Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg

Buenas viajeros,

Sigo contando nuestro periplo por Albania y deteniéndonos en el primer destino que visitamos: Krujë. A Kruje se la conoce como la ciudad albanesa de Skanderbeg, el “héroe nacional” sobre el que el nacionalismo albanés del XIX construyó su identidad nacional. 

Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg

La imagen de Skanderbeg está presente en el billete de 5000 leks. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Introducción

Gjergj Kastrioti, más conocido como Skanderbeg nació en Kruja y tras servir a los otomanos como astuto guerrero, se rebeló contra ellos, consiguiendo unir a otros líderes para encabezar la resistencia. Verás este nombre en prácticamente toda Albania, ya que las plazas principales de las ciudades o fortalezas toman su nombre de esta gran figura.

Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg, se halla a tan sólo 30 kilómetros de Tirana, la capital de Albania, lo que traducido en tiempo significa una hora de conducción. En lo más alto de la ciudad sobre la cima de la colina en la que se alza, se divisa el antiguo castillo, uno de los iconos del lugar.

Bandera de AlbaniaAquí bandera roja de Albania ondea con fuerza, con su águila negra de dos cabezas, junto al castillo. La bandera de Albania es una bandera roja con un águila bicéfala negra en el centro. Tiene su origen en un sello similar de Gjergj Kastriot Skanderbeg, que en el siglo XV condujo la revuelta contra el Imperio otomano, y que acabó en una breve independencia para Albania entre 1443 y 1478.  La bandera de Albania ha sido históricamente de color rojo oscuro o sangre con el águila bicéfala de color negro ubicada en el centro.

Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg

Tapiz que encontré en el museo Etnográfico de Kruje y representa a Skanderbeg y el castillo de la ciudad. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Estatua de Skanderbeg en el centro de Kruje. Al fondo están los restos de la ciudadela y castillo pero no son bien visibles los restos y ruinas que han quedado. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Cómo llegar a Kruje

Kruje se encuentra a tan sólo 30 kms al norte de Tirana pero la carretera alarga el viaje en coche en alrededor de 1 hora. Aún así, merece mucho la pena acercarse a esta ciudad fortificada, símbolo de la independencia del país.

Qué ver en Kruje

Se divisa la antigua muralla del castillo —levantada durante los siglos V y VI— y lo que queda de una de sus torres. A nuestro alrededor, montañas y más montañas. Cuentan que en pleno invierno, cuando la nieve lo cubre todo, la estampa es abrumadora. Además del castillo de Skanderbeg y el museo de su figura, destaca el museo antropológico, así como el bazar y la casa tekke.

Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg

Vista desde Kruje, en la subida a la fortaleza de Kruje. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Fortaleza del Castillo

En lo alto de la colina el Castillo de Krujë está protegido por la defensa natural de las faldas de la montaña, y por el cinturón de murallas y nueve torres que cierran su perímetro. En la Edad Media, Skanderbeg se sirvió de su ubicación y consistencia defensiva para dirigir las acciones bélicas encaminadas a luchar por el dominio de la actual Albania.

Fortaleza de Kruje, icono que aparece en el reservo del billete de 5000 leks. Foto de Barbiegirl Travels Art

Sentada en el Porsche del Guest House Rooms Emiliano. Un lugar súper curioso construido en el mismo monumento de las ruinas del castillo de Kruje. Foto de Barbiegirl Travels Arts

El Castillo de Kruja (en albanés, Kalaja e Krujës), es el símbolo de la resistencia albanesa contra los otomanos. Durante la revuelta albanesa de 1432-1436 Krujës fue asediada, pero el castillo resistió tres asaltos de los turcos con un ejército de y ni siquiera el propio Mehmed II “El Conquistador” logró quebrar la férrea defensa del castillo. Años más tarde, fue aquí donde Skanderbeg ondeó la bandera albanesa por primera vez el 28 de noviembre de 1443 y donde él, junto con su ejército, resistió con éxito a las fuerzas otomanas durante más de 25 años. Fue la primera vez que Albania no estuvo regida por otros pueblos.

Consejo Viajero:

Sube hasta lo alto de la fortaleza porque, junto a la antigua torre y casi anexado al propio monumento, se halla un pequeño guest house. Se trata de Rooms Emiliano, un negocio de alojamiento y restaurante regentado por una familia que lleva, generación tras generación, nada menos que 300 años viviendo allí, en pleno monumento. Las vistas desde este lugar son alucinantes con lo que merece la pena subir hasta allí y hacer unas cuentas fotos y también tomarse un café (espresso) albanés en el restaurante.                            

Tres jóvenes hermanos son los que ahora manejan el negocio, que resulta de lo más auténtico en especial porque dos de ellos son gemelos idénticos y el susto que te pegas al verlos «doble» es un tanto gracioso. Son atentos y especialmente serviciales. Además, el restaurante no sólo cuenta con mesas en pequeñas terrazas con increíbles vistas a las montañas y a la ciudad. También sobre la propia muralla del castillo, literalmente sobre la piedra, tienen dispuestas algunas de ellas.

Vistas increíbles de la Montañas desde la fortaleza del castillo de Kruje y el guesthouse Emiliano. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Hay más lugares visitables en la fortaleza, como el Teqe de Dollme de los Bektashi (lugar de oración de una secta Sufi islámica), los restos de la mezquita Fatih Sultan Mehmet y su minarete,el museo de Skanderbeg, un baño turco y el museo etnográfico nacional.

Museo Skanderbeg

Museo George Kastrioti Skanderbeg, en la fortaleza de la ciudad. Foto de Barbiegirl Travels Arts

El edificio que alberga el museo Skanberbeg es una construcción moderna que trata de imitar la forma de un antiguo castillo. Fue diseñado por dos arquitectos: Pranvera Hoxha, que no es otra que la hija del antiguo dictador Enver Hoxha, y su marido. 

Museo etnográfico nacional

Otro de los edificios importantes Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg, es el museo etnográfico nacional. Una antigua casa de 1764, construida por la familia Toptani, alberga el Museo Etnográfico de la ciudad.

Esta casa tradicional otomana, en el complejo del castillo debajo del Museo Skanderbeg. Este museo muestra el estilo de vida de una familia pudiente, donde no faltaba mini hammam (baño turco), utensilios para producir cuero, y molino de agua.

Casa Tradicional Otomana, perteneciente al Museo Etnográfico de Kruje. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Salón de la Casa Familia Toptani. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Las paredes de la casa están revestidas con frescos originales de 1764. En su jardín, por cierto, crece un olivo que la leyenda local cuenta fue plantado por el propio Skanderbeg. Merece mucho la pena entrar a visitar la casa. 

De vuelta al exterior continuamos andando y desandando cuantas calles empedradas encontramos a nuestro paso en la Ciudadela. Por aquí no circulan coches: todo es calma.

Seguimos en el interior de la antigua ciudadela, donde aún en la actualidad viven algunas familias.

Teqqe de Dollme de los Bektashi 

El teqqe un pequeño lugar de culto para los practicantes de la rama bektashi del islam, que se popularizó en la zona a comienzos del siglo XIX. A pesar de que se trata de un recinto de escasas dimensiones, siempre hay un guardia vigilando que todo el que lo visita, lo haga desde el respeto. Y no es para menos: en el interior de una especie de capilla decorada con alfombras, bordados y fotografías, descansan los restos de algunos de los últimos babas (padres espirituales).

Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg

Local de Kruje nos deleitó con su música. La gente albanesa es muy amable. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Bazar

Las calles estrechas del centro urbano bajo el castillo albergan el histórico bazar otomano. Restaurado en 2015 es un buen lugar para hacer compra de productos tradicionales y souvenirs, desde manteles bellamente bordados, cafeteras y platos de cobre.

Un buen lugar para comenzar a explorarlo es la calle (Rruga) de Pazari Vjeter, cerca del ayuntamiento. Las calles empedradas se cruzan asemejando un pequeño laberinto.

En medio de los tenderetes sobresale un minarete blanco: es la mezquita del bazar, también llamada Murad Bey Mosque, que fue construida durante la época otomana. Aunque durante los años de dictadura cerró y su minarete fue destruido, se recuperó en 1991 y hoy, además de tratarse de otro de los emblemas de Kruja declarado Monumento Nacional, es un motivo más que añadir a las razones por las que, definitivamente, una escapada a esta ciudad entre montañas merece la pena.

Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg

Vista de la calle del Bazar desde la fortaleza de Kruje. Los alrededores no mantienen la uniformidad arquitectónica y esta es la razón por la que no ha sido aún nombrada Patrimonio de la Humanidad. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg

Calle del bazaar en Kruje, donde comprar souvenirs del país. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Se puede pasear por sus callejuelas adoquinadas a tu aire, sin el agobio de que los tenderos nos insistan en que miremos o compremos sus productos. Echamos un ojo al género expuesto y encontramos desde los souvenirs made in China más típicos, a verdaderas joyas de la artesanía: alfombras, platería, productos de ganchillo y hasta zapatillas elaboradas con fieltro. Junto a todos ellos, una gran cantidad de antigüedades.

Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg

Souvenirs de Albania. No hay demasiada variedad, la verdad. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Hasta aquí la visita a Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg, que puede realizarse en medio día, con calma. Por su cercanía a la capital de Albania, Tirana, merece la pena hacer una visita.

Aquí estoy divisando la fortaleza del castillo de Kruje en Albania y su torre. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Equipo de viajeros Pangea en Kruje, la ciudad albanesa de Skanderbeg. Foto de Barbiagiel Travels Arts

Seguimos el recorrido del país. Podéis leer todas las entradas de Albania pinchando aquí.

!Hasta pronto!

 

« | »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.