Recorrer la Ruta de la Seda en Uzbekistán

Buenas viajeros,

Empiezo hoy mi primer post acerca de qué y cómo recorrer por tu cuenta la Ruta de la Seda en Uzbekistán, un país bastante fácil de visitar, seguro y muy interesante por la trascendencia cultural que tuvo la ruta en la historia y desarrollo de la humanidad. De hecho, la Ruta de la Seda fue sin lugar a dudas el más grande intercambio multicultural y lingüístico de la historia.

Introducción a la Ruta de la seda

La Ruta de la Seda fue una forma de establecer contacto con las grandes civilizaciones de China, India, el Cercano Oriente y Europa. Se convirtió durante siglos, en el puente entre dos mundos, un camino por el que circulaban comerciantes, sacerdotes, científicos, diplomáticos, soldados y aventureros quienes portaban, además de la seda, mercancías tales como porcelana, hierro o té, o grandes conocimientos de astrología, ciencia, idiomas y religión como el budismo.

Mapa de la Antigua Ruta de la Seda y países que atravesaba la ruta.

Iniciada alrededor del siglo I a. C, en época de Alejandro Magno, la Ruta de la Seda fue una red de rutas comerciales organizadas a partir del negocio de la seda china. Se extendió por todo el continente asiático, conectando a China con Mongolia, el subcontinente indio, Irán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Georgia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán, Arabia, Siria, Turquía, Europa y África.
Tras la conquista de Persia por los musulmanes a mediados del siglo VII, estos pasaron a controlar la Ruta de la Seda y, al extender después su dominio sobre el norte de África y la Península Ibérica, difundieron estos conocimientos técnicos que llegaron, por tanto, a España desde el norte de África. En 1453 el Imperio otomano conquistó Bizancio, y con ello cortó las comunicaciones y las rutas comerciales entre Oriente y Occidentelo que supuso el fin de la legendaria Ruta, que unía China con Roma, separadas por más de 8000 kms y que duró casi 2000 años.

¿Quién fue Marco Polo?

Aunque fueron cientos las caravanas que viajaron por la Ruta de la Seda, sólo unas cuantas personas lograron recorrerla completamente. Una de ellas fue Marco Polo, un joven veneciano que en 1271 partió a rumbos desconocidos junto con su padre y su tío, viejos mercaderes.

Recorrer la Ruta de la Seda en Uzbekistán

El libro de Marco Polo inspiró, entre otros, a Cristóbal Colón, quien poseía un ejemplar cuidadosamente guardado.

A su paso, Marco Polo se encontró con caníbales y adoradores salvajes de animales. Al menos eso cuenta en «El libro de las maravillas del mundo», obra mítica en la que el italiano capturó 24 años de viajes y descubrimientos en territorios lejanos y nebulosos.

Además de relatos casi fantasiosos entre rarezas, milagros y curiosidades, Marco Polo aportó invaluables datos sobre los países y los paisajes que conoció, así como la gente con la que trató, sus formas y costumbres, su alimentación, sus animales, sus cultos, los tipos de cultivos que manejaban, las joyas que portaban y hasta sus maneras de vestir. Dado que el explorador viajó por las provincias interiores de China, reveló a los europeos el color amarillo del célebre río Huang He, también un sistema de correos funcional, una fábrica de papel, la fuerza militar que tenía el país asiático y el uso extendido del papel moneda.

Samarcanda y Uzbekistán, centro del imperio de Tamerlán

El emperador Tamerlán (1336-1405) creó un esplendoroso pero efímero imperio en Asia Central, cuya capital era Samarcanda.

Muchos de los grandes puntos de interés de la Ruta de la Seda se encuentran en Uzbekistán.
Uzbekistán
es la tierra de Samarcanda -Maracanda para los griegos– la cual ya existía al menos unos 2.500 años atrás, cuando ya era la capital amurallada de la provincia de Sogdiana, un sátrapa del imperio persa Aqueménida. «Todo lo que he oído es cierto, excepto que es más hermosa de lo que me habría imaginado«, fue lo primero que atinó a decir Alejandro Magno al entrar en la ciudad recién conquistada. Corría el año 329 a.C.

Sin embargo, todo lo que hoy se puede apreciar en Samarcanda y resto de Uzbekistán corresponde a una época posterior, el siglo xiv, principalmente obra de otro gran guerrero llamado Timur, también conocido como Tamerlán. Inspirado por su amor al arte y su devoción a Alá, en los albores del siglo xv levantó la ciudad de Samarcanda desde sus cenizas y la convirtió en la flamante capital de su imperio que se extendió entre Persia y el Cáucaso.

Tamerlán recibió embajadas de todos los rincones del Viejo Mundo, desde China hasta Inglaterra y España.  Pinchando aquí podéis leer un artículo interesantísimo del gran emperador Tamerlán (1336-1405). Durante su reinado, y el de su nieto preferido Ulug Beg, se mandaron a construir la mayoría de las mezquitas y madrazas que todavía se conocen en toda Asia Central, entre ellas, Uzbekistán.

Consejo Viajero:
Recomiendo que leáis el libro «Embajada a Tamerlán« de Ruy González de Clavijo. Al frente de la expedición diplomática que envió Enrique III  en 1403 a Samarcanda, la capital del Imperio del Gran Tamerlán, marchó Ruy González de Clavijo. El viaje se prolongó por espacio de tres años y su detallado relato fue escrito a su regreso, en 1406. La minuciosidad de sus descripciones, sus noticias históricas, geográficas y antropológicas de la ruta de la seda y de Samarcanda, hacen de esta obra una de las más apreciadas por los orientalistas e historiadores que destacan la curiosidad e imparcialidad del narrador, así como su sobriedad y claridad de estilo.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts)

Los 4 destinos de la Ruta de la Seda en un viaje a Uzbekistán

Recorrer por tu cuenta la Ruta de la Seda en Uzbekistán es un viaje soñado. Uzbekistán tiene mucho que ofrecer: con sus ciudades faro de la ruta de la Seda, su triste historia de la desaparición del mar Aral, su peculiar gastronomía, su pasado soviético y sus generosas gentes entre otros muchos.

Uzbekistán, sin duda, es un país curioso, muy hospitalario que mezcla la cultura soviética con el Islam. Uzbekistán es la joya de la Ruta de la Seda, la cual combina una arquitectura gloriosa con una cálida bienvenida de sus gentes.

Para recorrer la Ruta de la Seda en Uzbekistán en aproximadamente 8-10 días hay cuatro lugares que no debes perderte; Tashkent, Samarcanda, Bujara y Khiva. 

Recorrer la Ruta de la Seda en Uzbekistán

Tashkent, el punto de partida 

Tashkent es el punto de inicio de la Ruta de la Seda en Uzbekistán y, aunque no es una ciudad tan turística como el resto, merece la pena dedicar un día del viaje a descubrir tanto su parte antigua como la moderna. En su área histórica destaca el complejo arquitectónico de Hasti Imam, una joya compuesta por dos mezquitas, un mausoleo y una madrasa. Dentro de ésta última -denominada Barak-Khan- se encuentra custodiado el “Corán de Usman”, el más antiguo del planeta, original del siglo VII.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts)

 

Por otro lado, la parte más cosmopolita de Tashkent fue renovada en 1966 después de que un terrible terremoto destruyera gran parte del lugar. Para su remodelación, se mantuvo el estilo soviético que predomina en la ciudad y se diseñaron tres plazas conmemorativas.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts)

Samarcanda, la joya de la Ruta de la Seda 

Al recorrer por tu cuenta la Ruta de la Seda en Uzbekistán no puedes olvidarte de Samarcanda. Se trata de la ciudad más importante del país, por lo que visitarla es imprescindible al viajar a UzbekistánSamarcanda fue la capital del Imperio Timúrida (1336-1405) y su relevancia histórica se ve reflejada en diferentes monumentos, como por ejemplo en el Gur-e-Amir, el mausoleo dedicado al gran emperador Tarmanlán, que muchos lo consideran el reflejo del Taj Mahal de la India. Por otra parte, uno de los lugares más impresionantes de Asia Central es el Registán de Samarkanda, una plaza que en la actualidad tiene diferentes madrasas, pero que en la antigüedad albergaba el bazar más importante de la época medieval, precisamente el punto más relevante de la Ruta de La Seda, donde se cruzaban los caminos de cada comerciante. 

En Samarcanda se encuentra además el complejo Necrópolis Shahi Zinda, un complejo único de antiguas tumbas (1370-1449 años) también llamado la “Calle cementerio”. Construcciones de mezquitas y mausoleos de los siglos XI-XV, extrañamente localizadas a ambos lados, con sus domos azules luciendo como un elegante collar visto desde arriba. Un lugar absolutamente impresionante.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts)

Bukhara, una parada obligatoria si vas a viajar a Uzbekistán 

Bukhara es una de las ciudades más bellas, asombrosas y sagradas de la Ruta de la Seda, de gran importancia para la religión islámica. Si quieres recorrer la Ruta de la Seda en Uzbekistán, Bukhara es parada obligatoria.

Lo cierto es que Bukhara sorprende sobre todo por el magnífico estado de conservación de su casco histórico. Uno de los elementos que más asombra a los turistas es el complejo del Poi Kalon, que incluye una madrasa, una mezquita y un minarete gigantesco. Se trata de un ejemplo de arte y arquitectura islámica espectacular.

Ninguno de los bazares de Uzbekistán es capaz de transportar al viajero hasta la antigua Ruta de la Seda como lo hacen los de Bukhara. Y es que, en esta ciudad predomina una red de mercados conectados entre ellos, destacando el Taki-Sarrafon -el bazar de los intercambios-, el Taki-Telpak Furushon -el bazar de los sombrereros- y el Taki-Zargaron -el bazar de los joyeros-.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts)

La sorprendente ciudad de Khiva 

El último punto de visita obligada al viajar a Uzbekistán y conocer la Ruta de la Seda es la pequeña pero hermosa Khiva, ubicada entre dos desiertos. Esta ciudad se divide en dos partes, por un lado, la Dichan-Kala, que se encuentra fuera de la zona amurallada, y, por otro, la Itchan-Kala, la zona interior. Concretamente, el área histórica y la más turística es la que se encuentra dentro de la muralla.

Khiva era una fuerte potencia comercial y fue prosperando como parte de la Ruta de la Seda después del año 1592, cuando el país la convirtió en su capital. Visitar esta ciudad resulta fundamental para conocer la importancia del recorrido, puesto que los comerciantes que llegaban hasta ella atravesaban enormes desiertos y territorios inhóspitos para poder llevar a cabo sus transacciones. 

Uno de los atractivos más importantes de Khiva es el minarete Kalta Minor, como representación de la época dorada de la Ruta de la Seda. Fue construido en 1851 por Mohammed Amin Khan, aunque nunca se llegó a terminar por culpa de su prematura muerte; de haber finalizado su construcción, su altura hubiese alcanzado a ver Bukhara. 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts)

Uzbekistán en la actualidad

  • Uzbekistán es hoy un país de territorio duro, de frías estepas y desiertos implacables, alejado de cualquier océano más que ningún otro lugar de la tierra y poblado por la más diversa combinación de etnias: uzbekos, turcomanos, tayikos, rusos, kazajos, turanios, kirguises, afganos…, de los más variados rasgos: mongoloides, chinos, eslavos, indios, persas, turcos.

    Ejemplo de multiculturalidad de la capital Uzbeka, muy presente en sus mercados. Foto de Barbiegirl Travels Arts

  • Limita al noroeste y al norte con Kazajstán, al sur con Afganistán, al noreste con  Kirguistán, al sureste con Tayikistán y al suroeste con Turkmenistán.
  • Junto con Liechtenstein, es uno de los dos únicos países doblemente aislados del mar, es decir, que desde Uzbekistán se han de atravesar dos fronteras como mínimo para llegar al mar.
  • El turismo es hoy en día el símbolo de la apertura que Uzbekistán inició tras la muerte en 2016 de su primer presidente, Islam Karímov. Este fue un líder autoritario y represivo que, tras la desintegración de la Unión Soviética, por temor a opositores políticos e islamistas llenó de inocentes las cárceles del país centroasiático.
    Con el nuevo presidente desde 2016, Shavkat Mirziyóyev, se han abierto las prisiones para miles de personas que despertaron las sospechas del régimen de Karímov; se han suprimido visados de entrada al país; se ha liberalizado el cambio de la moneda oficial, el som, con lo que ya NO hay que hacer declaración de divisas ni a la entrada ni a la salida. También se está reformando el sistema fiscal; se estimula a los pequeños emprendedores y además se han normalizado las relaciones con los vecinos, que fueron pésimas en tiempos de Karímov.

Mejor época para viajar a Uzbekistán

Según mi opinión, la mejor época para ir a Uzbekistán sería de finales de abril a mayo o de septiembre a octubre, que es justo la época en la que fui yo. Durante estos meses se evitan las temperaturas frías del invierno y el calor sofocante del verano. Además, así también se evitan las lluvias del invierno, permitiendo disfrutar más tranquilamente del país. Hay que tener en cuenta que cuanto más nos acerquemos al verano, menos riesgos de lluvias habrá. Por lo tanto, la primera quincena de mayo o la primera quincena de octubre se convierte en el momento ideal para evitar las lluvias del invierno y el calor del verano.

Exigencias para entrar en el país

Si vas a recorrer por tu cuenta la Ruta de la Seda en Uzbekistán, debes enterarte de cuál es la situación del País en cuanto la Covid.  Para entrar en el país, en Octubre del 2021 nos exigieron una prueba de COVID con resultado negativo hecha 48 horas antes de la llegada. Echa un vistazo a las recomendaciones de viaje  del Ministerio Asuntos Exteriores para Uzbekistán.

Con el nuevo presidente, el gobierno Uzbeko ha tomado varias medidas para fomentar el turismo:

  • Para viajar a Uzbekistán desde España, o cualquier país de la UE, ya NO es necesario un visado.
  • Ya NO hay que hacer declaración de divisas ni a la entrada ni a la salida.
  • Ya NO hay que presentar a la salida del pais las pruebas de registro en los hoteles.
  • Si viajas a Uzbekistán con medicamentos siempre esta bien llevar la prescripción de tu médico para evitar problemas.

Cómo llegar a Uzbekistán y moverse dentro del país

  • Recorrer la Ruta de la Seda en Uzbekistán

    Tren Talgo que une la capital uzbeka con Samarcanda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

    No hay vuelos directos desde España. Muchas compañías ofrecen opciones económicas, la mayoría con escala en Dubai o en Estambul hasta Tashkent, capital de Uzbekistán. 
  • La aerolínea Uzbekistán Airways ofrece vuelos internos.  Si vas a regresar a Tashkent desde Jhiva (la ciudad más lejana de las cuatro) el aeropuerto de Urgench (Khiva) es la mejor opción. Se puede llegar en avión a las siguientes ciudades: Tashkent, Samarcanda, Jiva, Bujara, Farg’ona, Namangán, Nukus, Qarshi, Termez, Urgench
  • Te recomiendo que uses el tren de Alta velocidad (española con trenes de Talgo) al menos para la ruta que une Tashkent con Afrosiyob (Samarcanda). El trayecto de 310 kilómetros entre Tashkent y Samarcanda lo hacen en tan sólo dos horas y quince minutos. Si buscas comodidad y velocidad este es tu tren, el preferido de los grupos organizados de franceses y coreanos.  Si prefieres mezclarte con los paisanos y compartir tés y sonrisas doradas, coge los trenes baratos. En esta web puedes ver los horarios  y a continuación te dejo una tabla con la ruta de tren entre las ciudades principales y horarios aproximados.
    Ruta   Horario Frecuencia Tipo de tren

    Tashkent – Samarcanda (310 km)

     

      07:28 – 09:42  Todos los días Afrosiyob
    08:00 – 10:08  Todos los días Afrosiyob
    08:30 – 10:38  Sábado y domingo Afrosiyob
    09:15 – 12:31  Todos los días Sharq
    18:45 – 20:53  Todos los días Afrosiyob

    Samarcanda – Bujará (270 km)

     

      09:50 – 11:19  Todos los días Afrosiyob
    12:44 – 15:09  Todos los días Sharq
    21:08 – 22:39  Todos los días Afrosiyob

    Bujará – Jiva (450 km)

     

      14:10 – 19:19  Lunes, jueves y sábado Fast Train
     
  • Tendrás que contratar un chófer para moverte por el país y poder llegar a aquellos destinos a los que no puedes llegar si no es en avión o tren. Pregunta en los hoteles. Aproximadamente, el precio del transporte desde Bujará a Jiva  puede rondar los 55 € por un trayecto de 450 kilómetros o 6 horas y media en recorrer. 
  • Coger taxis es una buena forma de moverte por las ciudades. Puedes ahorrar el trago y garantizarte un precio final muy económico y sin sorpresas reservando a través de la aplicación Yandex taxi. En Tashkent puedes coger el metro, por cierto bastante similar al de Moscú.

  • Si necesitas un buen contacto en el país que te organice los desplazamientos y sirva de guía turístico, tengo varios y hablan muy bien español. Pregúntame por instagram o email

Religión en Uzbekistán

El islam sunita es la religión dominante en Uzbekistán, con el 93% de la población del país, excepto el 1% de los musulmanes chiítas que viven principalmente en el territorio de Bujará y Samarcanda. El cristianismo es la otra religión mayoritaria con sus dos corrientes: ortodoxa rusa (4%) y catolicismo (% 3).

Conectados en Uzbekistán

El acceso a Internet para los viajeros en Uzbekistán deja mucho que desear. Las velocidades son lentas en relación con las tendencias mundiales, la disponibilidad limitada, un área de cobertura pequeña y la falta de soluciones para los visitantes pueden ser un dolor de cabeza.

Sin embargo, los operadores móviles en Uzbekistán están trabajando regularmente para ampliar sus zonas de cobertura, ancho de banda y velocidad de Internet. Actualmente hay cinco operadores móviles en Uzbekistán.  Beeline, Mobiuz y Ucell son los líderes del mercado y tienen la cobertura más amplia y fiable.

Puedes comprar tarjetas SIM del proveedor de servicios ‘Mobiuz’ en los aeropuertos internacionales de Tashkent y Bujará (Bukhara). Para hacer esto, debes presentar un pasaporte con un sello a la llegada a Uzbekistán y pagar la cantidad requerida por el plan de tarifas seleccionado. También hay puntos de venta Mobiuz en la estación central de trenes en Tashkent y en los Hoteles International y Sayohat (ambos en Tashkent).

Cambio de moneda

La moneda de Uzbekistán es el Som. Pinchando aquí puedes ver el cambio en tiempo real. Aproximadamente 1 eur equivale a 12 soms

En circulación se encuentran billetes de 100, 200, 500, 1.000 y 5.000 sum. Todos los billetes difieren en color. Se trata principalmente de monumentos culturales e históricos de Uzbekistán que se representan en las marcas de agua. En la actualidad, todos los billetes circulan, pero no se usan los billetes de hasta 100 sum ni las monedas.

Hasta no hace mucho era bastante habitual cambiar moneda en el mercado negro y con ello me refiero a cambiar el dinero a cualquier persona y en cualquier sitio (menos en lugares oficiales como bancos). 

A partir de Septiembre 2017 el Gobierno equiparó el mercado negro de divisas con el oficial, y ha prohibido hacer cambio en ningún otro lugar que no sea la sede de un banco. Nosotros encontramos cambios de 9.400 a 9.600 sums, siempre en bancos; y por más que probamos en plazas y tiendas no encontramos a nadie dispuesto a cambiarnos en el mercado negro, siempre nos enviaban al Banco. En muchos lugares ya se puede pagar con Euros, y te devolvían el cambio en euros también. NO te arriesgues y ve al banco a cambiar moneda.

Por otro lado, el tema del regateo está extendido en puestos de bazares, taxis, etc. Por lo general los precios son bajos pero no tanto como hace años. Hay que tener en cuenta que lo que es poco dinero para los occidentales, en comparación, es bastante dinero para los uzbekos. No es necesario apretar tanto a la hora de regatear y pagar lo que se considere justo.

Consejo viaero: ¡Para llevar el dinero en Uzbekistán necesitas una cartera grande y no verás ni una sola moneda.!

Alojamiento en Uzbekistán

Uzbekistán tiene una oferta hotelera enorme para la cantidad de turismo que tiene el país. En cuanto al precio de los alojamientos, nosotros pagamos una media de 58 € la noche por una habitación doble con desayuno incluido. Salvo la noche en la yurta, de la que os hablaré a continuación, todas nuestras reservas las hicimos a través de booking, ya que muchas veces encontramos buenas ofertas.

Nosotras finalmente no dormimos en una yurta por falta de tiempo pero siempre es una experiencia dormir en el desierto. En Uzbekistán puedes dormir en una yurta en el desierto de Kyzyl Kum (muy cerca de Khiva) si no lo has experimentado en otros países como Jordania o Irán (pinchad encima para leer en mi blog acerca de estos países).

Ayaz Kala Yourtes, Yurta en el desierto Uzbekistán, muy cerca de Khiva y Urgench

El Ayaz Qala Yurt Camp se encuentra a los pies de la fortaleza milenaria de Ayaz Qala, en los límites del desierto de Kyzyl Kum. Esto hace que la ubicación no pueda ser mejor, pegado al desierto, cerca de una de las fortalezas más importantes de Elliq-Qala y sin contaminación lumínica por la noche, permitiendo ver unos cielos estrellados espectaculares.
Las yurtas son las viviendas utilizadas por los nómadas de Asia Central y aunque realmente este campamento no es nómada, sí que tiene yurtas construidas a la manera tradicional, pero con algunas comodidades extras para los turistas. Una de estas comodidades extras son los colchones. Realmente una yurta típica no tendría colchones, se dormiría en el suelo. Las yurtas, obviamente no tienen baños, ni duchas; todo eso está fuera, en unas construcciones aledañas. En cuanto a la decoración de las yurtas, poseen ese aspecto tradicional que le da su estructura, las alfombras del suelo, las mantas que recubren las paredes… Además, cuentan con luz en su interior, aunque no con enchufes.  El precio es de aprox 80,00 €/noche en una yurta para dos con cena y desayuno incluido.

Seguiré hablando de Uzbekistán en las próximas semanas. y podréis leer todas las entradas pinchando aquí. Espero que esta entrada para Recorrer por tu cuenta la Ruta de la Seda en Uzbekistán os haya parecido interesante.

!Hasta pronto!

« | »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *