Islandia. Fjaðrárgljúfur, Playa de Vik & Dyrhólaey

Hoy os voy a hablar de Fjaðrárgljúfur, la playa de Vik & Dyrhólaey.
El viaje continuó a lo largo de la Costa sur,  playas y acantilados.  La playa volcánica de Vik, con arena negra es algo fuera de lo normal. También el cañón de Fjaðrárgljúfur, donde  tomamos algunas de las fotografías más bonitas del viaje. Más abajo os lo cuento.

Primero quería hacer hincapié y mostraros un poco acerca del tipo de alojamiento en donde nos quedamos, todos bastante similares y con mucho encanto.
Este lugar fue realmente alucinante: un valle con unas 8 cabañas y una de ellas para nosotras cuatro.  El lugar era mágico. Teníamos cocina pero hicimos una barbacoa en unas instalaciones comunes de los alrededores donde usar una parrilla y asar carne y pescado.

un mar de lava

En latravesía de regreso por la costa, hicimos una parada en el cañón de Fjaðrárgljúfur. Imponente. Este es uno de esos lugares en Islandia que no reciben la atención que merece, y sin embargo, su ubicación cerca de la carretera de circunvalación en el sureste del país hace que sea muy fácil de llegar y echar un vistazo.

cañón de Fjaðrárgljúfur

Fjaðrárgljúfur no es un cañón masivamente profundo ni largo. Aún así, su belleza radica en sus colores y formas. Con 100 metros de profundidad y alrededor de 2 km de largo ofrece un paseo muy agradable lo largo de la parte superior derecha desde la que observar el paisaje desde diferentes ángulos. Dedicadle al menos media hora a esto. Podréis pasear casi en completa soledad, lo que seguramente lo hará mucho más interesante.

cañón de Fjaðrárgljúfur

cañón de Fjaðrárgljúfur

Es realmente fácil de visitar Fjaðrárgljúfur, al menos la parte superior del cañón. Un sendero comienza en el aparcamiento y sube cuesta arriba junto al cañón. Siguiendo el camino y los pequeños desvíos hacia los lados os permitrá asomaros a los bordes para obtener una mirada más cercana.

Algunos de los bordes permiten una vista más cercana del cañón y su agua azulada en el fondo. No todos, sin embargo. Hay señales de peligro y medidas de precaución que se deben tomar en algunos puntos. No debemos olvidar que es una gran caída.

cañón de Fjaðrárgljúfur

Tip Viajero: 

¿Cómo llegar  al cañón de Fjaðrárgljúfur?
Por la carretera de circunvalación en dirección este hacia Skaftafell, se gira a la izquierda, a la carretera 206, antes de llegar al pequeño pueblo de Kirkjubæjarklaustur. La Ruta 206 es la que va a Lakagígar. Una vez en esta carretera, el cañón de Fjaðrárgljúfur se encuentra a dos kilómetros de distancia aproximadamente.

Poco después, hay un pequeño cruce que lleva al cañón girando izquierda y a Lakagígar hacia la derecha (la carretera 206 se convierte en un camino secundaria poco después, sólo para vehículos adecuados). Este tramo final del camino hacia el cañón es de grava pero factible para prácticamente cualquier tipo de coche, si se viaja a velocidad moderada. Si sigues el camino, acabarás en un pequeño lugar de estacionamiento antes de un puente con una pequeña cabaña a la derecha. Estacionad aquí.

cañón de Fjaðrárgljúfur

Continuamos en la furgo por la sur, de vuelta a Rejkiavik, hacia la Playa negra de Vik.
Esta playa es de arena volcánica y ésta es la razón de su color. Se encuentra hacia el sur del país, en la zona más lluviosa del mismo. La población de Vik es muy pequeña y tranquila, y puedes llegar hasta ella en coche desde la capital, Reykjavik.

Playa de Vik

En esta playa te lo pasarás en grande observando a los frailecillos comunes, el pájaro más representativo de Islandia. Además, disfrutarás de la naturaleza como solo puede hacerse en los lugares poco concurridos, y en este sitio existe incluso la posibilidad de que no veas a nadie más cerca.

Playa de Vik

Bueno, ¿y los trolls? Conocidos como los Reynisdrangur, son tres curiosas formaciones rocosas de hasta 66 metros de altura que le añaden un toque especial al paisaje. Se originaron por la erosión del oleaje del mar del Norte… o la magia.

Playa de Vik

Los tres trolls de Vik:

La leyenda  dice que los trolls, Skessudrangar, Landdrangar y Langhamrar, fueron descubiertos por la luz del día cuando querían separar los fiordos del oeste del resto de Islandia y quedaron petrificados en el lugar. Podrás tomar excelentes fotos representativas de Islandia, pero acercarse es muy difícil así que… ¡Mejor de lejos!

También podrás disfrutar de la maravillosa vista de Dyrhólaey, otra formación rocosa famosa de Islandia. Tiene 120 metros de longitud  y un arco en su interior que le da un aspecto muy interesante. Sobra recalcar que el mar aquí tiene mucha fuerza.

península de Dyrhólaey

La península de Dyrhólaey, que es en realidad una reserva natural desde 1978. Tiene sobre todo gran diversidad de aves, algunos protegidos, y es el mejor lugar de Islandia, junto con algunas de sus islas, para ver frailecillos.

En la península de Dyrhólaey además de su famoso arco también nos encontramos con un faro muy llamativo. El faro se encuentra en la parte más alta de la península. Y al llegar al aparcamiento apareció ante nosotros este maravilloso faro. La realidad es que para llegar hasta el Arco de Dyrhólaey tienes que pasar a un lado del faro.

El Faro de Dyrhólaey comprende varios edificios unidos. Por un lado el edificio principal del faro, que consiste en una sobria torre cuadrada de hormigón pintado de blanco, con una franja roja. En los laterales de la torre se tienen varios espacios habilitados para el cuidador del faro. Pudimos acercarnos hasta él pero no acceder dentro de la torre ya que no está abierto para visita de turistas.

Desde el lugar donde se ubica el Faro Dyrhólaey tuvimos unas vistas increíbles de otra playa negra.

península de Dyrhólaey

península de Dyrhólaey

península de Dyrhólaey

 

península de Dyrhólaey

Seguimos camino por la costa de vuelta a Rejkiavik. Nos dirigimos a ver las cascadas más bonitas del Sur.

Si queréis acceder a todas las entradas del viaje a Islandia pincha Aquí

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *