Guía para escapada a Marsella en verano

Buenas viajeros,

Hoy os dejo en este post una completa Guía para escapada a Marsella en verano. En este post hablaremos largo y tendido de la ciudad francesa mediterránea por excelencia y os contaré todo lo que se puede hacer en un viaje de 3-4 días a esta hermosa ciudad mediterránea, combinando con otros destinos cercanos en La Provenza como Aix en Provence y Cassis.

Guía para escapada a Marsella en verano

Notre Dame a lo alto de la ciudad, vista desde el puerto. Foto de a.personal.photo.diary@instagram.com

Introducción a Guía para escapada a Marsella en verano

Marsella es la ciudad más antigua de Francia. La vieja Masalia griega se fundó y desarrolló como un importante núcleo comercial a partir del año 600 antes de Cristo. Hoy en día, ocupa el tercer puerto más importante de Europa, detrás del puerto de Rotterdam y Amberes.

Marsella disfruta de un clima mediterráneo que permite gozar de inviernos no demasiados fríos, pero sí bastante húmedos. Durante el verano las lluvias son escasas y las temperaturas cálidas y agradables, lo que permite a los turistas recorrer las calles de la ciudad sin sufrir excesivo calor, aunque abunda la humedad, al estar en la costa.

En muchas ocasiones los visitantes que llegan lo consideran un lugar de paso desde el que salir a descubrir la región de Provenza/Costa Azul y conocer localidades próximas que consideran más apetecibles como Aix-en-Provence y Cassis, que son las localidades que yo visité junto a Marsella. Otras opciones son Avignon, o incluso llegar hasta Saint-Tropez y ciudades costeras con aroma mediterráneo como Cannes, Niza, Mónaco, Menton o Antibes

Cómo llegar

En nuestra Guía para Escapada a Marsella en verano empezamos a analizar el tema de Cómo llegar a Marsella. Marsella se encuentra a tan sólo 500 kms de Barcelona y alrededor de 5 horas de trayecto en coche. Además, tenemos estas otras opciones:

En Avión

El Aeropuerto de Marsella Provenza y Aeropuerto de Marsella Marignane se encuentra en Marignane, a 25 kilómetros al oeste de la ciudad. El aeropuerto de Marsella es el cuarto de Francia, pero las conexiones suelen ser caras, aunque numerosas e internacionales. Marsella cuenta con un aeropuerto con buenas conexiones (donde vuelan multitud de aerolíneas low cost para escapadas cortas o de fin de semana). Desde Madrid puedes volar con Iberia, Vueling y Ryanair. Pinchando aquí puedes hacer tu búsqueda y preparar tu escapada a Marsella en verano.

En tren

Para los españoles, el tren comienza a ser la mejor opción ya que la apertura de la línea Figueras-Aviñón-París, permite llegar desde Madrid a Marsella y Niza. Pinchando aquí podéis leer más sobre la Línea de Alta Velocidad que circula por territorio español y francés.

Cómo moverse en Marsella

Para ir desde el aeropuerto de Marsella a la ciudad, hay varias opciones.

  • La mejor es la opción del bus; el autobús nº6 sale cada pocos minutos, hasta la Estación de ferrocarriles Saint Charles (y viceversa), nada más salir de la terminal de Llegadas, en el aeropuerto de Marsella. Los tickets se pueden comprar in situ (8€ ida). La Gare Saint Charles se ubica en el centro de la ciudad, a apenas 20 minutos caminando del Vieux Port.
Guía para escapada a Marsella en verano

Cogiendo el Bus del aeropuerto a la Gare San Carlos. Marsella. Foto de Barbiegirl Travels Arts

  • Puedes coger también un tren desde la Gare Vitrolles del aeropuerto de Marsella hasta la Gare Saint Charles por un precio similar. Es una buena opción si te quedas a dormir en un hotel del aeropuerto porque los shuttles de los hoteles te llevan gratis hasta la Gare Vitrolles (tambiñen al aeropuerto). 

El centro de la ciudad de Marsella puede recorrerse fácilmente a pie, aunque abundan las subidas y no todos disfrutan de caminar.  La ciudad cuenta con redes de tranvía, metro, autobús y ferries.

  • Una buena alternativa es adquirir una tarjeta City Pass, que incluye por 24, 48 o 72 horas el pase en todos los transportes urbanos, de manera ilimitada. Adquiriendo esta tarjeta puedes acceder, también, al Museo de Arte Moderno (y otros) de manera gratuita. Incluye la entrada al Château d’If, el tren turístico o el bus panorámico, descuentos en actividades, espectáculos y tiendas.
  •  La tarjeta City Pass cuesta desde 17 eur por persona en adelante  y puede comprarse por Internet. Sin embargo no incluye el transporte hacia otros puntos de interés como Aix en Provence o Cassis. 

  • En mi caso, caminamos bastante por el centro de la ciudad y no compramos el City Pass pero hicimos multiuso de la tarjeta adquirida para tomar la navette, 10 eur por trayecto, que nos llevó hasta la playa Pointe Rouge y que nos habilitaba para hacer un viaje adicional en bus, tranvía y metro.

  • Moverse en navettes (ferris) es lo que hice yo para ir hasta la Playa Pointe Rouge, al sur de Marsella, que en pleno verano se erige como una de las playas menos concurridas, aunque también encontramos mucho turismo. Para las playas más cercanas como la de los Catalanes y Prado, puedes llegar caminando y en Metro, respectivamente.

Tarjeta del barco (navette) que tomamos para ir desde Vieux Port hasta la playa de Pointe Rouge y que nos sirvió para hacer viajes adicionales gratuitos. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Para visitar puntos más lejanos como Aix e provence, Cassis, Parque Nacional de Calanques, hay que recurrir a los diferentes medios de transporte no incluidos en la City Pass.

Para ir a Aix en Provence, se coge el tren desde la estación de Saint Charles y en menos de 1 hora llegarás cómodamente a la estación de tren en el centro de este pueblecito de la Provenza, por menos de 9 eur/trayecto.

Guía para escapada a Marsella en verano

Posando en la estación de tren de la SNCF de Aix en Provence. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Para ir a Cassis, después de mucho análisis y preguntar a locales, el bus fue el mejor medio de transporte. El bus M8 se coge desde la céntrica plaza marsellesa de Prado Castellana para llegar al puerto de Cassis en unos 30 mins por el módico precio de 4.30 eur trayecto. Puedes coger un tren también desde Marsella pero aparentemente la estación de tren de Cassis está en medio de la nada y tienes que coger otro autobús para ir al pueblo.

Qué hacer en Marsella en verano

Pasearse por el Puerto Viejo 

Toda la vida marsellesa surge del Puerto Viejo. El puerto está compuesto por los flancos (Quai du Port al oeste y Quai de Rive al este) o en Quai de la Fraternité (el enlace entre ambos) bajo la nueva construcción metálica con un gran espejo en el techo que diseñara Norman Foster con el objeto de celebrar la designación de Marsella como Capital Europea de la Cultura. 
El trasiego de gente es considerable porque además de ser el centro de la ciudad, el puerto tiene una parada de metro y es atraque de múltiples barcos con destino a Las Calanques, a las playas de la ciudad y al archipiélago de Friuli, el chateaux d’If,  etc. Existe incluso un servicio de ferry que comunica cada pocos minutos el antiguo ayuntamiento Mairie, en Quai du Port y la Place des Huilles, Quai du Rive, que evita un buen trecho que recorrer a pie. Y sólo cuesta 0,50€. Está considerado el servicio de ferry más corto de Europa. 

Verás  también en los flancos del puerto muchos bistrots, restaurantes, etc llenos de turistas: en estos bistrots podrás degustar los platos típicos de Marsella como la bullabeis, una buena ración de sardinas o probar los dulces típicos de la zona.

Guía para escapada a Marsella en verano

Quai con el Ayuntamiento de Marsella en el Port Vieux.  Detrás se erige la terror del Barrio de Le panier. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Guía para escapada a Marsella en verano

Foto al atardecer del Port Vieux. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Guía para escapada a Marsella en verano

Bistrot en el Vieux Port de Marsela donde cenamos. Foto de BArbiegirl Travels Arts

Explorar el barrio histórico del Panier

Guía para escapada a Marsella en verano

Barrio Le Panier. Foto de a.personal.photo.diary@instagram.com

 Justo detrás del flanco izquierdo entrando en el puerto, situado en el 2º distrito de Marsella, se ubica el barrio del Panier, el barrio histórico de Marsella. Ha sido completamente rehabilitado, pero sigue conservando sus encantadoras callejuelas.  Aquí se han instalado talleres de artistas al lado de las jabonerías tradicionales,  las casas de piedra y los edificios históricos se suceden a lo largo del paseo: el Observatorio y el Préau des Accoules albergan exposiciones, y La Vieille Charité, museos, etc.

El barrio del Panier es el más pintoresco de la ciudad y una verdadera joya para los paseantes. Reúne un gran número de pequeñas tiendas de diseño, street art y artesanía que a menudo muestran sus creaciones en la calle para atraer a los turistas. El arte callejero y las numerosas terrazas de bares y restaurantes también están detrás el encanto de esta zona. Lo mejor es perderse  por sus calles de forma tranquila y sin rumbo. Place des Moulins es el centro neurálgico, la plaza más provenzal. Desde allí Rue Le Panier desliza al visitante en una muestra de fachadas, escaparates y grafitis a cada cual más original.

Caminando por el Barrio de Le Panier. Foto de a.personal.photo.diary@instagram.com

El nombre du Panier se atribuiría a una posada cuyo letrero dio nombre primero a su calle antes de extenderse al distrito.

Cuando se llega a la fachada del Auberge Au Vieux Panier uno no imagina que tras el portón azul hay habitaciones que son auténticas obras de arte. En la esquina que mira a este edificio varias figuras pintadas en la pared recuerdan que a la vez que provenzal, Le Panier es tan «hipster» como el Kreuzberg berlinés o la Malasaña madrileña, aunque el marsellés aún no ha sido explotado del todo.

Foto de la fachada del albergue de Panier, en la calle del mismo nombre y que dio nombre al barrio. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Junto al Barrio le Panier, se alza la Cathédrale Sainte-Marie-Majeure de Marseille , que es es muy diferente a buena parte de las catedrales de Francia. La conocida como La Major (en occitano), levantada sobre otros templos cristianos de una época más primitiva, posee desde mediados/finales del siglo XIX un estilo románico-bizantino que resulta peculiar en esta parte del Mediterráneo. Se encuentra entre el MUCEM y los límites del barrio de Panier. La visita a este imponente monumento religioso es de obligado cumplimiento.

Guía para escapada a Marsella en verano

Cathédrale Sainte-Marie-Majeure de Marseille. Foto de a.personal.photo.diary@instagram.com

Subir a la Bonne Mère (la “Buena Madre”) y ver la panorámica de Marsella

Guía para escapada a Marsella en verano

La Bonne-Mère de Marsella. Foto de Barbiegirl Travels Arts

En una Guía para escapada a Marsella en verano no puede falta la visita de esta Basílica de estilo bizantino. La Notre-Dame de la Garde parece vigilar Marsella desde la cima de la colina de 150 m donde fue construida en el siglo XIX. 
Es un verdadero símbolo de Marsella, la Bonne-Mère ofrece una vista impresionante de la ciudad. Más allá de la increíble historia de este lugar marcado por más de 800 años de peregrinaje, subir a ella te ofrecerá un relajante interludio en tu visita de Marsella, lejos del ajetreo de la ciudad. Esta estatua se encuentra en una cima de la ciudad, se la ve desde cualquier lugar y protege a los marselleses desde hace dos siglos: se trata de la Bonne Mère

En realidad, su verdadero nombre es la Basílica de Notre-Dame. Para llegar, te aconsejo el trenecito, así evitarás cansarte al subir las calles y escaleras por las que se accede a ella, y guardarás fuerzas para visitar el interior y subir a la terraza.  También puedes coger el bus 60 desde el Vieux Port. Las calles empinadísimas a lo alto de la ciudad recuerdan las de San Francisco.

Guía para escapada a Marsella en verano

Foto desde la colina del Notre Dame. Al fondo el Puerto Viejo de Marsella. Foto de Barbiegril Travels Arts

Guía para escapada a Marsella en verano

Vista del archipiélago de Friuli desde la Notre Dame. Foto de Barbiegirl Travels arts

Lo mejor de subir hasta lo alto es la panorámica de la ciudad, que resulta asombrosa una vez arriba, con el azul del mar, el color ocre del puerto, y la inmensidad de la segunda ciudad más populosa de Francia.

Llegar a las playas urbanas en barco

Menos famosas que las calas, las playas urbanas de Marsella también merecen una visita y han de estar presentes en cualquier Guía para Escapada a Marsella en verano. Elige tu favorita: la Pointe Rouge, les Catalans, Prado… ¡Hay muchas y a gran parte de ellas puedes llegar en metro!. Y, además de ser lugares inmejorables para tomar el sol y saludar al mar, también son especialmente recomendables para hacer picnics y tomar el pulso de la ciudad ya que están llenas de locales.

Mapa de las playas de Marsella

Plage de Catalans y Plage du Prado

Las playas de Marsella no son tan grandes como las españolas ni son tan bonitas. La playa urbana más importante y céntrica de Marsella es Plage des Catalans. Algo más lejos se encontraría Plage du Prado, aunque también está concurrida. A ambas se llega en Metro y podéis cogerlo en la parada del Vieux Port. 

Plage des Catalans, Marsella. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Plage de Pointe Rouge

Nosotras elegimos la playa Pointe Rouge, la más alejada de Marsella al sur y a la que se llega en barco desde el Vieux Port.

En la navette (ferrie) desde Vieux Port a Pointe Rouge de Marsella, donde se ubica una de las mejores playas de la ciudad. Foto de Barbiegirl Travels Arts

No es muy grande pero sí bastante amplia, con buenos chiringuitos donde comer. La playa está prácticamente llena de locales y algún turista pero verás muchos marroquíes y/o argelinos que viven en la ciudad de Marsella.

Plage de la Pointe Rouge, Marsella. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Plage de Pointe Rouge, Marsella. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Una breve nota del trayecto en barco de alrededor de 30 minutos de duración donde contemplas el puerto. El paseo en barco fue un gran acierto porque ves la ciudad desde todos los ángulos. Contemplarás el Fuerte de Saint Jean, un histórico edificio que merece la pena visitar. Es uno de los monumentos más viejos de Marsella y patrimonio histórico de Francia, dueño de un gran valor histórico y cultural que atrae a miles de turistas todos los años.

Cathédrale Sainte-Marie-Majeure de Marseille. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Igualmente, la Cathédrale Sainte-Marie-Majeure de Marseille se divisa desde el barco junto a los grandes ferries que atracan en el enorme puerto de marsella en sus paradas por varios destinos del Mediterráneo

En el paseo  también se puede ver el Palacio del Pharo, construido en el siglo XIX por Napoleón III, el cual regaló a su esposa española Eugenia de Montijo en el siglo XIX  con el fin de ser su residencia imperial, aunque finalmente nunca fuera utilizado para este propósito. Puedes admirar desde el barco su imponente arquitectura y caminar por su parque único que ofrece una magnífica vista del Puerto Viejo, lugar que se ha convertido también en un clásico para contemplar el atardecer en la ciudad.

Palacio du Pharo desde el mar, Marsella. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Visitar el archipiélago de Friuli

En mi Guía para Escapada a Marsella en verano, ocupa un lugar destacable este conjunto de cuatro islotes (Pomègues y Ratonneau, If y Tiboulen), que se sitúan frente a la ciudad y están poblados por únicamente un centenar de habitantes. Este archipiélago es un espacio protegido que firma parte del Parque Nacional de Calanques. Este archipiélago tiene escasa vegetación, grandes rocas blancas formadas por el viento Mistral, hermosas playas y calas de arena blanca te esperan en ese pequeño archipiélago.

Archipiélago Frioul con las calas recomendadas, Marsella.

Merece la pena que los visites, sobre todo por sus pequeñas playas. El archipiélago de Friuli es un área natural protegida que ofrece paisajes esculpidos por el microclima que allí reina. Se puede caminar de una isla a otra sin problema,
Consejo: Generalmente para viajar por las dos islas hay, en los meses de julio y agosto, un tren/lanzadera que corre el camino entre el puerto y el hospital Caroline. Una visita que no debe perderse es la del Hospital Caroline de Ratonneau, utilizado en el siglo XIX para poner en cuarentena a los pacientes con fiebre amarilla.

Rattonneau & Ponnegue

Cala de Ratonneau, islas Frilou. Marsella. Foto de Internet

Puedes llegar a este archipiélago desde el Puerto Viejo en 25 minutos, donde encontrarás varios barcos que te transportan hasta este paraíso. Los ferries que conducen a las islas Frioul desde el Puerto Viejo de Marsella se denominan Frioul – Si Express. El coste del billete es de 10,80 € ida y vuelta (solo para If) y 16,20 € para llegar al resto de islas de Frioul. La travesía tarda unos 20 minutos hasta el islote de If y su castillo y unos 30 minutos hasta Ratonneau.

El Dique de Berry conecta las dos grandes islas; Rattonneau y Pomegue, donde sólo una centena de habitantes residen durante el año.  Cerca del puerto, las calas de Saint-Estève y de Morgeret permiten tomar el sol y bañarse en un agua clara y poco profunda. Hay un agradable paseo de 20 minutos desde el puerto con buenas vistas del castillo d’If.  

La cala de Ratonneau, más difícilmente accesible, es más tranquila y le permite disfrutar de un punto de vista excepcional de la rada marsellesa. La cala de Crine, descrita como la más bella de las islas del Frioul, se merece su sobrenombre de la pequeña Tahití. De hecho, las aguas son de tal azul turquesa que uno se queda atónito. 

Archipiélago Friuli y Castillo de If desde el barco. Fotografía de Barbiegirl Travels Arts

Isla de If

También se puede visitar la fortaleza del Castillo de If, monumento nacional mundialmente conocido. De hecho, el Castillo de If es famoso por su prisión, lugar de encarcelación del famoso conde de Monte Cristo, el popular personaje literario de Alexandre Dumas. Se puede recorrer a pie este verdadero remanso de paz, donde los vehículos están prohibidos. Recuerda que para entrar y visitar el Castillo de If hay que comprar una entrada al precio de 6 € por persona. El castillo fue construido entre 1524 y 1531 por Francisco I para proteger la ciudad de Marsella de las invasiones por mar.

Palacio Longchamps., Foto de Barbiegirl Travels Arts

Dar una vuelta por el Palacio Longchamps

El Palacio Longchamps está dividido en 3 partes: la fachada y las fuentes de agua en el centro, el Museo de Historia Natural al lado derecho y el Museo de Bellas Artes al izquierdo. Tanto si le gusta la extravagante arquitectura de este palacio como si no, no puede negar que es único, especialmente gracias a su fuente en la fachada que representa un carro tirado por cuatro toros. Todo un canto al agua construido en un estilo neobarroco en pleno siglo XIX para celebrar la costosa construcción de un canal de agua para abastecer de agua potable la ciudad.

Explorar los pueblos vecinos de Aix en Provence, Cassis y el PN Les Calanques

En toda Guía para Escapada a Marsella en verano hay que hablar también de los pueblos más destacables en las cercanías, de los que os hablaré muy pronto. Son Aix en Provence y Cassis, ambos lugares de la Provenza que no debes dejar de ver.

Guía para escapada a Marsella en verano

Puerto de Cassis, la Provenza. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Y, por último, Marsella también es naturaleza. En realidad no hay que irse muy lejos, tan sólo unos pocos kilómetros al oeste para encontrarse con el Macizo de Les Calanques, una figura protegida como Parque Nacional donde los acantilados se agrietan hasta permitir un sinfín de calas minúsculas pero espectaculares. Entre Les Goudes y Cassis hay aproximadamente 20 kilómetros de costa escarpada de la que surgen algunas calas accesibles a pie y otras en barco. Os lo contaré muy pronto en las siguientes entradas.

Dónde comer

Marsella tiene muchas terrazas que merecen un alto en el camino. En mi caso, las comidas y/o cenas que hicimos en la ciudad fueron en el Puerto.

Guía para escapada a Marsella en verano

Cena en el Petit Pernord de Marsella. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Le Petit Pernord es un coqueto Bistrot en el Quai de Port, en uno de los flancos del puerto, justo debajo del barrio Le Panier. Aquí cenamos un tartar de atún y aguacate y una riquísima ensalada de frutas a un precio asequible para los estándares franceses, alrededor de 20-25 eur el plato. Sumando la bebida y algún postre o café, hazte a la idea de que cenarás por alrededor de 40 eur/persona. 

Le Brasserie Om Café es otro bistrot a tener en cuenta en el Puerto Viejo. Las raciones son bastante grandes y precios dentro de lo normal. Las ensaladas, pescados, sardinas y los postres suelen triunfar y los comentarios en el Trip Advisor también,

Consejo: No te vayas de Marsella sin probar sus sardinas, la bullabesa o degustar los dulces calissons (con moderación porque son una delicia).

Dónde dormir

En una Guía para escapada a Marsella en verano, hay que sugerir un alojamiento lo más céntrico posible. Hay muchas opciones de alojamiento en Marsella pero nos quedamos con este apartamento Stay City Aparthotels. Elegimos dormir en el centro de Marsella, en un lugar estratégico por su cercanía caminando a la Gare de San Carlos, a 12 minutos a pie, y a 500 metros del Vieux Port. 

La habitación amplia con terracita, baño completo, cocina, todo muy nuevo y recién reformado por un precio de alrededor de 110 eur la noche. La zona es una calle bulliciosa con muchos comercios y restaurantes. El staff del hotel encantador. Muy recomendable selección de alojamiento.

Hasta aquí esta Guía para Escapada a Marsella en verano. En breve os contaré el resto de excursiones que hicimos a Aix en Provence y a Cassis, Espero que os haya gustado. Si necesitáis más info, preguntadme. Aquí iré colgando los posts de este viaje a La Provenza y podréis encontrar otros ya realizados por el país vecino.

¡Hasta pronto!

 

 

 

« | »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *