Viajar a Groenlandia en otoño

Hola viajeros,

El mes de octubre 2021, que está a punto de acabar, ha sido de lo más fructífero en viajes. Empecé el mes viajando a Uzbekistan y lo acabo volviendo de Groenlandia. El post de hoy va de Viajar a Groenlandia en otoño, una estación que no es la más usual para la Isla del hielo, pero sí es ideal por la multitud de actividades y atractivos que ofrece.

Introducción 

Groenlandia es una provincia del reino de Dinamarca desde 1953, aunque ya dependía de este país desde principios del siglo XIX. Abarca un territorio 4 veces más grande que la Península Ibérica.

Groenlandia es la tierra de los inuits o esquimales. La palabra esquimal (eskimo, en inglés) significa comedor de carne cruda y es considerada despectiva en alguna zonas del Ártico, sobre todo en Canadá. Allí prefieren referirse a los pueblos aborígenes que llevan viviendo miles de años en el Ártico como inuits, que en su propio idioma significa “la gente”. En Groenlandia se usan indistintamente ambos términos.

La isla de Groenlandia apenas produce casi nada y reciben una gran subvención de Copenhague, hasta el punto de poder decirse que se les mantiene. El  99% de los productos del supermercado son importados. En el país apenas se produce nada más allá de conservas de pescado, alguna verdura y cerveza (hay una fábrica en Narsaq).

Es la segunda isla más grande después de Australia, y con el 85% de la superficie cubierta de hielo. Sus poco más de 57.000 habitantes se concentran en la zona sur, y en la costa, donde el hielo se derrite y da paso a la vida.

Viajar a Groenlandia en otoño

Imagen del comienzo del Inlandis o capa de hielo tomada en la costa, al sobrevolar Groenlandia. Son miles de kilómetros de hielo glaciares y fiordos. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Viajar a Groenlandia en otoñoLas zonas pobladas de Groenlandia están en la costa, en el sur y en el oeste, entre ellas, Kangerlussuaq, Ilulissat o Oqaatsut. Ilulissat fue fundada en 1741 y es la tercera ciudad groenlandesa en tamaño.  Oqaatsut es una localidad de pescadores y cazadores de focas se encuentra 21 km al norte de Ilulissat. Los colonos daneses del siglo XVIII la llamaron Rodebay, bahía roja. Kangerlussuaq, antigua base militar americana, tiene el aeropuerto más importante de Groenlandia y una población de 550 habitantes, De hecho la gente que vive aquí es básicamente el personal aeroportuario y sus familiares.
La región central de la isla está cubierta por un domo de hielo, el llamado Inlandis.

Viajar a Groenlandia en otoño

¿Por qué viajar a Groenlandia en otoño?

Normalmente los viajes a la isla del hielo se hacen en verano, obviamente la estación más cómoda para el turista. Pasarás algo de fresquete en verano pero las temperaturas estarán alrededor de los 13 grados de máxima. Sin embargo, en otoño, entre otras razones, te acercarás bastante a la realidad de nieve, hielo que vive Groenlandia durante todo el año, exceptuando los meses de verano.

Os doy a continuación las razones por las que Otoño es la estación ideal para viajar a Groenlandia.

Viajar a Groenlandia en otoño

Sonriente en la navegación en la Bahía de Disko. Ilulissat. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La temperatura en Otoño es aún soportable

Desde el punto de vista climático, Groenlandia se puede dividir en dos zonas climáticas bien diferenciadas: la zona costera que durante el corto verano está libre de hielo, y el interior de la isla que está cubierta durante todo el año por un amplia capa de hielo. Las temperaturas desde Septiembre a Diciembre oscilarán por debajo de cero como temperatura mínima y los 6 grados de máxima.

Posando en Ilulissat, Groenlandia, la tercera ciudad más importante del país y Patrimonio de la Humanidad. Está en suroeste de la isla. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Por ejemplo, a mitad/finales de Octubre tuvimos una mínima – 12 grados y una máxima de 4 grados, aunque hubo días de sensación térmica de -20 grados, (capítulo aparte y por una buena causa; ver las auroras boreales). De todas formas, que no os asusten estas temperaturas; son perfectamente soportables yendo bien equipado.

Admirar el inlandis en todo su esplendor

El Inlandis es esa gran capa de hielo que tiene hasta 3 km de espesor. El otoño es ideal para ver el comienzo de la capa de Hielo, cercano a la costa,  y en concreto en la población de Kangerlussuaq.

Visitar esta antigua base militar americana en otoño hará que veas paisajes nevados y el gran inlandis. Además, aquí está la única carretera en la isla, carretera de 25 km que construyeron los americanos por la base militar de esta población y que recorrimos con la agencia Albatros Arctic Circle para adentrarnos en la tundra y divisar el inlandis.

Puedes incluso caminar un poco por el hielo, con bastante cuidado y si llevas crampones, mejor que mejor. Lo de alquilar un vehículo, olvídate. No hay comunicaciones de carreteras entre los escasos pueblos, sólo se puede llegar de uno a otro en avión, en barco, o trineos de perros o motonieves atravesando la nieve. De hecho en todo el territorio solo hay 2 semáforos, y están en una misma calle de la capital Nuuk. Verás que viajar a Groenlandia por tu cuenta no es fácil.

Viajar a Groenlandia en otoño

Inlandis en Kangerlussuaq. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Viajar a Groenlandia en otoño

Inlandis en Kangerlussuaq. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Disfrutar de los preciosos poblados nevados

Ilulissat y Ilimanaq fueron varios de los poblados que visitamos en todo su esplendor y encontramos muchísima nieve, lo cual aumenta la belleza del hielo, si cabe.

Ilulissat, pueblo de alrededor de 5 mil habitantes que es famoso por estar en el fiordo de Ilulissat es patrimonio natural de Groenlandia de la UNESCO. El fiordo se extiende por unos 40 km entre el casquete de hielo de Groenlandia y la bahía de Disko. La espectacular bahía de Disko es uno de los imprescindibles en Groenlandia por los enormes icebergs, bloques de hielo de más de 60 metros que podrás ver desde tierra o durante la navegación.

Fiordo de Ilulissat y vista de la Bahía de Disko en el sendero a Semermiut, donde hay unas vistas impresionantes de la bahía. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Navegación Bahía Disko, Ilulissat. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Ilimanaq se localiza aproximadamente en la orilla sudoriental de la bahía de Disko, en la desembocadura del Fiordo de Ilulissat. Su población en 2008 era de 85 habitantes y en 2021 se ha reducido a la mitad.​ Sólo se puede llegar por barco a unas 2 horas de Ilulissat. El poblado lo vivimos tal cual es en invierno, lleno de nieve, con una población escasísima y animado por los preciosos huskies que sirven de perros de trineo y único vehículo para moverse. Un lugar único en el mundo.

Viajar a Groenlandia en otoño

Llegada a Ilimanaq en barco, Groenlandia. Foto de Barbiegilr Travels Arts

Viajar a Groenlandia en otoño

Ilimanaq nevado, un poblado diminuto con huskies. Foto de Babriegirl Travels Arts

Subirse a un trineo de perros con los inuits

Esta actividad es chulísima aunque sólo se puede hacer a finales de otoño y durante todo el invierno, pero nunca en verano porque tiene que haber mucha nieve. Nosotros no pudimos coger un trineo de perros porque no había suficiente nieve en Octubre, pero no pasa nada; hay que dejar algo para el próximo viaje.

Foto de Roberto Iván Cano

Los qimmeq son los perros de Groenlandia y son el tesoro más preciado de los inuits ya que es su único vehículo de transporte por tierra. Tuvimos la oportunidad de jugar con ellos y ver cómo les dan de comer ballena o foca únicamente, comida muy proteica, cuyas grasas son necesarias para correr hasta 200Km/día. Al igual que la Aurora, el comportamiento de los perros es hipnótico. Es recomendable no tocarlos, ya que se utilizan como herramienta de trabajo, no como mascota aunque nosotros achuchamos a los pequeños. Sin embargo, con la convivencia resulta imposible no cogerles cariño. El perro groenlandés es una de las razas más antiguas del mundo, de las más parecidas al lobo. Ha sido utilizada por los inuit de Groenlandia durante siglos para la caza y el transporte, está adaptada al frío y es increíblemente fuerte y resistente.

Qimmeq es el perro groenlandés, una raza pura y el mayor tesoro de Groenlandia. En la foto comiendo ballena. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Ver auroras boreales

Esta es la principal razón por la cual merece la pena viajar en otoño y sufrir un poco el frío y las temperaturas tan bajas. En verano es complicado ver auroras en Groenlandia, quizás en septiembre con algo de suerte puedas verlas.

Las auroras boreales son fenómenos meteorológicos que se localizan, por norma general, en las zonas cercanas al Círculo Polar Ártico. A diferencia de lo que muchas personas piensan, este espectáculo natural sucede durante todo el año. Lo que ocurre es que las condiciones para poder ver auroras son más favorables en otoño e invierno. Podéis pinchar en este artículo qué son las auroras y cómo cazarlas, que escribí a la vuelta de mi viaje por Laponia sueca en 2020.

Vimos unas auroras maravillosas en Kangerlussuaq, de las que os hablaré más adelante. Aquí una foto que lo demuestra.

Aurora Boreal en Kangerlussuaq, Groenlandia. Foto de Jose luis martínez @chenahauk2020

Equiparse para visitar Groenlandia en otoño

Ropa térmica bajo la ropa de invierno, a ser posible monos de nieve o pantalones de ski. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Ten en cuenta que las temperaturas, aunque soportables, son muy bajas para nosotros y es preciso equiparse muy bien y «a capas» para aguantar las bajas temperaturas.

-Calentar las manos y los pies en este viaje ha sido básico y estas plantillas que compré en Amazon me han salvado la vida.

-Decathlon es un buen lugar donde comprar camisetas y pantalones térmicos. !Cómpralos buenos y si es posible, de lana merino!

-Los Pantalones de ski o monos para esquiar son los mejores porque tienen una capa interna waterproof y son bastante calentitos

-Guantes táctiles para usar el móvil. Si encontráis alguno más gruesos que estos, mejor porque el frío que pasaréis en manos fotografiando las auroras es de aúpa.

Un buen abrigo, si puede ser, ligero pero que abrigue mucho, de pluma por ejemplo. Hay muchísimas marcas aunque una muy buena y con ropa estilosa es la de Geographical Norway.

-Botas de Apres ski. Yo me he apañado muy bien con las botas apres ski de Decathlon en viajes anteriores de mucho frío. En Iluslissat encontré estas botas en Ilulissat de hasta temperaturas de -25 grados y la verdad, es que me salvaron la vida la noche de las auroras.

Espero que os haya gustado esta entrada acerca de Viajar a Groenlandia en otoño. Seguiré escribiendo muy pronto sobre los lugares visitados. Podéis dejarme un comentarios si os apetece o preguntar cualquier cosa.

Si queréis leer acerca de los países visitados en Escandinavia y de todos los posts que he escrito sobre el ártico y en concreto Groenlandia, podéis pinchad aquí

 

 

« | »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.