¿Qué ver en Addis Abeba?

Buenas viajeros,

Hoy os voy a contar ¿Qué ver en Addis Abeba?, la capital de Etiopía.

La llegada y salida del país se hace al/desde Aeropuerto Internacional de Addis Abeba, la capital de Etiopía, donde recomiendo pasar un par de días máximo, ya que no es una ciudad con un atractivo impactante y merece la pena disfrutar de este tiempo en otros lugares. Pero está claro que es zona de paso con lo que dar una vuelta por la ciudad es bastante recomendable.

El caos y pobreza de Addis Abeba es el mismo que puedes encontrar en cualquier otra capital de países africanos 

No son muchos los extranjeros que visitan Etiopía. A excepción de diplomáticos y funcionarios de gobiernos extranjeros (Addis es sede de la Unión Africana) y de grupos de empresarios chinos que viajan al país en busca de negocios, es raro ver turistas…más allá de grupos aislados de viajes organizados que visitan la zona norte del país (y que rara vez recorren Addis) o voluntarios de ONG que aprovechan su estancia para conocer durante un par de días la capital.

Por ello el viajero independiente o ”mochilero”, y más siendo blanco, levanta muchas suspicacias, pues para la población local es difícil entender que un extranjero viaje al país sin negocios de por medio y más con un bajo presupuesto.

Consejo Viajero

A la llegada al aeropuerto de Addis, la mayoría de gente tarda al menos una hora en tramitar el visado de turista, válido por un mes, tras el pago de la tasa de 20$. En internet es posible sacarse el visado aquí, lo cual te ahorrará largas colas de espera. 
No dudéis ni un momento es sacar la e-visa. Lo agradecerás.

Un poco de Historia

Addis es una de esas ciudades que no tiene un centro histórico, ¿Será porque nunca fue “colonizado”, a pesar de la presencia italiana en el país desde 1936 a 1941?. Por lo tanto no hay mucho que ver. Es una ciudad bastante fea y grande, como cualquier capital de Africa.

El fascismo  buscó sobre todo presentarse en manera diferente en los límites de Etiopía, intentó realizar un tratado amistoso con la gestión del emperador etíope Haile Selassie. Dicho acuerdo se concretó en 1928.

Poco después de la completa conquista de Libia, ocurrida a finales de los años 20, Benito Mussolini manifestó la intención de dar un Imperio a Italia y el único territorio que permanecía libre de injerencias extranjeras era Abisinia (Etiopía), no obstante que era miembro de la Sociedad de Naciones. El proyecto de invasión inició al día siguiente de la conclusión de los acuerdos sobre el tratado amistoso y concluyó con el ingreso del ejército italiano en Addis Abeba el 5 de mayo de 1936.

Cuatro días después, fue proclamado el nacimiento del Imperio italiano y se llevó a cabo la coronación de Víctor Manuel III como Emperador de Etiopía (con el título de Qesar, en vez del mencionado de Negus Neghesti).

Con la conquista de gran parte de Etiopía se procedió a una reestructuración de las colonias del Cuerno de África. Somalia, Eritrea y Abisinia se reunieron en el virreinato del África Oriental Italiana (AOI). Muchas obras fueron hechas por los italianos en el AOI, especialmente viales (como la carretera entre Asmara, Addis Abeba y Mogadiscio). Inclusive se enviaron muchos miles de colonos italianos a desarrollar las áreas agrícolas.

El proyecto colonial concluyó con la ocupación británica de los territorios sujetos al dominio italiano en AOI en 1941 (durante la Segunda Guerra Mundial). En 1943 también Libia fue ocupada por los Aliados y en el Tratado de Paz de 1947 Italia perdió todas sus colonias (aunque le fue asignada la administración de Somalia hasta 196o).

¿Qué ver en Addis Abeba?

Merkato

Es el mercado más grande de Etiopía y también de Africa. No esperéis un mercado al aire libre porque es un barrio enorme lleno de tiendas y tenderetes. Está abierto de lunes a sábado de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Los domingos cierra. En Merkato se concentran todo tipo de comerciantes, vendedores ambulantes, limpiabotas,etc.

El mayor mercado de África es una paradoja en sí misma. Por su nombre podría creerme en Italia: Merkato. Por su contexto podría estar en una decadente ciudad del Mediterráneo: feos edificios de apartamentos y centros comerciales devorados por la desidia. Por su mercadería, sabe Dios qué sitio de dónde: extensiones de pelo, bidones azules, posters para peluqueros, patatas, cebollas, burros, huevos con sus gallinas, colchones, grandes bolsas de khat, zanahorias, zapatos, telas exóticas y telas de chichinabo importadas de China, timbales, abalorios, especias, fotos de la Virgen María, coranes, biblias, cestas, bebidas gaseosas, zumos naturales, comida rápida, dvds de Bollywood.

Merkato.

A diario más de trece mil personas subsisten un día más gracias a sus siete mil cien comercios. No están recogidos los informales, los que venden cualquier cosa que encuentran mejor no saber dónde. El principal motivo de su existencia no es otro que el agrícola, como suelen comenzar todos los mercados, y sobre todo el café, que es emblema nacional. Haría falta un vuelo para captar la inmensidad de un mercado que a sus mismos pies no se ve.  En todo caso, el mayor mercado de África. Porque así lo dicen las crónicas…

En Merkato también está la principal estación de autobuses de la ciudad.

Dado que la idea de ir a este lugar no le hizo especialmente gracia a nuestro guía, pues afirmaba no ser un lugar seguro para un ”blanco”, decidimos  ir en coche  sin bajarnos y así hacer un recorrido por la zona, como podéis ver en la siguiente foto.

El Merkato es realmente impresionante:  un caos ordenado…cientos de bajos de viviendas, casetas metálicas y chavolas hacían las veces de tiendas en las que se vendían e intercambiaban todo tipo de productos…frutas, garrafas vacías, iconos religiosos…al tiempo que manadas de perros o burros andaban por la zona con total libertad.

Merkato en Addis Abeba

La capital de Etiopía no es de gran belleza pero hay varias cosas que nos llamaron la atención, como los andamios de madera que soportan grandes construcciones como hoteles o edificio de multiples plantas. Están por todas partes.

https://www.instagram.com/p/BgamlItAf7G/?taken-by=barbiegirl_travels_arts

Sin duda, los maravillosos y altísimos árboles de flores color violeta me llamaron poderosamente la atención nada más aterrizar en el país. Nunca he visto árboles tan grandes donde florezcan esta maravillosa flor..y por todo el país.

Arboles de Etiopía, de mi color favorito

 

Catedral Siddist Selassie

Aquí reposan los restos de los emperadores y la familia real, y los restos de Haile Selassie I. El techo está decorado con pinturas de Ageñehu Enreda. Está en Arat Kilo y se puede visitar de lunes a viernes.

Es el lugar más interesante de Addis, la Catedral de la Santísima Trinidad, en la que se encuentran enterrados multitud de miembros de la familia real etíope, como el propio Haile Selassie I, último emperador del país, además de muchas reliquias y objetos de valor incalculable.

Al fondo del templo, en una esquinita apenas delimitada del resto del santo lugar, reposan para siempre los restos de un dios. O, dicho de otro modo, del Negus Negast (Rey de Reyes), Señor de Señores, el León Conquistador de la Tribu de Judea, Ras Tafari, Elegido de Dios, Protector de la Fe, el heredero del trono del rey Salomón, descendiente de la reina de Saba y Padre protector de África.  Ahí es nada.

Catedral de la Santísima Trinidad en Addis Abeba

¿Quién no conoce los jerseys con la bandera tricolor de Etiopía, los pines del león de Judea y el reggae en las fiestas, la retahíla aprendida de las letras de Bob Marlye: king of kings, lord of lords, the conquering lion of the tribe of Judah?, y resulta que ese tipo, el dios viviente que dio origen a toda una religión en una isla del Caribe, está ahí mismo.

Los seguidores del Rastafari, conocidos como Rastas, creen que Haile Selassie I liberará a la gente de ascendencia africana del mundo conduciéndolos a una tierra prometida llena de emancipación y justicia divina, llamada “Monte Sión” (Zion).

La tumba de Haile Selassie, el alias que eligió Ras Tafari Makonen, hijo de Ras Makonnen, gobernador de Harar y de Woizero Yeshimebet, nacida en la tradicional familia gobernadora del pueblo Oromo, descendiente directo número 225 del mismísimo rey David y, por tanto, 224 del rey Salomón y de la reina de Saba, que en Etiopía conocen como Makeda.

Hailé Selassie fue todo un personaje, descendiente de Salomón y emperador hierático de Etiopía pero, seamos realistas: sin la chispa que encendió un predicador caribeño no hubiera sido más que una figura curiosa y con cierta relevancia en la historia de África del siglo XX. 

Museo Arqueológico

En el centro de Addis hay varios museos que pueden interesar desde el punto de vista turístico, como el etnográfico, en el que se explica el origen y las culturas de las distintas etnias del país, o el arqueológico, de gran prestigio en la ciudad dada la antigüedad de muchos de sus restos.

Para conocer bien la historia de la antigua Abisinia, hay que hacer una visita al Museo Arqueológico Nacional. Aquí se guardan los tesoros arqueológicos nacionales y muchos hallazgos arqueológicos importantes como los restos de la famosísima “Pequeña Lucy”, el esqueleto parcial de Australopithecus afarensis.

Aquí estamos posando con la pequeña Lucy. El nombre se lo dieron porque los arqueólogos que la descubrieron estaban justo escuchando la canción de los Beatles Lucy in The Sky with Diamonds

Nosotros decidimos pasar un tiempo en este museo, debido a la gran importancia de Lucy Denkenesh (una reproducción), y una muestra de los primeros antepasados del hombre y objetos arqueológicos; en la planta superior utensilios de piedra y madera, incluso arte moderno.

Es en el subsuelo donde encontramos los restos parciales de la pequeña Lucy, de 3.5 Millones de años. Hay que decir que son una réplica del original, custodiado a su vez en el laboratorio. El descubrimiento de este esqueleto fosilizado fue un gran hallazgo para la Paleontología.

Está en la zona de Amist Kilo y se puede visitar todos los días. Es una vista muy recomendable.

Museo Arqueológico de Addis Abeba

Museo Arqueológico de Addis Abeba

Barrio de Chechenia

En Addis Abeba hay innumerables mendigos, niños de la calle y refugiados indigentes provenientes de todos los rincones de Etiopía. La mayoría emigró a Addis desde las zonas rurales de Etiopía en busca de oportunidades de empleo, mientras que otros han soñado con la posibilidad poco probable de encontrar prosperidad. Durante el día, la mayoría se preguntan por esta gran y próspera ciudad en busca de oportunidades, por la noche, hay miles de niñas que se ven obligadas a una vida de prostitución para poder sobrevivir. Para muchas mujeres, cuanto más jóvenes son, más deseables son en una profesión que las Naciones Unidas describen como la peor forma de trabajo infantil en el mundo.

Muchos de estos niños  ejercen la prostitución en el barrio superpoblado conocido como Chechenia. Fiel a su apodo, el área se ajusta a todas las caracterizaciones estereotipadas de la República de Chechenia, de donde proviene el nombre otorgado a este barrio.  Según la ONU, hay millones de niñas afectadas por el SIDA en muchas partes de Etiopía. Entre los países africanos, Etiopía se clasifica como un país que tiene el tercer mayor número de enfermos. Etiopía gasta sólo $ 5.60 en comparación con los $ 12.00 que otros países africanos gastan en atención médica

En este barrio fue donde nos alojamos. Curiosamente hay buenos hoteles y la zona no es peligrosa, aunque parezca lo contrario. El barrio de Chechenia es uno más de la ciudad, ni mejor ni peor.

El hotelse llama Caravan hotel y aquí podéis leer sus críticas en Trip Advisor. Es un hotel sencillo, del estilo a la mayoría de los hoteles elegidos en el país; a veces algo sucios pero con wifi (sólo en el lobby) y muy cerca del aeropuerto

Lo bueno de este barrio es la cantidad de bares que hay donde tomarse una cerveza Habesha o Saint George, por cierto muy ricas.

Tomando unas cevezas en Chechenia, Addis Abeba

Probar el café de Etiopía

No os vayáis sin probar el  Café en Tomoca Café, un lugar curiosísimo donde probar y comprar café de Etiopía.

Si profundizamos un poco en el tema de cuál es el mejor café en el mundo, rápidamente nos daremos cuenta de que si hablamos de café de calidad no podemos olvidarnos del café de Etiopía.

Existe una leyenda que incluso sitúa el nacimiento del famoso café arábica en este recóndito rincón africano. No sabemos cuánto tendrá de cierta, pero sí podemos aseguraros que se trata de uno de los mejores cafés del mundo.

El mito del nacimiento del café de Etiopía nos lleva hasta el siglo XVIII, cuando según cuenta la leyenda, un pastor llamado Kaldi comenzó a observar cómo sus cabras empezaban a comportarse de una manera algo extraña. Parecían más alteradas y activas de lo normal y tratando de buscar una explicación a este peculiar comportamiento, se dio cuenta de que había estado ingiriendo los frutos de un arbusto de la zona.

Hablamos de la antigua Abisinia, actual Etiopía y como no podría ser de otra manera, ese fruto era el grano del café. Al parecer, a partir de entonces, el consumo de este producto se fue extendiendo entre los hombres y mujeres de la zona y su producción fue evolucionando hasta como lo conocemos hoy en día.

La verdad es que no podemos aseguraros que se trate de una historia 100% veraz, pero hemos de reconocer que resulta divertido imaginar que unas simples cabras son las culpables de que hoy podamos disfrutar de este brebaje de dioses en tierras africanas.

Cómo moverse por la ciudad

El sistema de transporte público es bastante curioso…a excepción de los taxis, de color azul claro y bastante más caros.

Los buses son furgonetas, a las que arrancan los asientos y ponen tablones de madera para aumentar su capacidad.

Al no tener horario fijo, salen cuando se llenan, pero si su capacidad es de 12 personas, rara vez salen con menos de 20. Aunque la ruta está más o menos establecida, tampoco hay paradas, por lo que si quieress bajar tieness que avisar al conductor, para que se detenga al tiempo que le pagas siempre el mismo precio, independientemente de la distancia del trayecto.

Buses en Addis Abeba

Si vais a ir a Etiopía, dedicadle con cariño a su capital un par de días. En breve escribiré acerca de otra de las ciudades del país, para mí de las más interesantes; Axum, ciudad cargada de historia y espiritualidad. Esta ciudad fue, hace siglos, la capital de un extenso reino que se extendía desde Yemen hasta Sudán y que, en algún momento de su historia llegó a estar gobernado por la mítica Reina de Saba. Hoy en día aún queda en esta urbe el legado de este increíble reino axumita. En Axum, uno de sus mayores atractivos reside en visitar la Iglesia de Santa María de Sion, el templo más importante de todo el país ya que en su interior se alberga una de las reliquias más importantes del cristianismo: El Arca de la Alianza.

Ahí es nada.

Espero que os haya gustado esta entrada.

Si queréis leer acerca del resto del viaje a Etiopía, podéis pinchar aquí.

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *