio tiene una fuerte carga simbólica con el rito bautismal. Los pavos reales simbolizan el paraíso y la inmortalidad, mientras que el jarrón y las uvas, la Eucaristía y la sangre de Cristo.  En el centro se ubica la pila bautismal

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Baptisterio de Butrinto, Albania. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Basílica

Al igual que el Baptisterio, la Gran Basílica también es del siglo VI d. C. y presenta un mosaico paleocristiano en el pavimento, único en su especie. La basílica fue reconstruida en el siglo IX y las ruinas están bien conservadas para ver su estructura de tres naves con un crucero y un ábside poligonal exterior.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Basílica de Butrinto, albania. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Nave de la Basílica de Butrinto, albania. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Museo

En lo alto de la acrópolis se encuentra el museo. El edificio en forma de castillo es en realidad una reforma imitando el antiguo edificio medieval veneciana, hecho por los italianos que llevaron a cabo la excavación en los años 30 del siglo pasado.

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Castillo Butrinto, junto al museo del yacimiento. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad

Imagen desde el fuerte de butrinto, junto a la entrada del museo: Foto de Barbiegirl Travels Arts

Espero que os haya gustado este post de Gjirokastra y Butrinto, Patrimonio de la Humanidad. Para un país tan pequeño como Albania, atesorar tres lugares Patrimonio de la Humanidad (Berat, Gjirokastra y Butrinto) es algo muy especial.

Seguiré hablando de Albania; desde aquí podéis acceder a todas las entradas de mi viaje por Albania.

!Hasta pronto!

« | »

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.