Bodanath, la magia del Tibet en Katmandú

Bodanath es uno de los barrios de Katmandú y está situado a unos 11 km del centro. Está habitado mayoritariamente por tibetanos refugiados que se establecieron aquí tras la invasión china. Es lo más cerca que he podido estar de la magia del Tibet hasta la fecha.

Este es el segundo templo sagrado objeto de peregrinación por parte de los budistas (después de Swayanbunath) y es una espectacular y gigantesca estupa circular decorada con cientos de banderitas de colores, alrededor de la cual se puede pasear y observar a los peregrinos realizando sus rezos y mantras.

La estupa budista de Bodanath

La bella y majestuososa estupa que domina el barrio es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y la estupa budista más grande de Nepal y una de las más grandes del mundo. Se encuentra en un lugar de paso de una antigua ruta comercial del Tibet, donde los comerciantes hacían un alto en el camino para descansar, rezar y dar las gracias. Así pues, cuando muchos de los refugiados entraron en Nepal desde el Tibet en los años ’50, decidieron quedarse a vivir en los alrededores de este lugar sagrado.

Aquí estoy, rodeada de escolares que se me acercaron a preguntar de todo..

Bodanath es la otra cara de la moneda de Swayambhunath, de la que os hablo aquí. Situada a seis kilómetros de ésta, al este de Kathmandú, esta estupa de 100 metros de diámetro (la mayor del país) es el corazón del barrio del exilio tibetano, punto de destino habitual tras la invasión china del país de las nieves. El templo palidece en importancia frente al de Swayambhunath, pero es sin duda más auténtico y, sin discusión, mucho más limpio.

Esta es una de las mayores pagodas del mundo, e importante lugar de peregrinación budista. Una vez completado su largo camino de peregrinación, los fieles tienen que dar 108 vueltas alrededor de esta estupa, tarea que lleva sobre unas 10 horas. Es un lugar indicado para visitar sobre todo al atardecer, momento en el que el lugar se carga de misticismo gracias a la luz de las velas.

View this post on Instagram

This is one of my fav pics ever. This is me in #Kathmandu , #Nepal 11 years ago visiting #buddannath #stupa, one of the biggest and most charming #Buddhist stupas in the area. I am surrounded by scholars who run over me and bombarded me with questions… Maybe at the time they were not that used to see Western women in Nepal. It's not such long ago but at the time the country was still a monarchy and we witnessed many revolts and even had several curfews. What an adventurous trip 😍😍😍 #alwaysonthego #nepal🇳🇵 #amazingNepal #kathmanduvalley #viajeras #femaletravellers #traveling #wanderlust #viajar #travelasia #travelgram #travelpics #globetrotting #buddah #eyesofbuddah #unforgettabletimes #myfirsttriptoasia #budism #tibetanbudism #discovernepal #travelblog #travelblogger

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts) on

Simbología

La estupa (que como la de Swayambhunath sufrió en sus carnes la invasión musulmana llegada desde Bengala en el siglo XIV) se asienta sobre un mandala (representaciones espirituales budistas del cosmos) por el que la gente puede caminar y está rodeada de comercios en perfecto estado y se recorre (siempre en el sentido de las agujas del reloj) sin agobios. Incluso subimos hasta el cuarto nivel de los trece estadios del conocimiento sobre los que se encaraman los omnipresentes ojos de Buda. Es un remanso de tranquilidad que empuja a relajarse, a reflexionar, a dejar volar la imaginación sobre los tejados de las casas tibetanas. de nuevo nos encontramos los ojos de Buda pintados en cada una de las caras del monumento, uno de los símbolos inmemoriales de Nepal. Debajo de ellos, un trazo que se asemeja a un signo de interrogación y que hace las veces de nariz no es otra cosa que la representación nepalí del número uno, símbolo de la unidad divina.

View this post on Instagram

This is #boudanath Temple in the #Kathmandu valley #Nepal 12 years ago, my first trip in #Asia and a true eye opener to a whole new world of #traveling. This Temple or #stupa and its surroundings are so inspiring and moving. This #Buddhist stupa, built in 5th c, was enlarged due to The influx of large populations of #refugees from #Tibet in the 20 the century. In the stupa, there are giant pairs of #eyes looking out from the four sides of the main tower. These are the #Buddha eyes and the #wisdom eyes, symbolizing the #allseeing ability of the Buddha. #Nose symbolizes #Nirvana. It is also said to represent the #Nepali character for the number 1, symbolizing #unity and the one way to reach #enlightenment. I will write on nepal soon on my #travelblog qué grandes recuerdos @roldanfortunoff! #wanderlust #viajar #travel #viajeras #mujeresviajeras #femmetravel #Globetrotters #travelgram #viajar #bestmemories #friendship

A post shared by Barbara Garcia (@barbiegirl_travels_arts) on

Tras este baño de espiritualidad, un poco más tarde nos acercamos a una fábrica artesanal de alfombras tibetanas y de mandalas, donde dos mujeres a los pies de un telar tejen las alfombras con el mismo esmero que han visto en sus madres y en las madres de sus madres. Compré un par de mandalas de alrededor de 40 eur cada uno (posiblemente me timaron pero bueno,…me dejé)

Boudhanath, se encuentra a unos 2 km. desde Pashupatinath, el centro de peregrinación hinduista donde se realizan las cremaciones en el río Bagmati y del que os hablaré en las próximas entradas.

Pequeño monje tibetano haciendo rodar los cilindros rotatorios

Hay alrededor de 50 gompas (monasterios) tibetanos en torno a la estupa de Boudhanath y los cánticos, los mantras  y la espiritualidad invaden irremediablemente el ambiente.

Los ciclos rotatorios o rueda de plegaria es una rueda cilíndrica montada sobre un eje construida de metal, madera. Tradicionalmente, en la superficie exterior de la rueda se encuentra escrito el mantra om mani padme hum (en tibetano: ༀམཎིཔདྨེཧཱུྃ།) en sánscrito. También a veces posee dibujos de dakinis, protectores y muy a menudo los ocho símbolos auspiciosos o Ashta mangala. Según la tradición budista tibetana basada en textos de linaje respecto a las ruedas de plegaria, el hacer girar dicha rueda tiene el mismo efecto meritorio que recitar las plegarias.

Bodanath está especialmente bonito al caer la tarde, cuando el barrio se tiñe de una atmósfera mágica y conmovedora. La mayoría de los turistas han abandonado ya el lugar  y cientos de peregrinos o vecinos del barrio, en su ritual diario, salen hacia la estupa rodeándola un mínimo de 3 veces mientras hacen rodar los molinillos de oración, repitiendo “Om Mani Padme Hum”. Y el incienso, las lámparas de mantequilla y los cánticos nos envuelven en un halo casi místico. Para poder vivir al máximo la magia de este lugar es totalmente recomendable alojarse allí al menos una noche. Pudiendo disfrutar de la tranquilidad y la paz que se respira a primera hora de la mañana o por la noche, cuando tras sus rezos, la comunidad tibetana se recoge en sus casas. Sobre las 20,30h ya apenas quedan algunos perros como espectadores de la estupa.

https://www.instagram.com/p/Bo_vHVQBc5m/?taken-by=barbiegirl_travels_arts

Os dejo esta mantra, mi preferido “Om Mani Padme Hum“. Escucharlo me traslada a Bodanath y siempre se me ponen los pelos de punta.

La estatua de la heroína sherpa
Camino de la estupa de Bodnath, en Bouddha, Chuchepati, pasamos junto a la estatua de Pasang Lhamu Sherpa, la primera mujer sherpa en hacer cumbre en el Everest. Lo consiguió el 22 de abril de 1993, pero no vivió lo suficiente para contarlo, pues murió durante el descenso. Es, sin duda, la mujer más venerada de Nepal. Colmada de condecoraciones póstumas y reconocimientos (se dio su nombre a una carretera y hasta se imprimió un sello con su rostro), en este lugar se erigió una estatua de su efigie a tamaño natural para no olvidar la hazaña. Aquí podéis leer más sobre esta increíble mujer.

En 1993,Pasang Lhamu ya era la primera mujer sherpa en asomarse desde el balcón más célebre del Himalaya, sobre los 8.848 metros.

Alojamiento en un monasterio tibetano de Bodanath

Thamel creo que es la mejor opción para alojarse en Katmandú (tal y como os cuento aquí), aunque Bodanath es un lugar muy especial en el que puedes alojarte al menos una noche y poder sentir la belleza del lugar.

La mayoría de alojamientos en esta zona son guesthouses muy sencillas donde los estudiantes budistas se alojan por largos períodos, por lo que es totalmente recomendable reservar el alojamiento con antelación si no queremos quedarnos sin cama.

Vistas de Bodanath desde la terraza del hotel tibet International

El Hotel Tibet International, es un hotel de lujo donde no te pondrán problemas en reservar con tiempo pero es un hotel caro (y por caro me refiero a 100 Eur/habitación más sencilla) pero merece la pena. El hotel está situado fuera del recinto de la stupa, en la carretera principal de Boudhanath, pero tan sólo a unos metros. De hecho, desde la terraza de los desayunos y desde algunas habitaciones superiores se divisa imponente la estupa justo en frente.

El spa Shambhala ofrece masajes tibetanos relajantes, manicuras y tratamientos faciales. También hay una sala de meditación y una sala donde se exponen alfombras tibetanas. El mostrador de información turística puede organizar excursiones de un día. El restaurante Shangri La Kitchen prepara cocina tibetana y china auténtica, con un toque occidental. Los huéspedes también podrán hacer uso de los comedores privados, equipados con karaoke. El jardín de té Shambhala sirve bebidas deliciosas elaboradas a base de té.

En cuento a Guesthouses, te dejo este link donde podrás encontrar mucha info. entre todos los guesthouses que te recomiendas, figuran los guest houses de los monasterios como Tharlam guest house o Sakya Tharig Monastery , ambos propiedad de monasterios tibetanos.

Comer en Bodanath

Flavours es un lugar con mucho encanto enfrente mismo de la estupa de Bodanath, con sabores occidentales,  raciones abundantes y unos más que deliciosos postres y tartas a precios muy asequibles. Como en casi todos los establecimientos que pisamos en Nepal, también disponen de wifi gratis.  Además el establecimiento contrata personal con alguna discapacidad para integrarlos dentro del mundo laboral. Con lo que además de comer maravillosamente estarás apoyando una buena causa. Totalmente recomendable. Precio medio: 300-400 Rs por persona con plato principal, bebida y postre.

Garden Kitchen tiene muchísimas referencias en trip advisor, que lo posiciona como le mejor restaurante en Bodanath. Ofrecen una gran selección de comida tibetana, china e internacional, en un ambiente recogido del barriop de bodanath.

Hay varias cervezas en nepal. Everest es una de ellas. Nepal Ice es otra de las más consumidas

La cerveza nepalí está bastante buena. Los momos forman parte de la gastronomía tibetana y están muy extendidos en Nepal. Son una especie de raviolis que suelen hacerse al momento con una masa a base de harina de cebada y agua. Pueden estar rellenos de verduras o de carne, y bien cocidos al vapor o fritos. Mis preferidos son los de verduras al vapor.
En la mayoría de restaurantes con comida y aire  local donde estuvimos, te sirven al finalizar la comida , una bandejita con palillos y unas semillas digestivas (generalmente comino y eneldo, mezclado con azúcar). Un momento refrescante tras una comilona.

El té masala llamado también corrientemente en muchos establecimientos té nepalí (nepalese tea) o masala chai en su versión india. Soy una amante del té en todas sus versiones, y aunque este tipo de té especiado y con leche con aromas de  cardamomo , clavo, jenjibre.

Hay un restaurante español La casita que está dentro del complejo y donde comer  unos pinchos de tortilla, unas croquetas y unas patatas alioli que seguro que os sabrán a gloria. Yo no he estado pero las críticas en Trip Advisor son excelentes, aunque el precio es algo caro al ser tapas y platos pequeños como paella, rehogado con vino Rioja. Lo mejor del restaurante son las vistas de la estupa de Bodanath.

Os dejo en este link los diez mejores restaurantes para comer en Boudanath.

Vista de Bodanath por la noche desde la terraza del restaurante de cocina española La Casita

Espero que os haya gustado esta entrada de Bodanath. Es uno de mis 5 lugares preferidos en el mundo. Pocos lugares me han evocado tantos sentimientos como este rincón de Katmandú. Si queréis seguir leyendo acerca de mi viaje en Katmandú, no os perdáis las entradas que podéis encontrar aquí.

!Hasta pronto!

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *