Navidad en Friburgo, Selva Negra

!Buenas viajeros!

Hoy os hablo de la última ciudad alemana que visitamos en el reciente viaje por Francia Alemania y Suiza y os cuento cómo se vive la Navidad en Friburgo, Selva Negra.

Limitando con la frontera de Francia y Suiza, se ubica Friburgo de Brisgovia, la cuarta ciudad más grande del estado de Baden-Wurtemberg y una de las más pintorescas de Alemania. En alemán su nombre oficial es Freiburg im Breisgau.

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Vista aérea de Friburgo de Brisgovia, capital de la Selva Negra.

Cómo llegar a Friburgo

  • Avión

    Friburgo tiene muy buenas combinaciones en avión porque puedes volar a los cercanos aeropuertos de Estrasburgo (62km) o Basilea/Mulhouse (70km). Echa un vistazo a Skyscanner para comparar tarifas.
    Desde Basilea se puede optar por viajar hasta Friburgo en tren o autobús, en ambos casos el trayecto dura cerca de una hora hasta Friburgo. Este fue el recorrido que hicimos de regreso a España. Desde la estación de tren de Friburgo cogimos un tren hasta Basilea (Suiza), con una duración de 1 hora y 5 eur de precio.

  • CocheLa posibilidad de viajar en coche por Alemania es un gusto, porque las carreteras alemanas son gratuitas y están en perfecto estado de conservación. Por Friburgo pasa la autopista A5, con esta carretera se puede recorrer todo el corazón de la Selva Negra. Lugares donde debes parar en la Selva Negra sin duda son Baden Baden y Gengenbach (pincha encima para leer más).

    Llegar a Friburgo desde Colmar, Francia es fácilmente accesible desde la turística región de Alsacia, para así recorrer los pintorescos pueblos de esta zona francesa, como Colmar, Mulhouse o Estrasburgo.  Desde Colmar a Friburgo, conocida como «puerta de entrada a la Selva Negra», se tarda 1 hora aproximadamente.

Alquiler de coche

  • Consejo viajero: Si vas a alquilar un coche para moverte por Alemania, Francia y Suiza, como fue en nuestro caso,  te recomiendo que lo alquiles y lo devuelvas en Francia (Colmar o Mulhouse) y/o Alemania (Friburgo) y trasladarte hasta Suiza (Basilea ciudad o aeropuerto) en tren.
  • Devolverlo en Suiza, si no es el país de origen del alquiler del vehículo, te va a salir más caro.
  • Ten en cuenta también que se paga un suplemento de aprox 20 eur si vas a conducir por país adicional. La gasolina es carísima en suiza, siendo Alemania el país más económico de los tres países para conducir.

Qué ver en Friburgo

Su tranquilidad, su casco antiguo adoquinado, sus campanarios, su catedral, su aire universitario, su respeto por el medio ambiente son sólo algunos de sus atractivos. Incluso su clima es uno de los más benignos del país.

Friburgo es una ciudad de poco más de 200.000 habitantes que merece la visita de un día entero. Os recomiendo que contratéis la visita gratuita por Friburgo con Aventura en Selva Negra. Organizan un buen tour por la ciudad y podréis organizar con ellos otras excursiones de trekking por la zona, en diciembre, además de la Visita al Mercado de Ravennaschlucht con linternas. Del Mercado navideño de Ravennaschlucht os hablo aquí.

Dónde aparcar

Para aparcar el coche, podemos dejar el coche fuera del centro histórico y dirigirnos, sin perder el tiempo y a pie, hasta el Altstadt o casco antiguo de la ciudad.

También se puede aparcar en los parkings de los centros comerciales; de hecho hay uno justo al lado de la Plaza del Mercadillo Navideño principal (Rathaus Platz), por el que pagamos 10 eur por dejar el coche unas  6 horas. No es demasiado caro, la verdad.

Ciudad Vieja de Friburgo (Altstadt)

La Ciudad Vieja de Friburgo (Altstadt) se edificó alrededor de la Catedral, conocida como Münster.

Tomando una de las calles principales, la Kaiser Joseph Strasse, se llega a los pocos minutos, hasta la Martinstor, una preciosa torre medieval que hace las veces de puerta de entrada a la Ciudad Vieja de Friburgo.

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Puerta de San Martín (Martinstor) en Friburgo de Brisgovia

Dos son las puertas de la muralla de Friburgo de Brisgovia que aún se conservan en la actualidad, Martinstor y Schwabentor. Construidas ambas durante la Edad Media, hoy son uno de los principales atractivos de la moderna ciudad.

Puerta de San Martín (Martinstor)

Martinstor es una de las tres puertas que han resistido el paso del tiempo y que formaban parte de la muralla medieval de la ciudad, que fue construida en el siglo XII.

De la Puerta de San Martín se tiene constancia desde el siglo XIII, aunque con el paso de los siglos ha cambiado totalmente su arquitectura.

La mayor reforma se llevó a cabo a principios del siglo XX, cuando la torre se había quedado pequeña en comparación con los edificios del alrededor. Por aquel entonces se decidió elevar su altura desde los 22 metros, hasta los 60 que tiene en la actualidad.

Puerta de los Suabos (Schwabentor)

Puerta de los Suabos; Friburgo, Selva Negra (Alemania)

Por su parte la Puerta de los Suabos es la más moderna de las puertas; fue construida en el siglo XVI. También fue transformada en el siglo XX, cuando se hizo un concurso público para reformar ambas torres.

En la actualidad Schwabentor se encuentra en un profundo proceso de reconstrucción, para evitar que algunos daños estructurales que han surgido terminen por derribar la emblemática puerta.

Mercado Navidad en Rathausplatz

En la Plaza del Ayuntamiento (Rathausplatz) se encuentran los dos principales edificios gubernamentales de la ciudad, el Antiguo y el Nuevo Ayuntamiento de Friburgo de Brisgovia.
El Ayuntamiento Nuevo se trata de un edificio de finales del siglo XIX que surge de la reforma de una antigua construcción renacentista que había hecho las funciones de claustro de la Universidad. La verdad es que el edificio, de dos pisos, y soportalado en su parte central, es muy bonito. En el primer piso se dispone un precioso balcón a modo, casi, de galería. Coronando el ala central del edificio se encuentra un reloj y una torre donde cada día, a las 12 del mediodía, suena un carrillón. El Ayuntamiento Nuevo, que hace esquina, dispone también de una preciosa ventana esquinera, en forme de tribuna, que nos remite a su origen renacentista.

Fachada del ayuntamiento Nuevo (rojo) y Viejo (blanco). Friburgo de Brisgovia. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Justo al lado del Nuevo, encontramos el Ayuntamiento Viejo, pintado de un color rojo granatoso y que corresponde a la unión, a mediados del siglo XVI, de varios edificios más antiguos.  Un puente sobre un arco, unen el Nuevo con el Viejo Ayuntamiento, que por cierto, actualmente hace las funciones de Oficina de Turismo.

En la misma plaza encontramos la mole de la iglesia de San Martín que surge tras la Segunda Guerra Mundial, cuando buena parte de la iglesia franciscana del siglo XII queda destruida.

En la Rathausplatz, no sólo por albergar el antiguo y el nuevo Rathaus (Ayuntamiento), sino porque aquí encontraremos la Oficina de Turismo. Si no vamos con tiempo suficiente para perdernos y callejear, sugiero pedir aquí un mapa y seguir el intinerario recomendado. El Altstadt (casco antiguo) es pequeño y todo gira en torno a su arteria principal, la Kaiser-Joseph-Straße, que desemboca en una de las bellas puertas de entrada a la ciudad antigua.

El mercado de Navidad en esta plaza, inaugurado en 1973, cuenta en la actualidad con más de 120 stands, donde cada año se ofrecen a los visitantes un sinfín de cosas bonitas y deliciosas.

Iglesia de San Martin en la Rathaus Platz, Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Plaza Rathaus en Friburgo, donde verás el mercado navideño más grande Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Plaza Rathaus en Friburgo, donde verás el mercado navideño más grande Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Plaza Rathaus en Friburgo, donde verás el mercado navideño más grande Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

velas de navidad en los puestos navideños de la Plaza Rathaus en Friburgo, donde verás el mercado navideño más grande Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Bebiendo Gluhwein en el Mercado de Navidad del Rathausplatz de Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Mercadillo plaza del Ayuntamiento, Friburgo. Foto Barbiegirl Travels Arts

Munster Platz

Nos dirigimos hasta la cercana Plaza de la Catedral o Munsterplatz. La ciudad de Friburgo es perfecta para caminarla aunque usar el tranvía para ir a otros lugares más lejanos es la mejor opción como medio de transporte.

Edificio Kornhaus, en la plaza de la Catedral. Foto de Barbirgirl Travels Arts

 

Kornhaus es el primer edificio que nos llama la atención. Se trata de un antiguo granero de hasta cinco pisos. El edificio, terminado con un tejado a dos aguas, tiene una altura de hasta cinco pisos, lo que da una idea de su tamaño. El original Kornhaus era un edificio del siglo XV y tuvo funciones no sólo de granero, sino también de salón de baile o matadero, según la época. Sin embargo, al igual que otras edificaciones de la época medieval, la Kornhaus fue derribada durante la Segunda Guerra Mundial y sólo a partir de 1970 pudo ser reconstruida.

Otras bellas edificaciones rodean la catedral de Friburgo disponiéndose a lo largo de la plaza de la Catedral. De todas ellas, la más bella e interesante es la Kaufhaus o Almacenes Históricos. Esta casa esquinera, diseñada sobre soportales dispone de dos bellas galerías en cada uno de sus extremos, dispuestas a modo de torrecillas. Es una de las edificaciones renacentistas más sobresalientes de Friburgo y con su tono granatoso, no pasa desapercibida. Las estatuas policromadas representando a varios Emperadores de la Casa de los Habsburgo decoran la bella edificación, antigua sede de la administración financiera de la ciudad.

Kafhaus en la Munsterplatz, Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

la catedral de friburgo de brisgovia. foto de Barbiegirl Travels Arts

La construcción de la catedral comenzó en el 1200, tan sólo 80 años después de la fundación oficial de Friburgo de Brisgovia. Pero se alargaron durante más de tres siglos, dándose por finalizadas en 1513. El estilo comenzó siendo románico, pero pronto se pasó al característico estilo gótico que podemos ver hoy en día.

Catedral de Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels arts

Además, las numerosas agujas y gárgolas que decoran los muros hacen que uno se sienta como si estuviera en plena Edad Media, sensación que no se abandona mientras se pasea por todo el casco antiguo. En el interior de la Münster destacan las vidrieras, así que también merece la pena entrar, incluso subir a la torre si el día acompaña.

Entrada a la catedral de Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels arts

Tras un buen rodeo por la Plaza de la Catedral es momento de entrar al templo. La Catedral o Münster es el gran monumento que hay que ver en Friburgo. Sin embargo, el templo no accede a la categoría de Catedral hasta 1827.

La Portalada gótica que encontramos en la entrada principal dispone de una bellísima decoración en forma de múltiples estatuas, policromadas todas, tanto en el tímpano, como en la jamba y las arquivoltas. Realmente sorprendente y que nos puede hacer pensar cómo debían ser las catedrales más bonitas del mundo, cuyas estatuas no suelen haber conservado la policromía original.

Curiosa la escultura de un pompis que hace de salida de agua. Según nos contaron, esta escultura es bastante reciente en la catedral de Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

El interior, de tres naves, es también majestuoso, destacando  las esculturas policromadas que encontramos en los pilares que separan las naves. Al final de la misma, un gran deambulatorio que contiene múltiples capillas rodea por completo el presbiterio. En el interior de la Catedral de Friburgo también nos llama la atención un bonito púlpito de piedra de decoración exquisita así como los vitrales. Algunos de ellos, por cierto, se encuentran entre los más antiguos de Alemania, pues datan del siglo XIII. A los lados hay dos estilizadas cúpulas y en el centro hay cinco ventanas entre las que se encuentran las estatuas del emperador Maximiliano I, el rey Felipe el Hermoso, el emperador Carlos V y su hermano Fernando I.

IMG-1233

Puerta de entrada a la catedral de Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels arts

En la plaza la catedral hay un mercado gastronómico y varios puestos de salchicas: buscad el puesto en la Plaza de la Catedral con el nombre «Original, Freigurger Langue Rote» (salchichas a la parrilla de 35 cm también llamada «Salchicha de la Plaza de la Catedral» y «Reina de las Salchichas»).
Allí venden las salchicas Langue rote más ricas de la ciudad. Pinchad en la flecha de la derecha de la foto de IG para ver más fotos del puesto de las salchichas.

https://www.instagram.com/p/B5uySvCHCjn/

Klein Venedig (La pequeña Venecia)

En las aguas cristalinas de los arroyos Gerber y Fischerau se reflejan las pintorescas fachadas de viejas casas con sus ventanas llenas de flores. Los friburguenses llaman cariñosamente Pequeña Venecia a estas idílicas callejuelas entre la Puerta de Martín y la Puerta de los Suabos.

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Aquí estoy posando frente a un canal de la Pequeña Venecia, Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Conocido como “Barrio Caracol” por las escaleras en forma de caracol que hay en las viviendas, aquí residían antiguamente artesanos de diversos gremios. Para poder ejercer sus profesiones, los molineros, curtidores y pescadores necesitaban el agua del río Dreisam, de modo que se llevó este valioso recurso a las empresas aquí asentadas, a través de un sofisticado sistema con múltiples canales.

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Calle Fischerau, barrio de los caracoles. Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Calle Fischerau, barrio de los caracoles. Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Desde la llamada “isla”, con su molino de aceite, serpentean los “riachuelos” de Friburgo, que aquí, junto a las bonitas calles “Fischerau” y “Gerberau”, son mucho más anchos y profundos que en el resto de la ciudad. El ambiente de este barrio bohemio es muy tranquilo pasando por pequeñas galerías de arte, cómodas cafeterías y tiendas muy especiales, como la tienda de marionetas “Barleben”.

Tienda japonesa de la calle Fischerau. Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Las pequeñas casas de estas dos calles, todas con colores, se apiñan una junto a otra formando una bella estampa. Están unidas por una pasarela. Están llenas de cafeterías y pequeños comercios un tanto bohemios, el escenario ideal. Desde el año 2001 se avista la estatua de un cocodrilo en el canal.

Por último, tampoco os debéis perder la calle Gerberau, que transcurre paralela al canal de la ciudad y donde encontraréis cafeterías y cervecerías que invitan a un descanso.

Panorámica de la calle Geberau, Friburgo. Foto Barbiegirl Travels Arts

Canales de agua en las aceras de Friburgo. El sistema de canales de la ciudad es muy antiguo y avanzado. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Canales de agua

Los pequeños canales de agua (Freiburg Bächle) que recorren gran parte del casco histórico de Friburgo de Brisgovia, se han convertido en uno de los principales atractivos de la ciudad.

Desde el año 1220 se tienen constancia de la existencia de estos, aunque algunos arqueólogos han descubierto que ya estaban desde 100 años antes, coincidiendo con la fecha de fundación oficial de la ciudad. En principio estaban pensados como canales de irrigación para llevar el agua a la zona de siembra y pasto.

Actualmente su utilidad se reduce a la estética y a refrescar la ciudad en las calurosas tardes de verano. En total los canales se extienden por más de 15,5 kilómetros, 9 de ellos por la superficie y el resto bajo tierra. La anchura varía en sus distintos tramos, en algunos miden solo 15 cm, pero pueden llegar a los 75 cm, como en el caso del arroyo que corre bajo la puerta Schwabentor.

Hay una leyenda urbana que dice que quien meta el pie por accidente en alguno de estos canales, tiene asegurado el regreso a esta bella ciudad.

Calle Konviktstrasse

Esta es la calle de los artesanos, cuyo origen se remonta al siglo XI, fue completamente destruida durante la guerra, pero el estado actual es el resultado de un trabajo de restauración sobresaliente. Con gran atención al detalle y un respetuoso tratamiento de la estructura histórica, fueron restauradas las encantadoras fachadas y se conservó el camino curvo característico de esta preciosa calle.

En verano la glicina cuelga como una guirnalda a lo largo de la callejuela más bonita de Friburgo y estas flores violetas decoran la calle más bonita de Friburgo  y sus casas medievales.

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Sastrería en el nº 29 de la Calle Konvitstrasse. Friburgo. El empedrado del suelo indica el gremio de este local. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Calle Konviktstrasse: Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Al ver la pintoresca calle “Konviktstrasse” con sus boutiques y tiendas de antigüedades, la mayoría de los visitantes tienen el acto reflejo de coger su cámara de fotos.

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Calle Konviktstrasse: Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Calle Konviktstrasse: Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Calle Konviktstrasse: Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Calle Konviktstrasse: Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Dónde comer

Friburgo es la ciudad ideal para degustar la deliciosa gastronomía badense, la cerveza artesanal y los excelentes vinos de la región convencen a todos los sibaritas y gourmets. Las temperaturas suaves y los excelentes suelos de la región de Breisgau la convierten en una de las mejores zonas vitivinícolas de Europa.

Os dejo en este link un listado de restaurantes sugeridos por la web visit friburg

A nosotras nos habían recomendado el Restaurante Martin’s Brau, que es toda una gran elección si quieres comer algo típico de la zona en un lugar lleno de locales. Además está ubicado junto a la Torre San Martín, un lugar muy céntrico.el restaurante tiene carta en español y hora de cierre las 1 h (inaudito para estas ciudades alemanas). Os dejo las reseñas del lugar en Trip Advisor. La cocina es alemana y las cervezas artesanales son muy buenas.

Foto del restaurante Martín Brau de noche. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Junto a La torre de San Martín hay un pequeño callejón que te lleva al Restaurante Martin´s Brau. Muy recomendable lugar. Foto de Barbiegirl Travels Arts

https://www.instagram.com/p/B6KzMn7nJo2/

Alrededores de Friburgo

Puedes hacer rutas a pie por la Selva Negra o desplazarte en coche para visitar algunos pueblos típicos como St.Peter (20km) o Triberg (56km). También están relativamente cerca los preciosos lagos de Titisee y Schluchsee (36km y 45km).

Triberg

Triberg es un pequeño pueblo de Alemania ubicado a unos 56km de Friburgo en pleno corazón de la Schwarzwald (Selva Negra). No es precisamente uno de los más bonitos de la región, pero sí de los más turísticos.  Triberg atrae a muchos viajeros por dos principales motivos: allí se encuentran las «supuestas» cataratas más altas de Alemania (163m de caída) y los dos relojes de cuco más grandes del mundo.

Cascadas de Triberg

Con sus 163 m sorprende encontrar la publicidad de que son las cascadas más altas del país porque están lejos de los 470m que ostentan las Röthbachfall, primeras del ranking de cascadas más altas de Alemania. Pero seguramente las de Triberg sean las más visitadas. En cualquier caso, las cascadas de Triberg no necesitan un récord de mentirijilla para justificar la visita. Con su belleza es suficiente. Intentamos verlas pero encontramos el acceso cerrado por la nieve.

Las cascadas pueden visitarse durante todo el año en un paseo desde el propio pueblo, aunque hay al menos otra entrada desde una de las carreteras que llega a Triberg. En cualquier caso habrá que pagar un ticket de 3,50€ para acceder a la zona. La caída de la cascada no es vertical, así que no hay que esperar ver un salto espectacular. Se trata en realidad de una bajada en 7 tramos diferentes con saltos más o menos suaves. No obstante, la estampa es muy bella y el paseo en paralelo a las aguas del río Gutach es totalmente recomendable.

El Reloj de Cuco más grande del mundo

En Triberg está el Reloj de Cuco más grande del mundo  (su péndulo mide 8 metros) pero hay otro muy similar en la vecina Schonach, que no se hace tanta publicidad y parece resignarse al segundo puesto. De todos modos, no son los únicos del mundo que dicen ser los más grandes. Aunque seguramente también sean pequeñas estrategias para atraer turismo, nos hizo gracia lo que encontramos a ver el Reloj de cuco de Triberg.

Es gracioso que sólo puedes ver el reloj si pagas; la vista desde la carretera ayuda pero una vez a unos metros del reloj, encontrarás múltiples obstáculos, como árboles delante y verjas, que te tapan la vista frontal del cuco si no pagas los correspondientes 3 eur y entrar a verlo.

Navidad en Friburgo, Selva Negra

Reloj de cuco de Triberg, visto desde la carretera. Friburgo. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Espero que os haya gustado el post de hoy acerca de la Navidad en Friburgo, Selva Negra. Si queréis seguir leyendo más de mercadillos en la selva negra de Alemania como Gegenbach o Baden Baden y sus correspondientes mercados u otros mercadillos navideños, así como el de Ravennaschlutch, podéis pinchar Aquí.

« | »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *