Shah-i-Zinda y Gur-Emir en Samarcanda

Hola,

Seguimos hablando de Samarcanda y de otros lugares indispensables que uno no se debe perder si va a pasar varios días en esta magnífica ciudad. Se trata de la Necrópolis de Shah-i-Zinda y Mausoleo Gur-Emir en la ciudad de Samarcanda.

Necrópolis de Shah-i-Zinda

El complejo Shah-i-Zinda es la ciudad de los muertos en Samarcanda. Shah-i-Zinda significa «el muerto (el rey) que vive». Consiste en varias calles de tumbas de refinados y vibrantes azules.

Shah-i-Zinda en Samarcanda

Entrada a la necrópolis  Shadi i Zinda tras subir las escaleras. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Shahi Zinda consta de once mausoleos, los cuales fueron construidos uno tras otro entre los siglos XI-XV. También llamada la “Calle cementerio”, estas construcciones de mezquitas y mausoleos lucen con sus domos azules como un elegante collar visto desde arriba.

En Shah-i-Zinda reposan los restos de muchos familiares de Tamerlán, y de miembros de la aristocracia militar y religiosa de la época de la dinastía timúrida (siglos XIV y XV). Sin duda, se convirtió en un gran centro espiritual, religioso y cultural de Asia Central.

El peregrinaje a la «tumba del rey viviente»

El complejo fue llamado “Shahi Zinda”, que en persa significa “El rey viviente”. Él, Kusam ibn Abbas, era uno de los que predicaba el islam en la región. Más tarde, el complejo se convirtió en un importante centro de peregrinaje que fue reverenciado por la gente como sagrado. Una peregrinación a él podía reemplazar el Hajj a La Meca.

De acuerdo con la leyenda, Kusam ibn Abbas, primo del Profeta Mahoma, llegó a Samarcanda en el siglo VII y, aún no islamizada, fue decapitado mientras oraba. Milagrosamente, recogió su cabeza entre las manos y se internó, guiado por el profeta Khizrt, en un pozo de esta ladera para seguir viviendo para siempre en sus profundidades. (La zona siempre había sido un lugar sagrado con manantiales de agua).

Shah-i-Zinda en Samarcanda

Cúpulas de la Necrópolis Sha-i-Zinda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La tumba de Kusam ibn Abbas atrae a Samarcanda muchos adherentes del turismo religioso y espiritual, siendo que incluso en la Edad Media, realizar un peregrinaje a la tumba del “El rey viviente” era igual a realizar el peregrinaje a la Mecca. La leyenda cuenta que la fuente de agua en la tumba posee poderes curativos.

La calle Cementerio

Shah-i-Zinda en SamarcandaEn torno a la tumba de Kusam ibn Abbas comenzó a formarse (en el siglo XIV), la primera necrópolis, de la que nos quedan algunas estelas, pues el gran florecimiento artístico del lugar tendrá lugar en tiempo de Tarmelán (Timur, con la reactivación de la citada leyenda, con evidente trasfondo político que justificara la nueva dinastía), creándose los 11 mausoleos de su familia y principales colaboradores.

Estos se colocan en torno a una estrecha y empinada calle que comienza en el iwan construido por Ulug Bek y termina en el morabito. La estrecha calle se abre a una nueva zona que permite disfrutar de la agrupación para volver con el monumento más delicado y venerado, la tumba de Koussam Ibn-Abbas, el primo de Mahoma y que da nombre al complejo por su leyenda.

Zona abierta y plaza de mausoleos, tras haber recorrido la primera parte de la calle de las tumbas de la Necrópolis de Shah-i-Zinda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Mausoleos de Koussam Ibn-Abbas y Shirin Bika Agha

Shah-i-Zinda en Samarcanda

Bóveda tumba de Koussam Ibn-Abbas en Shah-i-Zinda, Samarcanda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Parece imposible elegir entre los 11 mausoleos que componen Shan i Sinda.

La fachada en iwan del mausoleo de Shirin Bika Agha es tan magnífica como la de Kousam Ibn-Abbas, con mayólicas de azul cobalto y sus decenas de «mandalas» florales que invitan a la meditación o, simplemente, a la alegría de ver su magnífica policromía, tan exuberante.

En el interior, sin embargo, se suaviza el color y todo se vuelve de una delicadeza extrema. Un verdadero sueño de azul y oro.

Lo más destacable de Shirin Bika Agha es la cúpula, pintada al fresco como gran parte de toda la decoración interior y su representación de los siete cielos que se derraman desde la divinidad central hacia el mundo terrenal, con exquisita «lágrimas» de azules atauriques que se agrandan según descienden.

Bóveda de Shirin Bika Agha. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Datos prácticos de Shah-i-Zinda

Actualmente, la entrada para entrar en la Necrópolis de Shah-i-Zinda cuesta EUR 3.58.

Este es el horario de apertura de la Necrópolis de Shah-i-Zinda:
De abril a octubre de 7 a. M. A 8 p. M.
De noviembre a marzo de 9 a. M. A 5 p. M

A Shah-i-Zinda se puede llegar caminando desde la mezquita Bibi Khanum.

Mausoleo de Gur Emir

Tamerlán (Timur-i-Lenk, Timur el cojo, 1336-1405) forjó un imperio colosal que se extendía de la India al Mediterráneo y, por el norte, hasta las puertas de Moscú. En 1370 estableció su capital en Samarcanda. Murió en Otrar (Kazajistán) a los 69 años, camino de conquistar China.

No te olvides de visitar la tumba del gran Tamerlán en el mausoleo de Gur-e-emir, 1403, coronado por una cúpula azul.

Gur e-Amir, Tumba del rey

Gur-e-Amir, que significa «Tumba del Rey», nos indica que allí está enterrado el conquistador, cuyo epitafio «Si yo me levantase de mi tumba, el mundo entero temblaría» está cargado de leyenda; no obstante, el 22 de junio de 1941, el mismo día en que el arqueólogo Mijail Gerasimov exhumaba su cadáver, Hitler invadía Rusia. 

El mausoleo Gur-e-Amir comenzó a construirse en 1403 por orden de Tamerlán en el sitio de un conjunto erigido a fines del siglo XIV y comienzos del siglo XV por el príncipe Mohammed Sultán, en el sureste de la Samarcanda medieval.  Sobre la tumba en la que estaba sepultado Mohammed Sultán, se erigió una cúpula con un mosaico de increíble belleza.

La parte inferior de las paredes estaba hecha de mármol con revestimiento azul y dorado. Pero a Tamerlán no le gustó el edificio erigido, desmantelándolo e iniciando la construcción de un monumento aún más grandioso en su lugar.

Gur-Emir en Samarcanda

Cúpula azul del mausoleo Gur Amir, Samarcanda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

En 1405, durante su camino a la campaña en China, Amir Timur muere de neumonía en Otrar. A pesar de la existencia de un magnífico mausoleo construido para él en Shahrisabz, la ciudad natal de Timur, de la que os hablaré en otra ocasión, lo enterraron junto a su nieto, en el mausoleo Gur-Emir.

Gur-Emir en Samarcanda

Barbie en Samarcanda. En concreto en la entrar a la tumba de Gur e-Amir, Tamerlán. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La tumba de Tamerlán se caracteriza por la disposición de azulejos, la caligrafía árabe (una de sus inscripciones dice “Alá es inmortal”), los minaretes asemejándose a columnas, una cúpula inconfundible y ese toque azul que nunca falta. Hay una profusión de detalles elegantísimos que embellecen, aún más si cabe, al monumento más regio de Samarkanda. Para que no se escapen muchos de ellos lo mejor es permanecer todo el tiempo posible observando la delicadeza de tantos y tantos ornamentos enclavados en una estampa imponente. Conviene tomarse con calma una visita a Gur-e Amir, al igual que a las otras joyas del corazón de Asia Central.

Mausoleo de Gur-e-emir, Tamerlán. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Lo más curioso de todo es que el gran Tamerlán jamás quiso que ésta fuera su última morada en la Tierra. Él se había hecho construir una pequeña y humilde tumba en su ciudad natal, Shakhrisabz, a 90 kilómetros al sur de Samarcanda. Tamerlán había dejado muy claro que ni deseaba funerales ostentosos ni un gran monumento donde ser enterrado.

Gur-e Amir origen de Taj Mahal

Gur-e Amir s un edificio sublime cuya belleza sirvió de modelo para el Taj Mahal. La construcción de Gur-e Amir supuso un hito arquitectónico puesto que su modelo evolucionó hasta llegar al Imperio Mogol (los mongoles de la India, Dinastía iniciada por Babur en 1526, desdendiente de Tamerlán) y a un tipo de Arquitectura que estaría sumamente influenciada por la timúrida. De ese modo, podemos considerar al insigne mausoleo de Samarkanda el origen de la Tumba de Humayun (Delhi) y, por tanto, de la obra maestra mogol, el hermosísimo Taj Mahal. Gur-e Amir sería en términos coloquiales, el abuelo del más célebre monumento de mármol de la Historia.

India. Uttar Pradesh y Taj Mahal

P1210793Otro detalle a destacar es que a pocos metros del acceso a Gur-e Amir hay una calle dedicada a Ruy González de Clavijo, aquel madrileño que fue mandado por el Rey Enrique III en 1403 para hablar con Tamerlán y convencerle de una alianza contra los turcos. Y que llegó y nos narró todo un viaje a Samarkanda. Aunque su empresa no gozó del éxito buscado ya que muy poco después Tamerlán moriría enfermo y tuvo que volverse a casa sin alianza posible.

Afortunadamente el mejor regalo vino en sus escritos, siendo uno de los primeros y más importantes relatos de viajes que se conservan de la Edad Media. Sin duda, Ruy González de Clavijo es un personaje desconocido en tierras castellanas de donde salió, pero con un peso importantísimo en la historia por haber documentado el período más álgido del Imperio de Tamerlán. Os cuento un poco de este personaje Ruiz de Clavijo y sus escritos de «Embajada a Tamerlán«  a continuación.

Recorrer la Ruta de la Seda en Uzbekistán

Datos prácticos de Gur-e Amir

Actualmente, la entrada para Mausoleo de Gur-e-Emir cuesta al cambio alrededor de EUR 3.04.

Gur-Emir abre diariamente de 9 am a 6 pm.

Aproximadamente el tiempo de la visita supera las dos horas.

Si os ha gustado esta entrada de la necrópolis de Shah-i-Zinda y mausoleo de Gur-e Amir, os invito a que me dejéis un comentario y os recuerdo que pinchando en este link podréis acceder a todos los posts escritos de Uzbekistán.

!Hasta pronto!

 

 

« | »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.