Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

!Hola viajeros!

Continuamos con el viaje por Uzbekistán y hacemos parada en Bukhara o Bujará, la ciudad más persa y menos rusificada de Uzbekistán. Esta es también una de las cuatro ciudades que recorre la mítica Ruta de la Seda en el país.

Cómo llegar a Bujará

Bujará fue la tercera ciudad que visitamos en nuestro itinerario por Uzbekistán. Samarcanda y Bukhara se encuentran separadas por unos 280km que se hacen normalmente en autocar. Al igual que en Kirguistán, en Uzbekistán las carreteras no están en buen estado pero tampoco son horribles.

Bujará, la ciudad más persa de UzbekistánTen en cuenta que también se puede hacer este trayecto en tren.

Si pinchas en esta web puedes ver los horarios  y a continuación, te dejo una tabla con la ruta que cubre las ciudades de Samarcanda Bujará  y horarios frecuencia aproximada de las modalidades que hay para viajar en tren.

Samarcanda – Bujará (270 km)

 

09:50 – 11:19 Todos los días Afrosiyob
12:44 – 15:09 Todos los días Sharq
21:08 – 22:39 Todos los días Afrosiyob

 

Si luego vas a viajar de Bujará a Jiva, te recomiendo también que lo hagas en tren ya que es un trayecto bastante largo, 45o km, por un desierto seco que tampoco tiene demasiados atractivos. Revisa la web de los ferrocarriles uzbecos para confirmar salidas y llegadas y posible cambios de horario.

 Bujará  – Jiva (450 km) 14.10– 19:19 Lunes jueves y sábados Fast train

Historia

Esta ciudad es considerada por los musulmanes Ciudad Santa del Islam en Asia Central. Bukhara, Bujará, Buxoro o los mil nombres de una ciudad única, ha sido históricamente muy persa y uno de los mayores Pilares de la religión musulmana. En Asia Central siempre fue Ciudad Santa, aunque tras la caída de su último Emir y la llegada de la Rusia comunista que se alargó 80 largos años, su alma islámica se enfrió hasta quedar prácticamente helada (el bastión uzbeko de la religión musulmana está ahora en el Valle de Fergana).

Bujará vivió su primera época dorada entre los siglos IX-X cuando el Imperio Samánida la convirtió en su capital. En este época Bujará se convirtió en uno de los centros culturales más avanzados del mundo, rivalizando con Córdoba o El Cairo.

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Vista de Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Bujará conoció en el siglo XVI su segunda época dorada, cuando los uzbecos Shaybánidas hicieron de ella la capital del Janato de Bujará. La ciudad se convirtió en una inmensa zona comercial, religiosa y cultural, llena de bazares, caravasares, más de 300 mezquitas y madrasas para alojar a más 10.000 estudiantes.

A mediados del siglo XVIII, Bujará se convirtió en un emirato, a menudo regido por sangrientos emires. Sus gobernantes no dudaban en asesinar a todo aquel que pudiese suponer un peligro para conservar su trono e incluso hasta emisarios de delegaciones de otros países. Tras pasar a ser un protectorado ruso en 1868, fue anexionada por la URSS en el año 1924.

Qué ver

Bujará es bastante extensa. Deberías considerar pasar aquí dos noches al menos, aunque a mí se me quedó corta de visita de 2 días. Se puede decir, además, que todo es accesible a pie y que en un par de días es posible haberla recorrido casi por completo, Más allá de sus más de cien monumentos protegidos, esta ciudad es bonita por sí misma. En 1993, el centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por ser el ejemplo más completo de metrópolis medieval existente en Asia Central.

Mapa del centro de Bhukara

Fortaleza del Arco (Ark)

Para comenzar la visita, un buen lugar para empezar y mucho mejor si es al atardecer, es el Ark o Fortaleza del Arco. Esta inmensa fortaleza es el conjunto más antiguo de la ciudad (su origen se remonta al siglo V) y cuenta con muchos patios, residencias y otros edificios que los emires utilizaban en la época. Actualmente muchos de ellos son utilizados como museos, como el popular museo arqueológico o el museo de historia de Bukhara, con interesantes objetos y documentos de la época zarista.

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Entrada a la fortaleza de Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Las murallas que rodea el conjunto histórico han sido recientemente restauradas y son imponentes. Frente a la entrada principal encontramos la plaza del Registán, el lugar donde se realizaban las ejecuciones de los criminales. La entrada a la fortaleza es de pago y hay que estar atento a los horarios pues varían según el día.

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Espectacular la muralla de la Ciudad de Bujará, que rodea al fortaleza. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Las murallas de la fortaleza del Arco  fueron construidas en el siglo VII y protegen la antigua ciudadela de Bujara, con suntuosas madrazas y mezquitas como la de Kalon, con cúpulas de azulejos color turquesa y un enorme minarete de 47 metros de altura.  Según las investigaciones y excavaciones arqueológicas la ciudad se fundó en los ss. III-IV adC. Por supuesto, durante el tiempo de su existencia la fortaleza fue destruida por completo y construida de nuevo más de una vez. Aquí se situaba el palacio de los gobernadores de Bujara hasta 1920.

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Espectacular la muralla de la Ciudad de Bujará, que rodea al fortalezaAl fondo se ve el complejo arquitectónico de Bujará en concreto, el Complejo Poi Kalon . Foto de Barbiegirl Travels Arts

Hoy en día, la Fortaleza Ark – es un gran museo. En su territorio están funcionando el Departamento de la Historia, que le contará la historia de esta tierra desde los tiempos más antiguos hasta nuestros días, el Departamento de la numismática y de la epigrafía, que contienen una colección valiosa de monedas antiguas, y el departamento de la naturaleza de la región de Bujará.

Las vistas de la ciudad de Bujará desde la fortaleza son una pasada. Dedica un a atardecer para contemplar las bóvedas mezquitas y minaretes de la ciudad.

Espectacular la muralla de la Ciudad de Bujará, que rodea al fortaleza. Aquí estamos posando con el grupo dentro de la fortaleza.. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Mezquita Bolo-Khauz

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Mezquita Bolo-Khauz, Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Cerca del Ark está la mezquita Bolo-Hauz, construida en el año 1718.  Se encontraba en el Registan o plaza central de Bhukhara, donde no ha sobrevivido ningún monumento más hasta nuestros días.

Lo que más llama la atención de esta mezquita es su pórtico de esbeltas columnas de madera (aiwan). Se trata de una de las mezquitas más curiosas y diferentes que ver en Bujará.

Data de principios del siglo XVII y durante mucho tiempo fue el templo oficial para las oraciones del emir y para su coronación. Actualmente sigue siendo utilizada como mezquita y se realizan plegarias y oraciones a diario, por lo que no podrás pasar a su interior a no ser que seas musulmán. No olvidemos además que Bukhara es considerada el centro espiritual del país.

El Complejo Bolo-Hauz está construido frente a un estanque que ya no existe. De hecho el significado de este lugar es el «estanque de los niños». Los estanques en Asia central servían para dotar de agua a la población, vendiéndola en unos recipientes de cuero en los bazares. Este estanque continuó suministrando agua hasta que las autoridades soviéticas debieron secarlo a comienzos del siglo 20 para prevenir epidemias.

Mezquita Bolo-Khauz

Mezquita Bolo-Khauz, Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Complejo Poi Kalon

Si la Plaza del Registán es el corazón de Samarcanda, el corazón de Bujará es el Complejo Poi Kalon, formado por el minarete Kalon, la mezquita Kalon (sigue funcionando hoy en día como escuela coránica) y la madrasa Mir-I-Arab. Mucho menos conocido y fotografiado que la Plaza del Registán, este conjunto con historias diferentes se fusionan para crear el escenario más auténtico de Bujará. Esta es una de las plazas que hay que ver de día y de noche. Todos los monumentos que forman el complejo fueron construidos entre los siglos XII y XVI.

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Complejo Poi Kalon en Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Minarete Kalon  y entrada a la madrasa del Complejo Poi Kolon en Bujará.. Foto de Barbiegirl Travels Arts

El minarete Kalon fue levantado en 1127 y en ese momento era el más alto de toda la región con sus 47 metros de altura. Tiene una base de 9 metros de diámetro y 6 metros en la parte más alta, y es uno de los emblemas de Bujara. Fue el primer monumento del territorio en el que se empezaron a utilizar los azulejos azueles tan característicos de Uzbekistán y de Asia Central.

Con sus 47 metros de altura, el minarete Kalon llegó a ser unos de los edificios más elevados de Asia Central. Este faro de la Ruta de la Seda sería lo primero que viesen viajeros y comerciantes cuando se dirigían a la ciudad, ha sobrevivido a terremotos e incluso al mismísimo Gengis Khan.

Cuenta la leyenda que su belleza impresionó al mismísimo Gengis Kan (un guerrero y conquistador mongol), quien perdonó al monumento y no lo derribó. No corrió la misma suerte la mezquita que sí fue destruida y en su lugar se alza la que podemos ver en la actualidad. El tamaño del minarete y sus magnífica 14 bandas ornamentales que se retuercen creando variadas formas geométricas sobre el ladrillo, dejaron tan boquiabierto a Gengis Khan que decidió no convertirlo en polvo.

Terraza en el complejo Poi-Kalon, Bujará, desde donde contemplar las mejores vistas de la plaza. Se encuentra en una de las entradas de la misma. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Y no sólo puedes ver el complejo a ras de suelo, donde los pocos turistas que llegan a esta ciudad se arremolinan para hacer fotos. También puedes subir a una terraza que hay frente a la plaza para tomar un té o un refresco con las mejores vistas de Bujará.. He intentado encontrarla en Internet pero no lo he conseguido. Sin embargo, os dejo una foto que hice desde la plaza Poi Kalon.

Disfrutar de Poi Kalon requiere su tiempo. Conviene ser pacientes y jugar con las horas del día y la luz del sol donde captar un ángulo diferente, otro color, otro brillo.

Dentro de la mezquita del complejo Koi Polan, Bujará. Foto de Bsrbiegirl Travels Arts

Dentro de la mezquita del complejo Koi Polan, Bujará. Foto de Bsrbiegirl Travels Arts

La Mezquita Poi Kalon o mezquita de los viernes no sólo es la más importante de Bukhara sino una de las más grandes de Asia Central, superada tan sólo por Bibi Khanum, en Samarkanda. Aunque su origen viene nada menos que del año 795 después de Cristo y parece que fue agrandada por Ismail Samani (fundador persa de la Dinastía Samánida, que renunció al Zoroastrismo por el Islam), su estructura actual es de mediados del Siglo XVI, una vez las tropas de Genghis Khan la destruyeron por completo. Genghis Khan la vio tan hermosa que creyó que no era una mezquita sino el Palacio del Emir y por eso la mandó prender fuego. Sólo tendría piedad con el minarete, ya que fue lo que verdaderamente le asombró.

Madrasa Mir-i-Arab,  Poi Kalon, Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La Madrasa de Mir-i-Arab, del Siglo XVI, al igual que la mezquita, pertenece uno de los Centro de Enseñanza Islámica con más renombre de la región centroasiática. Mir-i-Arab, que significa “Príncipe de los árabes”, es la plasmación en piedra y azulejo de la obra religiosa de Sheikh Abdullah Yamani, amigo y consejero espiritual del Khan de la época, el shaybánida Ubaydullah.

Enfrentada puerta con puerta a la mezquita, posicionalmente hablando, supuso el remate indispensable para alcanzar lo sublime en la plaza central de la ciudad. Poi Kalon ya tenía lo que le faltaba para entrar dentro de la perfección como uno de los conjuntos monumentales más admirables no sólo de Asia sino del mundo.

Vista completa del Complejo arquitectónico de Poi Kalon, Bujará. foto de Barbiegirl Travels Arts

Plaza Lyabi-Hauz

Plaza Lyabi-Hauz y Madrasa Nadir Divanbegi. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Lyabi-Hauz, ubicada en el corazón del centro histórico de esta «ciudad museo», es la plaza principal de Bukhara y para mí, la plaza más persa de todo Uzbekistán.

Plaza Lyabi-Hauz. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Plaza Lyabi-Hauz. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Construida en 1620 alrededor de un estanque que proporcionaba agua potable a la gran villa, todavía conserva un cierto aire tradicional y local a pesar de los negocios turísticos que han ido proliferando alrededor de la misma. Además, es la principal zona de ocio gracias a las diferentes terrazas, bares y restaurantes que suman alrededor, sobre todo al caer la tarde.

Madrasa Kukeldash, Foto de Barbiegirl Travels Arts

En esta plaza hay dos madrasas importantes: la Madrasa Nadir Divanbegi, ubicada en el este y que data de 1622, y la Madrasa Kukeldash, en el norte y fue construida en 1569 por orden del emir Abdullah II (en esa época fue la más grande de Asia Central). Tanto al norte como al oeste de la plaza encontrarás los bazares más típicos de Bujará, unos auténticos laberintos de callejuelas y hogar de antiguos comerciantes tradicionales. Hoy en día dan cabida a pequeños puestos de souvenirs de textiles suzani bordados, hilos de tela ikat y hermosas cerámicas.

Es un buen lugar para sentarse a tomar algo, echar un vistazo a los productos artesanos que se venden alrededor del estanque y/o madrasas o simplemente darse un paseo.

Madrasa Kukeldash  en Bujará. foto de Barbiegirl Travels Arts

Madrasa Ulugbek y Abdul Aziz Jan

La Madrasa Ulugbekla más antigua de Asia Central, es uno de los lugares más especiales de la ciudad. El templo data de 1417 y destaca por encima de las demás por sus bellos azulejos que no han sido restaurados del todo a diferencia de otros monumentos. Justo en frente encontramos la Madrasa Abdul Aziz Jan. Ésta fue construida en el siglo XVI y no ha sido restaurada completamente (se pueden ver algunos elementos de la construcción original). No han corrido la misma suerte las celdas de los estudiantes, al igual que Ulugbek.

Madrasa Ulugbek a la derecha de la plaza, Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Madrasa Bukhara

Madrasa Ulugbek, Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Chor Minor

Chor Minor, Foto de Barbiegirl Travels Arts

Uno de los imprescindibles principales que ver en Bukhara es Chor Minor, una pequeña madrasa (escuela coránica) de gran belleza. Se caracteriza por sus cuatro torres coronadas por cúpulas turquesas hechas con mosaicos y que a diferencia de lo que sugiere su nombre no se trata de minaretes, sino de torres y una cúpula central situada en medio de ellas.

Se dice que cada una de las torres, decoradas de una forma diferentes, hacen referencia a las cuatro grandes religiones: el Catolicismo, el Cristianismo ortodoxo, el Budismo y el Islam.

Apartado de la zona turística de la ciudad se encuentra escondido entre estrechos callejones y casas de barro.  Su nombre Char Minor, que significa ‘Cuatro minaretes’, puede traer a confusión, pues ni es una mezquita ni desde ninguno de sus cuatro ‘minaretes’ se llamaba a la oración. En realidad este edifico era uno de los pabellones de entrada a una madrasa construida en el año 1807 que ya no existe. El origen de su construcción es un tanto incierto pues algunos documentos lo sitúan a finales del siglo XVII y otros a principios del siglo XIX. El hecho de ser un edificio tan atípico (es el único de este estilo en Uzbekistán) y de no existir construcciones similares hace que su origen y motivación para su construcción sea todavía un misterio. Lo que está claro es que se trata de uno de los monumentos más fotografiados de Bujará.

Pintoresco Mercado comida en Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Mercados, bazares y caravanserais en Bujará

Uno de los principales encantos que tiene Bujará son sus zocos y mercados. La ciudad cuenta con varios zocos algunos cubiertos y otros al aire libre. Si bien antaño estaban separados en función de las mercancías que vendían, hoy en día, están compuestos por tiendas variadas que buscan atraer la atención de los turistas.

El mercado de comida de Bujará me pareció el más espectacular y pintoresco de todos los que vimos en Uzbekistán, incluso mejor que el de Tashkent, Chorsu, del que os hablo aquí.

Dedicamos un tiempo a probar sus dulces, diferentes tipos de panes y comprar especias, uno de los mejores regalos y recuerdos que puedes llevarte del país.

Bujará es la mejor ciudad para comprar souvenirs. Podréis encontrar, entre otras cosas, utensilios de metal hechos por los herreros, alfombras, bordados o pañuelos de seda.

Mercado dulces de Bhukhara. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Bazar de Bhukhara. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Encontraréis varios recintos de cúpulas o abovedados que componen los bazares cubiertos que se formaron de la unión de talleres de los artesanos, galerías de los comercios y negocios.

Allí podrás contemplar el espectacular Taqi Zargaron o bazar de los joyeros. También está Taqi Telpak Furushon o bazar de los tejedores de alfombras, En la actualidad, los locales son utilizados para vender textiles, miniaturas, artesanía de todo tipo, souvenirs, cuadros, ropa y hasta sombreros.

Bazar de Bhukhara. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Además de estos recintos abovedados, hay innumerables lugares donde comprar por las calles. Como en el resto de las ciudades uzbekas, en los caravanserais y antiguas madrasas (escuelas del corán) encontraréis puntos de venta de artesanía. El caravanserai es un antiguo tipo de edificación surgido a lo largo de los principales caminos donde las caravanas que hacían largos viajes de muchas jornadas podían pernoctar, descansar y reponerse los viajeros y animales.

Se encuentran en cualquier lugar de la ruta de la seda, aunque el que más me gustó fue Zeinodin Caravanserai. que visité en pleno desierto cerca de Shiraz, irán.

Mausoleos Ismail Samani y Chasma- Ayub

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Mausoleo de Ismail Samani. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Estos dos mausoleos están muy cerca el uno del otro. Atravesando un parque lleno de vegetación, donde verás un pequeño parque de atracciones, llegamos al mausoleo de Ismail Samani. No sólo es el mausoleo más antiguo de la ciudad sino que también es el monumento musulmán más antiguo de Bukhara, pues está datado de principios del siglo X. En él encontrarás las tumbas de Ismail Samani, fundador de la dinastía Samánida, de su padre y de su nieto. El mausoleo destaca por la originalidad de su estructura (una sencilla construcción de ladrillo con una gran cúpula) y por haber sido restaurada hace poquito.

A pocos minutos de Ismail Samani encontramos el mausoleo Chashma Ayub. Este monumento fue construido en el siglo XII. El emir trajo arquitectos de distintas partes de Uzbekistán por lo que es posible apreciar rasgos y características diferentes y no tan típicas de la región de Buhkara. Más bien de la región de Corasmia, cuya capital fue Jiva. Para entrar a los dos mausoleos es necesario pagar una entrada aunque son muy económicas.

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Mausoleo Chashma Ayub, Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Dónde comer

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

Foto de la mesa en la terraza de Xon Atlas, Bujará. Foto de Internet

Cualquiera de los días que pases en Bujará deben terminar, casi por obligación, en algunos de los excelentes restaurantes de comida uzbeka que hay repartidos por la ciudad. Será el mejor epílogo de un destino que no olvidaréis. Solo como propuesta, por ejemplo, ponemos el Old Bukhara, aunque hay muchos y muy buenos. El restaurante Old Bhukhara es uno de los restaurantes con mejor puntuación en Trip advisor por la calidad de su comida en particular. No tiene vistas a la ciudad pero sí un patio muy bonito. Se suele servir un menu bastante completo con los platos típicos del país. Aquí puedes ver el Menú.

El restaurante Minzifa es uno de los más populares por la comida uzbeka con estupendas vistas al centro desde su terraza.

Si quieres una cena mirando al complejo Poi Kalon, no te pierdas el restaurante Xon Atlas, con estupendas críticas de la calidad de los productos y comida

Dónde alojarse

Bhujhara tiene múltiples opciones de alojamiento y muy bien ubicadas, en el mismo centro de la ciudad, a escasos metros de la plaza de Lyabi Hauz. Pinchando aquí puedes acceder a los mejores hoteles en Bhukhara según Booking.

Bujará, la ciudad más persa de Uzbekistán

En nuestro Hotel en Bujará. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Uno de ellos es el Lyabi-House Hotel. Un hotel que se ubica a escasos metros de la plaza Liabi-Khauz. Las habitaciones son amplias, con una decoración sencilla, pero adornadas con detalles como cuadros uzbekos, algunas telas o fotografías de la ciudad.  El hotel fue propiedad de un rico comerciante de finales del siglo XIX y el arquitecto que se encargó de su construcción y de la decoración del interior fue el mismo que hizo el palacio de verano del Emir de Bujará, ni más, ni menos. Y esto se traduce en un impresionante porche techado que aún conserva las columnas talladas originales y un, aún más impresionante, salón-comedor decorado con pinturas colores, cristales y formas de estuco. En esa sala es donde se dan los desayunos y también donde se puede ir a comer o cenar, aunque no te alojes allí.  Aunque no os alojéis aquí, intentad cenar en su restaurante. Precio: aprox 70 €/noche en habitación doble con desayuno buffet incluido.

El hotel Minzifa es una maravilla también por la arquitectura uzbeka y la proximidad al centro y a sólo 15 minutos caminando de la Fortaleza del Ark. El precio es de alrededor de 50 eur/habitación doble y desayuno incluido.

Espero que os haya gustado este post sobre Bujará, la ciudad más persa de las que vi en Uzbekistán. Dedícale un par de días porque es un lugar muy especial.

Si quieres leer acerca del resto de las ciudades que visité en Uzbekistán, puedes hacerlo pinchando aquí.

!Hasta pronto!

 

« | »

2 comentarios

  • Iraide says:

    Hola Bárbara.

    Estoy impresionada, francamente.
    Este blog demuestra lo minuciosa y detallista que eres y el cuidado que pones en mostrar todo lo que has visto y aprendido en tus viajes.
    Como viajera, no puedo sino reconocer este esfuerzo y lo valioso que es para quienes necesitamos de estos datos.
    Gracias de nuevo y un abrazo!

    • Barbara Garcia says:

      MUCHAS GRACIAS A TI, IRADIE
      Me alegra mucho ver que estos posts sirvan de verdad a gente que está planeando sus viajes. Estoy segura que montarás un viaje alucinante.
      Cualquier cosa que necesites, ya sabes dónde estoy. Disfrutad mucho de Uzbekistán 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.