India. Uttar Pradesh y Taj Mahal

Dejamos atrás Jaipur y el estado del Rajasthan para adentrarnos en la región india de Uttar Pradesh, donde ver por fin el Taj Mahal en la ciudad de Agra. “Sólo” nos separan  245 kilómetros, y lo pongo entrecomillado porque aquí las distancias son relativas y en hacer ese trayecto se echa mucho más tiempo del que los occidentales estamos acostumbrados.

Uttar Pradesh es uno de los estados menos industrializados del país.  Es el quinto estado indio en tamaño y el más poblado, 200 millones de almas; según Wikipedia, es la división administrativa más poblada del mundo.Las ciudades más importantes son Agra, Jhansi y Varanasi, ciudades de las que os hablaré.

Partimos pronto en la mañana en coche desde Jaipur por carreteras muy agrestes donde te topas con muchos canmiones con carga a rebosar. Se van dejando atrás pueblos y uno se va acostumbrando al incesante claxon de los coches pidiendo paso, mientras nos saludan al adelantarlos. Nosotras contratamos un chófer indio a través de la web www.xasmintravels.com, que condujo todo el camino y  paraba cuando lo solicitábamos.

La población india es bastante alegre pero también tímida. Te observan sin cesar pero les cuesta mirarte a los ojos. El caso es que India es intensa en toda esa mezcla y más. Sus carreteras, miradas, gentes, vestimentas, colores, olores, sabores, paisajes, fauna, flora, arquitectura, arte, tradición y modernidad. India es divertida, mucho. También es triste, desgarradora por momentos. Sucia, limpia, santa y laica, calurosa, de altura y de bajura. Es color.

En fin, es mucho. Puede serlo todo. Fijas, inquisitivas, no se apartan por nada de tu cara, de lo que haces. Siempre serás observado, hasta en los sitios más insospechados y por la gente más insospechada.

Mujeres del pueblo de Chand Baori

Pueden ser monjes tibetanos, trabajadores de la carretera, viandantes. Es imposible que estés en un andén esperando el tren y que no te estén mirando unas decenas de pares de ojos.

Hay que acostumbrarse, es así.
Los más atrevidos se acercarán a preguntarte de dónde eres. Y al decirles que de España (en inglés), se quedarán mirando al horizonte, como pensando. En su gran mayoría no tienen ni idea, aunque digan que sí.

La mirada de los niños es limpia y pura aunque también triste y en las zonas agrestes, aún más porque no acostumbran a ver a muchos turistas.

Mirada de un niño del pueblo de Chand Baori

La primera parada en el camino hacia Agra lo hicimos en un lugar alucineante: Chand Baori.

Chand Baori

Alfibe Chand Baori. Muy espectacular

El Chand Baori es un famoso aljibe escalonado , situado en la localidad de Abhaneri, cerca de Jaipur, en el estado indio de Rajastán. Situado enfrente del templo de Harshat Mata, fue construido, según se cree, en el año 800 d. C. por el rey Chand de la dinastía Chahamana, y es considerado uno de los mayores y más profundos de la India. Tiene 3500 escalones en 13 niveles y alcanza una profundidad de 20 metros.

 

Chandbaori

Vista del Chand Baori. Una parada imprescindible , en el camino a Agra

Este baori está excavado en forma de pirámide invertida a partir de una gran planta cuadrada, de treinta metros de lado. Esta importante superficie le permitía recoger directamente un máximo de agua en periodo de los monzones.

Su profunda tolva de veinte metros consta de un triple grupo de escaleras en cada uno de los lados, y está cerrado al norte por salas cuyas arcadas se abren al sur. Este lado consta de:

  • tres plantas con salas construidas retiradas, abriéndose a dos terrazas;
  • por debajo, una gran sala, flanqueada por dos galerías sobresaliendo directamente sobre el aljibe , por delante de un pozo que se sumerge directamente en el estanque. En el medio, un emisario devuelve al aljibe el agua recogida por las cubiertas y terrazas de esta parte del pozo. Esta sala descansa sobre dos pilares masivos que sirven de contrafuerte al conjunto.

Los pilares que sostienen las bóvedas de las galerías con gradas del norte son del mismo estilo que los pilares del mandapa del templo de Harsat Mata, probablemente porque los pozos se hayan incorporado en la misma época. En los otros tres lados se escalonan doce niveles de dobles escaleras agrupadas de una simetría perfecta, armoniosamente dispuestas. Esta disposición inteligente permite la circulación de un máximo de personas.

El baori está rodeado por un muro de cierre para proteger su acceso. Más tardíamente se le adosaron galerías, así como el laberíntico pabellón norte a través del cual se accede al sitio.

Dejamos Chand Baori atrás y seguimos nuestro camino hacia Agra. Otra parada ineludible es Fahtepur Sikri.

Fahtepur Sikri

La conocida como “ciudad fantasma” fue mandada construir por el emperador mogol Akbar en 1752 para instalar a su corte, ahí es nada, nada de mandar  construir un palacio ¡una ciudad entera!. Su arquitectura se parece a la del Fuerte Rojo de Agra pero más barroca, producto de la inspiración de las religiones hindú, musulmana y jainista.

Agra Mezquita de Fatephur Sikri

Fahtepur Sikri

Fahtepur Sikri

A los 26 años Akbar se convirtió en soberano de un inmenso reino que se extendía desde el Himalaya al extremo del Decán, una gran meseta que ocupa buena parte del centro-sur del subcontinente indio; Akbar no conseguía tener un heredero y atormentado por este hecho se fue a la colina de Sikri para consultar a un santo sufí llamado Salim Christi que vivía allí en plan ermitaño. La bendición del santo le proporcionó tres hijos, el primero de ellos al año de visitar a Salim Christi. En agradecimiento al santo ordenó construir la ciudad en la colina de Sikri; Fatehpur o “ciudad de la victoria” acogió la corte durante 15 años y fue abandonada, al parecer, por un importante descenso de la capa freática que hizo que la ciudad quedase desabastecida de agua. Las casas comunes se quedaron en ruinas, pero la muralla y los palacios han resistido muy bien el paso del tiempo.

Fahtepur Sikri

Antes de entrar en la ciudad, nos asediaron literalmente más vendedores que en todo el viaje, qué montonera de pesados. Se están buscando la vida, lo sé  pero aquí fue exagerado, encima son los que te dicen que a la vuelta vayas a su tienda y si hacer el menor gesto de simpatía estás perdido. Dentro de la  ciudad donde ya no entran, !!qué tranquilidad!!

Los locales miran a dos rubias con pinta de guiris; Emma y yo 🙂

Fahtepur Sikri

Esta niña tan mona en la foto nos acompañó una gran parte de la visita. La mayoría de los niños piden dinero o caramelos. Esta nena nos pedía champú. No sería raro que tuviera piojos.

La ciudadela es un conjunto de estancias y residencias reales, patios, mezquitas, fuentes y jardines muy bien conservados y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986. Está construido en piedra arenisca roja y la luz del atardecer realza su color, impresionante. Para su construcción el emperador trajo a los mejores arquitectos y artesanos del imperio que mezclaron estilos creando un ambiente único.

Dejamos atrás Fahtepur Sikri y emprendimos camino hacia Agra.

Agra

!No todos los días se está delante de una de las siete maravillas del mundo! Ibamos a ver el Taj Mahal y como se esperaba, no defraudó.

El Taj Mahal es la tumba más hermosa del mundo. Construida entre 1632 y 1653 en mármol blanco su tono cambia del azulado al dorado dependiendo del sol, las nubes y la hora del día. Probablemente uno pase solamente una vez en la vida por ese lugar que es el símbolo de la India y el mayor reclamo arquitectónico del país, leerá en guías y foros que la mejor hora para encontrarse con el Taj Mahal es esta o aquella, que vaya vestido de un modo u otro, que se contrate un guía o no.

El Taj está rodeada de jardines que el emperador mogol Sha Jahan construyó en Agra para su esposa Mumtaz Mahal cuando esta falleció en el parto de su decimocuarto hijo. El Taj Mahal es considerado el más bello ejemplo de arquitectura mogola, estilo que combina elementos de las arquitecturas islámica,persa,india e incluso turca​ Este monumento ha logrado especial notoriedad por el carácter romántico de su inspiración. Aunque el mausoleo cubierto por la cúpula de mármol blanco es la parte más conocida, el Taj Mahal es un conjunto amurallado de edificios que ocupa 17 hectáreas y que también incluye una gran mezquita, una casa de invitados y jardines.

La tumba más hermosa del mundo

El Taj reflejado en mis gafas


El Taj hay que verlo a las distintas horas del día.
Hay que madrugar y entrar nada más abran el recinto llegando allí antes de que salga el sol. No sólo porque aún no habrán llegado las multitudes para esa hora. Y disfrutar de este lugar sin masas es una verdadera delicia. Si no también, y sobre todo, porque ver como el sol va saliendo sobre el Taj Mahal, iluminando sus paredes de mármol y envolviéndolo todo de una mágica neblina, es como sentirse dentro de un sueño.
Ver el Taj desde cualquier punto es maravilloso

El Taj Mahal fue nombrado el 7 de julio de 2007 comouna de las ganadoras de las nuevas siete maravillas del mundo moderno. Las ganadoras fueron las siguientes;

Iwan de la tumba del Taj. El Iwan es el portal saliente de los edificios persas y mogoles

La tumba más hermosa del mundo

Mi consejo es que si quieres verlo al atardecer, desde una posición y con una luz diferente, cruces al otro lado del río Yamuna. Hay una explanada justo detrás del Taj en el que se suele reunir la gente para ver atardecer sobre él. Ojo: hay un puesto de policía y prohíben usar trípode. 

Maravillosa visita al amanecer a pesar del madrugón

También al atardecer hay que ir al jardín Mehtab Bagh, desde donde hay unas vistas privilegiadas de la trasera del impresionante mausoleo. Allí, esperando el atardecer, verás como el Taj Mahal va cambiando de color a medida que cae el sol. Con suerte habrá alguna cremación en las cercanías y te llegarán los sonidos de los mantras cantados y recitados en el evento y el momento será mágico. Nota: si vas al jardín a disfrutar de las vistas te cobran por entrar y habrá mucha gente. El truco es meterte por un camino asfaltado que va al río sin entrar al parque, aparte de ahorrarte unas rupias ganas sobre todo en intimidad, estarás casi solo y eso se agradece. Además de que el parque cierra.

Vistas desde el jardín Mehtab Bagh

 

Conjunto de monumentos que comportan el Taj Majal

Tips viajeros

  • Precio de la entrada: 750 rupias (incluye botella de agua). Se puede comprar durante todo el día excepto en la puerta sur, ahí solamente está abierto entre las 8 a.m. y 5 p.m.
  • Al Taj Mahal se puede llegar andando en rickshaw, está prohibido el tráfico de vehículos con motor en sus alrededores.
  • No se puede acceder al recinto del Taj con comida ni bebida (excepto la botella de agua que te dan en la puerta), tampoco te dejarán entrar con tabaco. Para controlar que metes en tu bolso hay un control antes de acceder, y todo lo prohibido se lo quedan.
  • Dentro del mausoleo no se pueden hacer fotos. Llevar un pequeña linterna para ver detalles en el interior os puede venir bien.
  • Si estáis en Agra una noche de luna llena, apuntaros a la visita nocturna del Taj Mahal.
  • Aconsejo alojarse en el barrio de Taj Nagari, este barrio residencial es colindante al barrio Taj Ganj (donde se encuentra el Taj Majal); y los alojamientos son mucho más económicos allí, aparte de evitar ser acosado constantemente por los locales. Desde Taj Nagari se puede llegar en unos 25 min caminando al Taj Majal, y además también desde ese barrio puedes coger los tuk tuk compartidos para visitar después la ciudad vieja de Agra. El día que visites el Taj Majal levántate muy temprano y estate allí sobre las 6am (cuando lo abren). Agradecerás el madrugón, cuando a partir de media mañana veas las masas de gente que visitan el mausoleo.
  • Es muy agradable tomar algo en alguna de los rooftops de Agra con vistas al Taj. La terraza o rooftop café del Hotel Saniya Palace, cuyo link os vinculo, es maravillosa.
    Sin embargo, en la zona menos cara de Taj Ganj, donde recomiendo coger alojamiento,   hay cientos de cafés  y rooftops con vistas increíbles. Uno de los ejemplos es la terraza del Hotel Kamal. El hotel en sí no es la mejor opción pero  la terraza sí merece la pena.

Foto que tomé de la terraza de un café en la zona Taj Ganj

Pero en Agra hay más cosas que ver…no se limita sólamente al Taj. Es muy recomendable la visita al Fuerte Rojo. Está ubicado en la orilla oeste del río Yamuna a 2,5 km al noroeste del Taj Mahal.

Imagen relacionada

Fuerte Rojo de Agra

El fuerte, construido en piedra de arenisca roja (a lo que se debe el nombre), por el emperador mogol Akbar entre 1565 y 1573, puede ser descrito con mucha más exactitud como un palacio amurallado, que encierra en su interior un impresionante conjunto de palacios y edificios señoriales con estilos arquitectónicos que varían desde la complejidad de lo construido por el emprerador Akbar hasta la simplicidad de lo construido por su nieto Shah Jahan y rodeado de un profundo foso que se llenaba de agua del río Yamuna.

Fuerte Rojo de Agra

El río en Agra, es un elemento casi imprescindible , porque además de para la vida cotidiana de sus vecinos , es un lugar que va unido al Taj Mahal y los principales monumentos de la ciudad , llegando a ser desviado para pasar cerca de ellos.

El Yamuna , elemento esencial que ver en Agra

Río Yamuna es el río que transcurre por Agra.

El río Yamuna, es uno de los mayores afluentes del río Ganges y uno de los principales ríos del Norte de India, ya que su longitud alcanza los 1.370 metros, así como también para los hindúes es también uno de los siete ríos sagrados de India, y el segundo en importancia después del Ganges. El río lleva ese nombre por la diosa Lamuna, hermana de dios hindú de la muerte. En India los ríos tienen un papel muy importante en la vida cotidiana, ya que lo usan tanto para lavarse,lavar los cacharros, arrojar basura, purificarse, divertirse y…Acabar en ellos cuando mueren. Las aguas del río Yamuna, aunque no son cristalinas, si que son con diferencia mucho más transparentes que las del Ganges, que en algunos tramos parecen las aguas estancadas de densa que es el agua. Aunque ahora no forma parte del abastecimiento de agua “potable” para la ciudad, si que lo utilizan para cubrir una amplia zona de regadío. El tramo más bonito del río a mi parecer, es a su paso por la orilla de donde está enclavado el Taj Mahal, ya que al amanecer toma el reflejo dorado del sol iluminando la “joya” de la India.

La vida en el Yamuna es todo un espectáculo que nos acerca a la India mas auténtica.

En breve seguiré con el relato de la siguiente etapa en la india; de Agra a Khajuraho, una etapa muy curiosa ya que viajamos en tren y vimos una india muy real con poco turismo. Si queréis leer acerca de las etapas anteriores, Pinchando aquí, tenéis acceso a todas las entradas de mi viaje a India.

!Hasta pronto!

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *