Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

Buenas viajeros,

Acabo de regresar del viaje gordo del año. Ha sido, como siempre, un descanso mental y una huida de la rutina diaria que tanto ayuda a desconectar y recargar pilas. El destino ha sido la alucinante Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero (por el momento) que emociona y cautiva a cada paso.

En este post os voy a contar cosas del país, visados, cultura, sociedad, etc y cómo viajar sin poner en riesgo tus expectativas y terminar conociendo un país quizás aún «poco preparado» para entender las exigencias del turista/viajero occidental. Aún así, Arabia Saudita es un lugar de belleza variada, sorprendente, virgen en gran parte de su territorio y uno de los países donde mejor se entremezcla la tradición con la modernidad.

Restaurante Maraya, ubicado en este espectacular edificio construido de espejos, en pleno desierto de Al Ula. Arabia Saudita. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

Arabia Saudita ha sido uno de los países más herméticos del mundo pero desde 2018 está finalmente otorgando visados turísticos para poder viajar por libre. Aunque la Arabia Saudí de hoy es probablemente el Estado más religioso del planeta, muchas de sus estrictas leyes islámicas se han flexibilizado, lo cual ha permitido que lleguen extranjeros a visitar el país.

Las maravillas desconocidas que puedes ver en el país como el desierto y Madain Saleh, la Petra de Arabia, es razón suficiente para viajar a Arabia. Madain Saleh es un complejo arqueológico compuesto de cientos de tumbas talladas de las rocas y desperdigadas por el desierto. El lugar fue fundado por los nabateos, la misma civilización que construyó Petra en Jordania. Pero Arabia ofrece muchísimo más…

Breve historia del siglo xx

Hubo un tiempo en el que Arabia Saudí era un país diferente, en el que se permitía que se celebrase la Navidad cristiana, se toleraba que los extranjeros bebiesen alcohol e imágenes de mujeres sin velo aparecían en la televisión y la prensa escrita.

Todo cambió a finales de 1979: el 20 de noviembre de ese año, varios cientos de radicales dirigidos por Mohamed Abdullah Al Qahtani —que se creía el Mahdi, el redentor de los creyentes antes del Día del Juicio— asaltaron la Gran Mezquita de La Meca y tomaron a miles de peregrinos como rehenes, exigiendo un regreso a la pureza original del islam. 

Las fuerzas de seguridad saudíes, apoyadas por comandos paquistaníes y franceses, tardaron dos semanas en sofocar la insurrección. Fie entonces cuando La Casa real debía aprovechar la ocasión para tomar medidas contra el clero ultraconservador que había inspirado a los seguidores de Al Qahtani (y amenazaba con desatar otras rebeliones), o se aliaba con él.
Los monarcas saudíes optaron por el apaciguamiento, lo que condujo a una profunda transformación social y legislativa. El Consejo de Ulemas empezó a determinar qué era aceptable y qué no, y quienes decretaron cosas como el cierre de todos los cines del país, y los llamados ‘Mutawín’, o «policías de la moral’, se encargaron de que los saudíes lo acatasen.

Arabia en la actualidad

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

Mujeres saudíes , cubiertas con la Niqab, miran su teléfono en Jeddah, Arabia Saudita. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Actualmente, el país está llevando a cabo reformas de apertura dentro de su programa Visión 2030, un conjunto de medidas para modernizar el país. Para que su economía sea más fuerte y no dependa tanto del petróleo, el gobierno saudí quiere incorporar más mujeres al mercado laboral, entre otras propuestas. Por eso ha aprobado varias medidas para facilitarles el camino. Por ejemplo, permitir que tanto hombres como mujeres puedan estar juntos en espacios públicos fue uno de los cambios más significativos.

Pero, en los lugares públicos, la mujeres saudíes deben seguir vistiendo abaya, una túnica que cubre todo el cuerpo menos la cara y las manos. La mayoría de mujeres también lleva niqab, un pañuelo que les cubre la cabeza y la cara, dejando sólo al descubierto la zona de los ojos.

En Arabia Saudita a las viajeras extranjeras se les libera de la obligación de vestir en público el Hiyab o velo (Qué gran alivio!), muy al contrario delo que ocurre en Irán, tema del que hablé largo y tendido en esta entrada acerca de la revolución islámica de Irán y el Hiyab.

Y no sólo las mujeres lo tienen difícil en este país: Arabia Saudi es uno de los cinco países del mundo que más ejecuciones lleva a cabo cada año. A Arabia Saudí le queda mucho camino por recorrer. Según el Informe sobre la Brecha de Género 2018 del Foro Económico Mundial, es uno de los países más desiguales del mundo: Arabia Saudí se encuentra en el puesto 141 de los 149 países analizados.  La libertad de expresión es poco más de un espejismo, y la homosexualidad se castiga con penas de cárcel de entre 5 y 10 años

Cómo visitar Arabia Saudita

Arabia Saudita tiene frontera con muchos países de Oriente Medio: al norte con Egipto, Jordania, Irak y Kuwait. Al este con Bahrein, Qatar, Emiratos Árabes y al sur, con Omán y Yemen, Al oeste, el Mar Rojo hace frontera natural con Egipto, Sudán y Eritrea. !Una locura!

La zona oeste, limítrofe con el Mar Rojo, es la más visitada. Esta es la que he visitado también yo. Al sur es complicado ir por la frontera con Yemen, país actualmente en conflicto bélico.

Por tu cuenta y agencias locales

Aunque hay muchos vuelan a Riyad (la capital del país) o a Jeddah (la segunda ciudad más grande de Arabia), la mayoría suele quedarse en los alrededores porque organizar viajes más lejos, e.g.al desierto de Al Ula y Tabuk al norte es bastante más complejo y caro.

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

Primer plano de la Kingdom Tower en Riyad. Foto de Internet

Si vas por tu cuenta a Arabia, puedes visitar Riyad, aunque en sí no ofrece nada de interés al viajero y de hecho, ni fuimos. Las ciudades saudíes son ciudades grandes, enormes, en las que no verás a nadie caminando por las calles. El clima tampoco ayuda pero nadie camina; todo se hace en coche. Riyad no tiene un casco viejo, al contrario que Yedah.
Los saudíes lo que hacen es ir a ‘estrahas’, lugares a las afueras de las ciudades o en polígonos industriales donde se reúnen para despejarse después del trabajo, hablar, jugar a algo y  bailar. Van un poco por estratos sociales. No hay alcohol y están totalmente segregados, pero es su forma de pasárselo bien, muchos van todos los días.

Si estás cerca de Riyad, puedes hacer una excursión en el día al desierto llamado The Edge of the world, a dos horas de distancia de la capital. Su nombre real es Jebel Fihrayn, desde donde puedes contemplar los precipicios que se ciernen sobre ti a 200 mts del suelo. Las agencias de la zona como https://riyadhtrips.com/ te presupuestarán por esta visita y según me han contado, el precio ronda los 80 eur.

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

Foto The Edge of the world de la Agencia de Viajes  https://riyadhtrips.com/

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

Casas de Al Balad, casco viejo de Yeddah. Patrimonio de la UNESCO, Arabia Saudita. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Jeddah tiene un centro histórico que se está reconstruyendo y merece mucho la pena visitarlo. Se llama Al Balad y en breve os contaré más cosas de cómo avanza la reconstrucción de los edificios del centro de la ciudad.
En los alrededores de Jeddah, puedes visitar fácilmente Al Wahbah Crater con una agencia local. Es un milagro de la naturaleza con 4 km de ancho. El cráter, situado en el borde occidental de la meseta basáltica Hafer Kishb, está a unos 250 kilómetros al norte de Taif, unas 2 horas en coche, o a 4 horas en coche de Yida. Este paisaje lunar, toda una experiencia extraordinaria para quienes se atrevan a subir hasta la cima, ofrece vistas espectaculares al desierto desde la cresta del cráter. En TripAdvisor se ofrecen visitas a estos lugares.

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

Al Wahbah Crater. Foto de Internet

Consejo Viajero

Si vas a  alquilar un coche por tu cuenta  puede costar más o menos lo mismo que en Europa pero la penalización económica por traspasar los 300 km/día lo sufre tu presupuesto. Esto aún tiene mucho que mejorar en Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero.

En grupo con team leader especializado

Los lugares cercanos a las ciudades que acabo de mencionar son fáciles de hacer por tu cuenta con una agencia de Riyad o Jeddah pero el país es enorme y si quieres ver más allá, debes de organizar bien tu viaje con alguien especializado.

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

El grupo de la expedición de Saudi Arancia (Viajeros empedernidos) y Joan de Against the Compass en el Elephant Rock, desierto Al Ula. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Por eso, en mi caso y al no tener ni idea cómo organizar un viaje variado y completo, decidí embarcarme en una expedición al país liderada por Against the Compass. Joan Torres, viajero prolífico en la zona de Oriente Medio, está detrás de Against the Compass y te lleva a destinos únicos en Oriente Medio, como Irak, Siria, Libia, Kurdistán, Pakistán, etc.
En Arabia Saudita, Joan nos organizó un viaje muy especial visitando el casco histórico de Albalad (Patrimonio de la Unesco) en Jeddah, las playas de azul turquesa y bancos de arena en Jambu y visitas culturales a lugares icónicos como Medina, lugar donde está enterrado el profeta  Mahoma.

También estuvimos en el desierto de Al Ulah visitando las tumbas nabateas de Madain Saleh, Wadi Disah (lleno de oasis) y Wadi Hisma, el precioso desierto rosa de Tabuk, casi en la frontera con Jordania. De todos estos lugares os hablaré en otras entradas particularizadas.

En resumidas cuentas, Joan tiene buenos contactos con agencias de viaje locales y eso que no es fácil confiar con alguna que sea seria y no te dé dolores de cabeza. Si os apetece un viaje a este país, os recomiendo que os apuntéis a la expedición a Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero con Against the Compass.

Con agencias de toda la vida

Esta semana he visto con sorpresa que el Corte Inglés saca Paquetes de Viaje a Arabia Saudía y te lleva a los destinos más populares como Jedah, Medina y desierto de Al Ula. Posiblemente sean viajes bien organizados pero a mí no es el tipo de viaje que me gusta con 30 personas más.

También he visto que MS Cruceros saca viaje en crucero por el Mar Rojo, visitando varias localidades de Arabia Saudia, visitando la histórica ciudad amurallada de Al-‘Ula y Yanbu, un puerto del desierto célebre por sus playas de arena blanca y aguas de color turquesa brillante. No os puedo decir si funciona bien o mal estos crucero pero claramente no se llegan a muchos de los lugares a los que he ido y no están en la costa.

Vuelos

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

vestimenta de los musulmanes que viajan a la Mecca. A Jeddah llegan muchos musulmanes del mundo para peregrinar a la Mecca (muy cerca) una vez en la vida al menos. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Hay varias opciones para volar a Riyah o Jeddah en Arabia Saudita. La compañía Pegasus Airlines es la de bajo coste que funciona bastante bien. Si prefieres volar con una aerolínea más convencional, puedes hacerlo con Turkish Airlines, como lo hice yo saliendo de Madrid y escala en el aeropuerto de Estambul.
Hay bastantes compañías para llegar a las principales ciudades del país; aquí otras más, como Qatar, Egypt Air, Emirates, etc.

Verás qué curioso es el vuelo a/desde el aeropuerto internacional de Jeddah. A Jeddah llegan muchos musulmanes del mundo para peregrinar a la Mecca (muy cerca) una vez en la vida al menos. Te toparás con gente pobre, rica, proveniente de lugares recónditos y dispares en el mundo que van a Medina y a la Meca. Toda una experiencia verlos, en especial las vestimentas de los hombres para entrar a la Mecca (un par de toallas blancas).

Seguro de viaje

En Arabia Saudita, la sanidad es privada y carísima, así que viaja con seguro. Hazte un buen seguro con cobertura en caso de gastos médicos y cobertura COVID-19 completa si quieres viajar a Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero pero por descubrir.

Visado

El visado de turista a Arabia Saudita se saca online a través de www.visitsaudi.com

No es nada baratos, en concreto pagué 535 SAR, al cambio 138 eur por una evisa que la otorgan inmediatamente y en la que incluye un seguro médico obligatorio. El visado te permite viajar por Saudi durante 90 días, y tiene una validez de un año desde el día de la expedición y te vale para varias entradas. Te lo envían a tu email una vez pagado.

Internet

El internet está censurado en Arabia Saudita, con lo que algunas páginas web están bloqueadas y son inaccesibles para los usuarios de internet. Además, por culpa de dicha censura y debido a que la libertad de expresión es prácticamente inexistente, el Gobierno se reserva el derecho a controlar y monitorear tu actividad online a cada rato.

Con el fin de acceder a páginas bloqueadas y navegar de forma anónima, deberás de estar en posesión de algo que se conoce como Red Privada Virtual (VPN). Joan nos recomendó Express VPN, que es la que mejor funciona para Saudí. Además, tendrás que hacerte con una tarjeta SIM para tener datos móviles en tu teléfono. Yo no esperé a comprarme allí la tarjeta sim sino que compré una tarjeta de Hola Fly de alrededor de 53 eur para conectarte allí durante 15 días  a velocidad 4G con 6 GB de datos móviles.

Ser mujer en Arabia

Ser mujer en Arabia Saudita es ver el mundo con limitaciones.

Desde que nacen y hasta que mueren están bajo la tutela de un varón. Normalmente es el padre o el marido. Este guardián tiene la última palabra en temas relacionados con el matrimonio, el divorcio, los hijos o las herencias. Y si hablamos de violencia de género se da la paradoja de que las víctimas pueden refugiarse en un centro de acogida pero necesitan el consentimiento de su tutor para salir de él.

Este es una cartel publicitario a la salida del pista de aterrizaje en el aeropuerto de Jeddah. La publicidad quiere dar la imagen del país moderno en el que conducen las mujeres (esto se da en poquitos casos). Foto de Barbiegirl Travels Arts.

Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero

Aquí estoy (en bikini) en la costa del Mar Rojo de Arabia Saudita, Jambu en concreto. Encontrarás  corales que no tienen nada que envidiar a los de Egipto. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Desde hace pocos años las mujeres pueden asistir a eventos deportivos, conciertos o restaurantes sin mantener la segregación por sexos. Sin embargo, la tradición pesa y estos cambios no calan en la sociedad tan rápidamente.

Pueden conducir desde 2018, pero algunas autoescuelas fijan precios más elevados para ellas. Ahora pueden votar, viajar, emprender negocios y estudiar o trabajar sin el permiso de su tutor, pero la realidad es que son muchas las empresas que no las contratan. Se abren poco a poco las puertas para ellas pero son pequeños avances para quienes son consideradas ciudadanas de segunda.

Mujer saudí vistiendo abaya y niqab. Saqué la foto mientras esperaba empezar la excursión de las tumbas nabateas en Al Ula. Foto de Barbiegirl Travels Arts

En los lugares públicos, la mujeres saudíes deben vestir abaya, una túnica que cubre todo el cuerpo menos la cara y las manos. La mayoría de mujeres también lleva niqab, un pañuelo que les cubre la cabeza y la cara, dejando sólo al descubierto la zona de los ojos. Sin embargo las no saudíes, aunque podemos ir sin cubrirnos, debemos ir recatadas pero en la playa nos bañamos y nos pusimos un bikini. Total no hay saudíes allí.
Menudas dos realidades en las dos fotos ¿no? yo en bikini y la mujer saudí no muestra ni un trozo de piel. 

Religión e idioma

Casi la totalidad de saudíes son musulmanes de la rama suníes wahabíes. También hay una población significativa de musulmanes chiítas, como en Irán.

El árabe es la lengua oficial. El inglés puede a veces resultar un problema cuando viajas por por el país, ya que mucha gente no lo habla, pero al final, siempre te acabas entendiendo. Los saudíes son súper hospitalarios y les encanta ver extranjeros en su país

Alojamiento

En cuanto a infraestructura hotelera, hay bastantes hoteles en las ciudades grandes pero en lugares más alejados, el alojamiento te lo tiene que buscar y gestionar una agencia de viaje local y ubicarte en granjas o casas de locales porque no hay alojamiento suficiente disponible. A continuación, podéis ver  el camping móvil donde nos alojamos en el desierto de Tabuk, que estuvo bastante bien porque la agencia con la que contó nuestro organizador Joan es bastante eficiente (debe haber pocas así)

Aunque no me gusta criticar, hay que señalar el poco interés que ponen los hoteles, en particular, en el turista extranjero o al menos, esto es lo que me ha parecido. Puedes tener hechas reservas e incluso noches pagadas de hotel y el servicio que te encontrarás no será muchas veces satisfactorio. Nos pasó de llegar a hoteles de 4 estrellas a las 16 h y encontrar las habitaciones sin hacer, no tener agua caliente y no arreglarlo, etc.

Entonces, si te pasa esto en un hotel de lujo, ¿qué no podrás encontrar en pleno desierto y sin una buena agencia local que le ajuste las tuercas a los hoteles? Claramente esto es una muestra de que Arabia Saudí es un país sin turismo extranjero y les queda un camino grande por recorrer.

Comida

En Arabia Saudita, debido a que el país hace frontera con múltiples países árabes, la comida saudí es una verdadera mezcla de toda la comida árabe que te puedas imaginar.

Diferentes tipos de carne que sirven (nada de cerdo obviamente) pero sí cordero, camello y pollo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Se toma mucho pan de pita, humus, (hasta en el desayuno), ensaladas, pollo, camello también y arroz. Esta es la comida básica pero podrás probar sopas variadas de lentejas, marisco y no están muy especiadas. También abunda la comida india (dahl de lentejas rojas) y mucha verdura

La cantidad es súper abundante y sobra siempre muchísima comida.

Crujiente con manzana que comimos en Arabia. Foto de Barbiegirl Travels Arts

El dulce es muy dulce, como cabe esperar. Además de los dulces típicos del país, les encantan las bebidas azucaradas y chocolatinas de importación. Sin embargo, probamos una especie de crumble pie que estaba de muerte.

En Arabia el alcohol está prohibido y se suele tomar muchos refrescos (Coca Cola no lo vi pero Pepsi sí que hay). El balan (bebida de yoghurt con sal) es la versión árabe del yoghurt y también es muy frecuente beberla, como en Irán.

La bebida tradicional de Arabia es el café arábico, que es café negro con jenjibre. También sirven el té con jenjibre y los dátiles son enormes y están buenísimos: hasta los rellenan de chocolate…

Los restaurantes están dividos en pequeños cuartos, lo que llaman family units, donde las mujeres se sientan a comer con sus familias y pueden tranquilamente quitarse el velo sin ser vistas por miembros fuera de su familia.

En la foto se pueden ver las diferentes estancias en los restaurantes donde se sientan a comer las familias y las mujeres pueden retirarse el velo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

En resumen, visitar Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero tiene muchísima miga y muchas cosas que contar. No hay un país que mejor sepa mezclar la tradición con la modernidad.

Por el momento os lleváis una buena idea de cómo está Arabia Saudí, un país sin turismo extranjero y lo que implica viajar al país por tu cuenta si no tienes contactos locales que te hagan la vida más facil y se encarguen de las reservas.

Iré colgando más posts en este link de Arabia Saudita.  Si te interesa Oriente Medio, puedes pinchar aquí y leer acerca de otros países que he visitado en esta región.

Hasta pronto!

 

 

 

 

 

 

« | »

2 comentarios

  • Víctor says:

    Hola!!
    Te quería preguntar si a la hora de sacar el visado te deja añadir tu propio seguro médico o te obliga a contratar el seguro de ellos.
    Gracias. Un saludo

    • Barbara Garcia says:

      Hola Víctor!
      No hay opción; en la compra del visado te incluyen el seguro médico saudí y por eso sube tanto el precio. El tema esta en qué no te dice qué incluye este seguro (me imagino que sea súper básico). Esto es independiente de que tú te hagas tu propio seguro de salud (lo más recomendable del mundo)
      Si te vas al final, ya me contarás la excursión de the edge of the world pinta bien si vas a ryhad y sólo te quedas en esa zona. Un saludo y buen viaje!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *