India ¿Qué ver en Jaipur?

Jaipur es la capital del estado de Rajastán en la India, donde estuvimos sólo dos días. Os voy a contar en esta entrada ¿Qué ver en Jaipur?

Esta ciudad fue construida por el Maharaja Sawai jai Singh en el siglo XVIII y lo convirtió en la primera ciudad planeada de la India. Siendo un destino turístico anticipado paras nacionales e internacionales Jaipur es un lugar donde se puede ver la verdadera belleza de Rajastán que reside en su cultura, tradiciones, música y comida.

Jaipur es una parte integral del “Tour del Triángulo de Oro” de la India, que también incluye las ciudades de Delhi y Agra. Durante nuestro viaje, añadimos las ruinas de Fatehpur Sikri, a las afueras de Agra, Orchha, Khajuraho, la ciudad de los templos del Kamasutra y la increíble ciudad de Benarés, en el Ganges. Este circuito lo organizamos por nuestra cuenta y usamos todas las formas de transporte; avión, tren y por carretera.

A Jaipur se le llama la ciudad rosada porque la mayor parte de los edificios en esta ciudad son color de rosa que es una imitación de la piedra arenisca roja usada en la arquitectura de Mughal. El rajastán tiene otras ciudades como Jodhpur, conocida con la ciudad azul, y Udaipur.

Resultado de imagen de Jaipur

Palacio de los Vientos en Jaipur, una de las referencias arquitectónicas claves de Jaipur.

Cómo llegar a Jaipur

Nosotras volamos desde Delhi hacia Jaipur.
Si quieres saber qué puedes hacer en Delhi, visita ¿Qué ver y hacer en Delhi?
Para nosotras ésta fue la combinación ideal ya que disponíamos de muy poco tiempo. El recorrido entre estas dos ciudades bien puede hacerse en tren y/ o en coche con un conductor. El vuelo dura alrededor de 1 hora.

Hay unas cuantas aerolíneas que te permiten comprar el vuelo; Jet Airways, Air India, Indigo & Spicejet. Todas las compañías funcionan bien y si no me equivoco usé todas ellas para diferentes desplazamientos dentro del país. El precio por trayecto puede oscilar mucho pero está en aproximadamente 50 € de media.

En Jaipur nos quedamos solamente un par de días, aunque de nuevo me hubiera gustado mucho quedarme un par de días más. Nos quedó un poco escaso pero lo disfrutamos un montón.

Fuerte de Amber

En lo alto de la colina se ubica el Fuerte Amber, a 11 kms de Jaipur

Lo primero que hay que ver en Jaipur es el Fuerte de Amber, en la cima de una montaña, a las afueras de Jaipur. El Amber Fort es una de las mejores fortalezas y  complejo palaciego  sobre montañas o cimas de colinas de toda la India. En los exteriores del complejo, sobre las colinas escarpadas surgen puertas, templos imponentes, enormes salones adornados, palacios, pabellones, jardines y hasta una rampa que te lleva a la cima de la colina palacio donde para subir por ella, hay que subirse a un elefante que suben y bajan a los visitantes hasta lo alto del Fuerte.

Yo no suelo montar en elefante porque el abuso que hacen de estos animales es horrendo aunque finalmente sucumbimos y realizamos un pequeña ruta subidas en elefante, a los pies del fuerte de Amber, de unos 10 minutos.

Resultado de imagen de Jaipur

Subida en elefante al Fuerte de Amber

Nosotras contratamos un guía turístico que nos llevó en coche hasta la entrada de la fortaleza.

A sólo 11 kilómetros
 de Jaipur, el Amber Fort es un fuerte construido en un espléndido y pintoresco lugar. Al ser una mezcla perfecta de la arquitectura hindú y musulmana, Jaipur y el fuerte Amber atraen a viajeros de todo el mundo.

Construido en el siglo XVI por Raja Man Singh, el fuerte es el orgullo de las habilidades de construcción exóticas de los artesanos de antaño en ésta zona de la India. La fortaleza conserva un legado de la época en que los gobernantes imaginaban la artesanía de una manera que no tenía comparación alguna.

Elefante Jaipur

Foto de elefante decorado en Jaipur y mujeres hindúes del pueblo de Amber

Foto de la enrda al fuerte de amber y foto de los príncipes Rajás

Datos Prácticos

El Fuerte está abierto todos los días, excepto el día nacional de India
Horarios recomendados: 9.30am – 16:30
Precio de la entrada para extranjeros: 50 INR
Cargo por tomar fotografías: 40 Rs
Cargo por grabar en vídeo: 100 Rs (150 si se incluye todo -incluída la entrada-).
Cómo llegar a Amber Fort: Se pueden tomar los autobuses locales desde varios puntos dentro de la ciudad de Jaipur para llegar al museo central o pueden contratar excursiones o tomar un taxi (opción más cara sin duda).

Vistas desde las ventanas enrejadas de las salas y palacio del Fuerte Amber. Las ventanas se construían con enrejados y mármol para evitar quelas mujeres fueran vistas mientras observaban la vida cotidiana.

El interior del fuerte y palacio tiene edificios de todo tipo, arquitecturas, colores, formas, … que hacen que el Amber Fort sea una de las maravillas de la India.

Dentro de los palacios del Fuerte Amber, que se encuentran muy bien conservados

Quiénes fueron los Maharajá

Maharajá es un término en varios idiomas de la India que significa ‘gran rey’ (demahā: ‘grande’ y rāya: ‘rey’). Proviene de la palabra sánscrita mahārāja (pronunciada /majarásh/ o —menos probablemente— /majarashá/). Su equivalente femenino es «maharaní» y «majarani»; en sánscrito mahārānī (y en inglés maharanee). Denota tanto a la esposa del gobernante en turno (la Primera Dama) como a las mujeres en el poder (en los raros casos donde es permitido).

Estrictamente significaría ‘emperador’ (rey de reyes), pero se utiliza indistintamente para reyezuelos, intendentes de comunas, sacerdotes célibes (sanniasis).

Maharajá era repetidamente otorgado a notables sin un rango principesco, tal como los zamindars, una especie de terratenientes feudales originarios del imperio Mongol y que continuaron durante el Raj británico.

En 1947, cuando la India se independizó del Imperio británico (e incluía al actual Pakistán) poseía cerca de 600 Estados principescos. Algunos de menos de tres kilómetros cuadrados, pero todos con su propio soberano caprichoso y muy rico que los británicos habían reducido a meras figuras decorativas. Baroda, de 21.144 km2, era uno de los estados más prósperos, a cuyo maharajá se le rendía honores con 21 cañonazos. Bastante más importante y rico que Kapurthala, 14 veces menor, a cuyo soberano, tan popular en Europa, se le honraba con sólo 13. Estos príncipes recibieron del Imperio Británico el tratamiento de Alteza Real, extensivo a sus consortes y descendencia. Si el regente era hindú, se le llamaba «Rāja» (rash: ‘rey’) o «Thākura» —tjákur: ‘deidad adorable, persona respetable’; en inglés Tagore (como en el caso de Rabindranāth Tagore, pronunciado /rabindranát tágor). Si el regente era musulmán, se le llamaba «Nawab».

Los maharajás son siempre los varones primogénitos de la primera esposa. En muchos casos, no se tiene constancia ni del nombre de las esposas ni el de las hijas de algunos varones de la familia.
Los británicos gobernaron directamente dos tercios de India; el resto estaba bajo la jefatura de los príncipes locales, aunque considerablemente influenciados por los representantes de la Corona que se hallaban en sus propias cortes.
El título de Maharajá no era común antes del Raj británico. Durante este período muchos Rajás y otro tipo de gobernantes hindúes fueron elevados al rango de Maharajá, independientemente del hecho de que decenas de estos nuevos Maharajás gobernaban pequeños estados, a veces por alguna razón no relacionada con la primacía del Estado, por ejemplo, apoyo durante la Primera o la Segunda Guerra Mundial. Dos Rajás que se convirtieron en Maharajás durante el siglo XX fueron el Maharajá de Cochin y el legendario Maharajá de Kapurthala, Jagatjit Singh.

Jal Mahal o palacio sobre el agua de Jaipur

El Jal Mahal o palacio sobre el agua de Jaipur me parece una de las imágenes más bellas de esta ciudad rosada del Rajasthan, con lo que no es mala idea parar a hacer la visita.

Palacio del Agua en Jaipur  sobre el Lago Man Sagar. Abajo dibujo de un Raj en las paredes de los palacio del Fuerte Amber

El hermoso Jal Mahal está ubicado a tan sólo 8 kilómetros al norte de la ciudad, en el lago Lago Man Sagar, y se puede acceder a la zona por la misma carretera que une la propia Jaipur y Amber.

Mi recomendación es que se visite el palacio durante la época de monzones o justo tras las lluvias. El motivo es muy simple, ya que sólo cuando llueve abundantemente se llena el lago Man Sagar y parece que el Jal Mahal flote sobre las aguas. La imagen es cautivadora y es muy distinta a la del seco invierno.

Este hermoso palacio de estilo rajpu fue construido en el siglo XVIII por orden de Madho Singh I. Obsesionado por el Lake Palace de Udaipur en el que había pasado su infancia, Singh ordenó a los arquitectos que se basaran en este palacio a la hora de levantar el Jal Mahal.

El palacio sólo es accesible desde un paso elevado y destaca sobre todo por la belleza de sus torres semi-octogonales y por sus preciosas cúpulas. Una de las señas de identidad del Jal Mahal o palacio sobre el agua de Jaipur.

Hawa Mahal o Palacio de los Vientos

El Hawa Mahal ( ‘Palacio de los vientos’) es un palacio de la ciudad de Jaipur. El palacio fue construido en el año 1799 por el marajá Sawai Pratap Singh y fue diseñado por Lal Chand Usta. Formaba parte del Palacio de la ciudad de Jaipur. Servía como extensión de la zenana o cámara de las mujeres destinada al harén. La función original del edificio era la de permitir a las mujeres reales observar la vida cotidiana de las calles de la ciudad sin ser vistas.

El palacio tiene cinco pisos, los dos superiores un poco más estrechos, lo que le confiere una cierta forma piramidal. Está construido en arenisca roja y rosa, con incrustaciones realizadas en óxido de calcio. La fachada que da a la calle tiene un total de 953 pequeñas ventanas. El viento que circulaba a través de ellas le dio nombre al palacio. Este viento es el que permitía que el recinto se mantuviera fresco incluso en verano.

Hawa Mahal 2011.jpg

Palacio de los Vientos; Jaipur

El Hawa Mahal no está rodeado de jardines como suele ser habitual en los palacios indios sino que se encuentra en el centro de una de las principales calles de la ciudad. La estructura exterior del palacio recuerda a la cola de un pavo real, animal de gran simbolismo en la India. No hay escaleras que lleven a los pisos superiores a los que se accede mediante rampas. Está considerado como el máximo exponente de la arquitectura rajput. Aunque en la actualidad se conserva poco más que la fachada, el palacio se ha convertido en el símbolo de la ciudad de Jaipur.

El templo Birla Mandir

Este templo es conocido también como el templo Laxmi Narayan y está dedicado al dios Vishnu (Narayan) y a su consorte Laxmi, la diosa de la riqueza. Es por esto último que al templo se le conoce como el templo Laxmi Narayan.

Templo hinduista Birla Mandir

El Templo Birla Mandir fue construido en 1988 por el grupo industrial Birla, un negocio próspero de india. Se dice que el Maharajá le dio a esta familia la tierra donde se encuentra el templo por la cantidad de 1 rupia. Se encuentra en una elevación de la famosa colina Moti Dungari. Llama la atención la construcción totalemente en Blanco con bellas esculturas talladas. Tiene tres cúpulas, que representan las tres maneras de aproximarse a la religión. La belleza de su mármol no deja indiferente a nadie.Además se pueden encontrar retratos de personajes importantes en la historia como Sócrates, Cristo, Zarathustra, Buda o Confucio. Estos retratos le dan al templo cierto carácter laico.
Entre ellas se encuentra el dios Ganesha (protector del hogar) de cuya escultura se dice que es casi transparente. Las figuras del dios Vishnu y su consorte Laxmi están talladas en una sola pieza de mármol.

Está rodeado por un exhuberante jardín y dispone de un pequeño museo donde se exponen antiguos objetos de la familia Birla. Este templo es, sin duda, una de los puntos más visitados de la ciudad de Jaipur, y siempre hay algún turista o algún devoto visitándolo.

Templo Birla Mandir

Ir de compras. Marionetas del Rajastán

Chaura Rasta y Badi Chopar son las dos calles principales de la ciudad vieja y las más concurridas y llenas de vida y de bazares. Se cruzan en la puerta Tripolia, uno de los accesos al palacio Real. Merece la pena deambular por ellas tanto de día como de noche, cuando los restaurantes de cocina mogol (carne a la brasa) se llenan de luces, de humos y de aromas.

 Está claro que Jaipur es la ciudad de los bazares. Las calles del centro histórico son un gigantesco mercado abierto hasta el anochecer en el que se puede comprar de todo. Hay bazares especializados en joyas, en saris y tejidos, en babuchas, en perfumes, las muñecas típicas  de Rajasthán (puppets).

Puppets del Rajasthan

Los bazares que están por las calles más céntricas (Chaura Rasta / Badi Chopar) son más turísticos y caros, por supuesto. Imprescindible regatear a muerte.

A continuación podéis verme vistiendo un saree, que no me compré. En la parte inferior izquierda de la foto, unas cuantas Piedras preciosas que estuve viendo en los bazares y que tampoco compré.

Barbiegirl vistiendo un saree

Cine Bollywood Raj Mandir

Una actividad imprescindible con la que quedé encantada fue ir a ver una película de Bollywood al Raj Mandir, un clásico en Jaipur.

Imagen relacionada

Raj Mandir. Cine Bollywood de Jaipur

El cine en India es, más que una expresión artística como cualquier otra, un pilar básico de la cultura india.  El cine Raj Mandir de Jaipur es el más grande, ostentoso y famoso del país. Sus grandes escalinatas, luces de colores y lámparas de cristal dotan al edificio de una majestuosidad que hace recordar los primeros años del séptimo arte, cuando el cine era todavía un Espectáculo (en mayúscula) al que el público acudía predispuesto a dejarse sorprender.

Resultado de imagen de cine bollywood jaipur raj mandir

Raj Mandir

La imponente gran sala del Raj Mandir, con sus cientos de butacas y sus palcos decorados en tonos pastel, debería bastar para obligar al espectador a sumergirse en la película por completo… de no encontrarnos precisamente en éste país. Y es que, en la tierra de los maharajás, ni siquiera algo tan sencillo como ir al cine se hace “a nuestro modo” habitual.

Un film de Bollywood dura, de media, un mínimo de tres horas; un tiempo bastante largo desde nuestro punto de vista, pero mucho menor cuando a lo largo de la película no damos abasto para mirar a nuestro alrededor, a todos los espectadores que se han levantado de sus asientos para cantar, bailar y gritar a la pantalla como si los actores pudieran oírles. Nosotras debimos de quedarnos 45 minutos, suficiente para ver a la gente disfrutar como enanos. La peli realmente era mortal de aguantar , sin guión y mucha música y claro, 45 minutos nos parecieron más que suficiente.

Cine Raj Mandir

Por eso, para un turista desconocedor de la lengua, entender o no entender lo que dicen los protagonistas pasa a ser un asunto de menor importancia. Al fin y al cabo, ¿quién tiene demasiado interés en saber lo que ocurre en pantalla mientras intenta sincronizar sus pasos de baile con el estribillo del último hit de Bollywood?

Cine Raj Mandir

Si disponéis de poco tiempo, el Raj Mandir es un gran cine que os sorprenderá por su belleza y donde podréis disfrutar del cine de Bollywood como el espectáculo que es. A los que puedan permitirse alguna sesión más, les recomiendo contrastar la experiencia acudiendo a cualquiera de las pequeñas salas que pueden encontrarse en cualquier pueblo, donde el cine tal vez no sea tan elegante, ni el público tan educado (fumar y beber en las salas es algo bastante común) pero una cosa es segura: nunca queda un asiento libre.

No me acuerdo de lo que nos costó la entrada pero a grandes rasgos, no fue para nada excesivo ni comparado a lo que pagamos en España por ver una película.

Para terminar la tarde, ¿Qué mejor plan que salir del cine e irse a comer una hamburguesa con curry al Macdonalds justo en la esquina del la calle donde se encuentra el cine? Nosotras la probamos…Fue hamburguesa de pollo al curry. Muy bueno.

En el nº 5 del Panch Batti Chowk encontraréis ese Macdonalds. No creo que lo hayan quitado aunque yoe stuve allí hace ya cuatro años y los negocios cambian…

Si queréis seguir leyendo acerca de mi viaje a India, podéis hacerlo pinchando aquí

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *