El Registán, punto neurálgico de Samarcanda

Buenas viajeros,

Hoy le toca el turno a la ciudad de Samarcanda, capital de la Ruta de la Seda desde los siglos XIV al XVII. En concreto, hablaré del Registán, punto neurálgico de Samarcanda y antiguo corazón de la ciudad medieval.

Cómo llegar a Samarcanda

El Registán, punto neurálgico de Samarcanda

Espectacular el diseño de la estación de tren de Samarcanda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Ubicada en el valle de Zarafshan, es actualmente la segunda ciudad más grande de Uzbekistán, por detrás de la capital Taskent, y conserva auténticos tesoros de sus épocas más gloriosas, al mismo tiempo que es testigo vivo de la histórica Ruta de la Seda, de la que era uno de los centros más importantes. Samarcanda fuese de de la corte de Tamerlán (1336-1405), el mayor conquistador nómada de la historia.

El Registán, punto neurálgico de Samarcanda

Desayuno que te sirven en el Afrosiyab. Sandwich con café y un snack. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Normalmente a Samarcanda, Patrimonio de la Humanidad desde 2001, se llega desde Taskent tomado el tren de Alta velocidad Afrosiyob (con trenes de Talgo).

El trayecto de 310 kilómetros entre Tashkent y Samarcanda lo hacen en tan sólo dos horas y quince minutos. Si buscas comodidad y velocidad este es tu tren, el preferido de los grupos organizados de franceses y coreanos.  Si prefieres mezclarte con los paisanos y compartir tés y sonrisas doradas, coge los trenes baratos. En la actualidad, el tren uzbeko llega hasta estas cuatro ciudades: Samarcanda, Shakhrisabz, Karshí y Bujará.

En esta web puedes ver los horarios  y a continuación te dejo una tabla con la ruta de tren entre las ciudades principales y horarios aproximados. El precio de Tashkent a Samarcanda ronda los 20 eur.

Ruta Horario Frecuencia Tipo de tren
Tashkent – Samarcanda (310 km)

 

07:28 – 09:42 Todos los días Afrosiyob
08:00 – 10:08 Todos los días Afrosiyob
08:30 – 10:38 Sábado y domingo Afrosiyob
09:15 – 12:31 Todos los días Sharq
18:45 – 20:53 Todos los días Afrosiyob

Registán

El Registán, punto neurálgico de Samarcanda, es un auténtico paraíso arquitectónico representado por una plaza flanqueada por las espectaculares madrasas de Ulugh Beg, Sherdar y Tilla-Kari, que forman un conjunto de enorme belleza.

A Samarcanda hay que dedicarle 2-3 días al menos porque tiene mucho que visitar y disfrutar. De hecho, el Registán te llevará un día verlo con detenimiento.

A diferencia de  otras ciudades de la ruta de la seda como Bujará, Samarcanda fue arrasada por el urbanismo soviético, que únicamente dejó en pie algunos monumentos emblemáticos como la plaza del Registán.

Una colosal estatua de Tamerlán nos da la bienvenida a la plaza, donde se alzan estas tres espléndidas madrasas (escuelas coránicas) con multicolores fachadas y cúpulas de azulejos. En sus patios hoy ya no quedan estudiantes que llenen el silencio con sus oraciones, sino tiendas en las que los artesanos ofrecen atriles de madera y miniaturas.

Construidas desde el siglo xv al xvii, estas madrasas vivieron en el esplendor de la ruta de la Seda pero la ciudad experimentó una crisis, la capital del Kanato se trasladó de Samarcanda a Bujará y la Gran Ruta de la Seda dejó de pasar por Samarcanda desde finales del siglo XVII, y especialmente en la primera mitad del siglo XVIII. Las madrasas del Registán empezaron a quedarse vacía. Según los contemporáneos, hubo incluso hubo un período en el que la ciudad estaba casi completamente vacía, y en las madrasas habitaban animales salvajes. A fines del siglo xviii, Samarcanda comenzó a recobrar movimiento gradualmente, y la vida en el Registán comenzó a bullir de nuevo.

Existe una leyenda que dice que desde principios del siglo XV y hasta principios del siglo XX, se llevaban a cabo ejecuciones públicas en esta plaza, y para que la sangre se absorbiera mejor y no fuera visible, la tierra estaba cubierta de arena. Por ese motivo, el área fue llamada Registán («reg» – arena y «stan» – lugar) que significa “lugar cubierto con arena”.

Visita del Registán

El Registán, punto neurálgico de Samarcanda

Detalle de puerta de la Madrasa Tilla-Kari. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Para entrar a la plaza del Registán hay que pagar, aunque puedes colarte por la noche junto a la madrasa de Sher Dhor (la que está a la derecha de la plaza) si no hay vigilancia. Fuimos a parar a esa entrada porque seguimos a la gente uzbeka que entraba por allí. Al día siguiente durante el día, no nos salvamos de pagar. Merece la pena pagar y así visitar las 3 madrazas.

  • Entrada: 40.000 UZS/pax = 3,27 €.

Aunque la fama de Samarcanda se asocia a Tamerlán, que estableció aquí la capital de su imperio, esta plaza debe su majestuosidad a su nieto, el astrónomo Ulug Beg, quien ordenó erigir la primera madrasa en el siglo XV. Hoy los tres edificios sobrecogen con la misma intensidad que antaño.

Madrasa Ulugh Beg

La madraza de Ulugh Beg es la que encontramos a la izquierda de la plaza de El Registán, punto neurálgico de Samarcanda. Como su nombre indica, fue construida por orden de Ulugh Beg desde el 1417 al 1420, del que se dice que dedicaba más tiempo a la astronomía y la ciencia que a gobernar. Ulugh Beg fue un intelectual de la época y ordenó construir esta madraza  que estaría destinada al estudio de la ciencia, la astronomía, la filosofía y la teología.

La Ruta de la Seda reunió a grandes científicos y los mejores venían a estudiar a la madraza de Ulugh Beg de Samarcanda. En su época de esplendor, habían unos 100 estudiantes viviendo en las celdas de esta madraza.

El Registán, punto neurálgico de Samarcanda

Madrasa Ulugh Beg desde la madrasa Tilla. Kari Foto de Barbiegirl Travels Arts

Madrasa Tilla Kari

Después, nos dirigimos a la madraza Tilla Kari que es la madraza del centro. Esta madraza fue construida después de la de Ulugh Beg e hizo tanto la función de madraza como de mezquita. La madrasa Tilla-Kari («Acabado en oro») comenzó a construirse en 1646 en el lugar del caravasar, que se mantuvo desde la época de Mirzo Ulugh Beg. Su interior es el más bonito de las tres pues, a parte de un espectacular patio, hay una pequeña mezquita con una cúpula dorada que es increíble.

Interior de la Madrasa Tilla Kari: Foto de Barbiegirl Travels Arts

Interior de la Madrasa Tilla Kari: Foto de Barbiegirl Travels Arts

Madrasa Sher Dor

Posando frente a la Madrasa de Sher Dor con el bordado. Foto de Barbiegirl Travels Arts

En interior de la Madrasa Sher Dhor, foto de Barbiegirl Travels arts

Por último, la madraza de Sher Dor que es la que está a la derecha de la plaza. Erigida en el s xvii, la madrasa Sher-Dor («Residencia de los Leones») fue llamada así debido al símbolo de poder representado en el portal en Samarcanda por los leopardos con el sol en la espalda y una gran esvástica, en la que «Señor Todopoderoso» está escrito en caracteres especiales árabes.

Todas las paredes de la madrasa están cubiertas con citas del Corán. Las fachadas exteriores y del patio están decoradas con gran imaginación. La magnificencia de los preciosos mosaicos, las cúpulas de color turquesa y el revestimiento de ladrillo vidriado atraen a muchos turistas a las paredes de la madrasa.

La madrasa Sher-Dor es una réplica de la madrasa Ulugh Beg, pero con las medidas distorsionadas. Lo más probable es que fueron las dimensiones desproporcionadamente grandes de la cúpula lo que provocó el colapso del edificio unas pocas décadas después de su construcción.

Registán de noche

No te olvides de visitar la Plaza del Registán de noche porque la iluminación es espectacular.

Algunas noches en la plaza del Registán se celebra un espectáculo de luz y sonido  a las 21 h pero !nosotras no tuvimos esa suerte de vivirlo!

No es necesario que pagues de nuevo por entrar si lo que quieres es ver la plaza desde la barrera y hacerte unas fotos como esta a continuación. Frente a la plaza y un poco elevado, hay una especie de plataforma, parecida a una terraza, con una panorámica perfecta. Y totalmente gratis.

Consejo viajero

Puede ser interesante pagar por el Samarkand City Pass.
Esta tarjeta te permite entrar a un montón de lugares de la ciudad correspondiente, También lo hay en Bukhara, sin tener que esperar colas. Lo mejor es que comparéis las sumas de los precios de entradas y lo que os valen estas tarjetas para ver si os sale a cuentas.

Plaza del Registán de noche. Samaracanda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Espectáculo de luz y sonido, en Registán Samarcanda. Foto de Internet

Sin embargo si tienes tiempo, te aconsejo que pagues de nuevo y entres a ver las madrasas del Registán, punto neurálgico de Samarcanda. Su patio interior está repleto de tiendas que cierran tarde y la belleza de los detalles de la decoración es sublime. También te puedes intentar colar a última hora, como hicimos nosotras. Bien pensado, estuvo mal hacerlo aunque los policías de la entrada van a cobrarte lo que les parezca con lo cual uno se queda con menos cara de tonto cuando no ha pagado una millonada por entrar.

Puedes llegar andando e un paseo corto desde el Registán hasta la Mezquita Bibi Khanum

Mezquita de Bibi Khanum

El Registán, punto neurálgico de Samarcanda

Mezquita de Bibi Khanum. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Siguiendo una recta avenida flanqueada de plátanos se llega caminando desde el Registán a la mezquita de Bibi Khanum, proyectada por Tamerlán en honor de su esposa favorita. Una de las mezquitas más grandiosas de todo el mundo musulmán; la mezquita más grande de Asia Central.

La entrada a la Mezquita Bibikanum cuesta  25.000 UZS/pax = 2,05 €.

El nombre «Bibi-Khanum» (“Bibi Hanim”), una impresionante mezquita catedral que puede ser vista desde la colina de Afrosiyob, se traduce literalmente como «la princesa mayor» (o «esposa mayor»). A Bibi-Khanum también se le llamaba la mezquita del viernes de Samarcanda. Aquí, miles de hombres musulmanes venían para realizar el sacramento de namaz.

El nombre de esta mezquita  fue en honor a la amada esposa de Tamerlán. La construcción comenzó el 4 de mayo de 1399 en el sitio que el propio soberano eligió. Se puso a trabajar  a los más talentosos maestros y artesanos de la época. Doscientos cortadores de piedra de Azerbaiyán, Fars, Hindustan, Khorasan y otros países trabajaron en la construcción de esta mezquita, y en las montañas,  otras  500 personas trabajaron sin descanso  en el procesamiento de la piedra que la enviaban a Samarcanda. Para acelerar el progreso del trabajo, 99 elefantes de la India.

Mezquita Bibi Khanum, Samarcanda. Foto de Barbiegirl Traves Arts

Bazar Syob

A mí personalmente no me impresionó tanto esta mezquita pero su ubicación es excelente (junto al Bazar Syob Samarcanda), que no debes perderte. Este bazar es le más grande de Samracanda y es ideal para comprar pan, frutos secos, recuerdos del país, ropa, pañuelos de seda. El mercado, aunque muy completo, no es tan grande como Chorsu, de Tashkent (pincha encima para leer sobre este mercado en Tashkent).

Siyob bazari. Foto Barbiegirl Travels Art

Bajo una estructura que lo cobija, hay largas filas de puestos cuidadosamente organizados que venden principalmente comestibles. Como es la práctica en la tradición del Medio Oriente, aquí también podemos distinguir diversas áreas sectoriales que venden con productos específicos: frutas y verduras, frutos secos y dulces varios, especias, pan, menaje. Está frecuentado frecuentado diariamente por gente local.
Los uzbekos son muy amables y hospitalarios, te reconocen como turistas, intrigados te preguntarán continuamente de dónde vienes y te ofrecerán con orgullo degustaciones de sus productos típicos, en primer lugar semillas y frutos secos, pero también turrón y chocolate.

Bazar Syob Samarcanda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Restaurantes cerca del Registán

Esta zona del registán no tiene muchos restaurantes, a no ser que vayas a los propios de los hoteles de la zona. Por lo general, los restaurantes grandes y con posibilidad de elegir un menú completo suelen estar en la zona nueva de las ciudades (algo alejados del centro) y este caso de Samarcanda no es diferente.

Restaurante típico junto a Mezquita, Bibik hanum Teahouse. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Bibikhanum Teahouse. Aquí su perfil en Trip Advisor.

Aquí la carta del Plof, Dumplings, platos típicos uzbekos y su precio en Soms, en el teahouse bibi Khnanum. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Restaurante de Samarcanda junto a la mezquita del mismo nombre. Perfecto para salir del paso y no eternizarte a la hora de la comida. Ofrecen comida uzbeka a muy buen precio y un entorno genial, en  paseo Karimov. Es una calle peatonal muy céntrica junto a la entrada de Bazar Syob, que une el registán con la Mezquita Bibi Khanum.
Se puede comer en la terraza del teahouse, que es súper agradable porque puedes comer en camastros o sillones. La carta está en uzbeko pero como hay fotos, te aclaras fácilmente. Se come alrededor de 5 eur/pax. No es nada del otro mundo pero está correcto. Para entrar al baño te pedirán propina, 1000 soms( 0,10 eur) como en la mayoría de los baños delos monumentos.

Las ensaladas son unos 22.000 soms y el plov y otros platos típicos no suelen subir de 33.000 soms.

El Registán, punto neurálgico de Samarcanda

Entrante y ensaladas en los restaurantes uzbekos preparados para turistas. Este es el restaurante Samarkanda. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Restaurante Samarkand. Aquí su perfil en Trip Advisor. Es el tipo de restaurante especializado para dar a conocer la comida a uzbeka. Suelen servir ensaladas de primero, carne y fruta. Las carnes a la brasa bastante jugosas sin nada especial que destacar, los entrantes más o menos bien la sopa sin más, aunque entra bastante bien por no estar picante.

Suelen amenizar la velada con un entretenido show musical en el que participan los comensales en medio de un ambiente relajado.

Con amplias estancias y reservados para degustar la cocina local, preparada para el turismo. Ingredientes de calidad a destacar las carnes que son bastante jugosas preparadas a la parrilla.

Hoteles cerca del Registán

Te recomiendo que escojas un hotel para tu estancia en Samarcanda cerca del Registán porque por la noche, cuando hayas contemplado el complejo iluminado, es una delicia ir caminando hacia el hotel.

Hay muchísima oferta a destacar el hotel kamila, con estupendas vistas desde su terraza al Registán. Precio 60 eur /noche.

El hotel Bibi Khanum se ubica junto a la mezquita del mismo nombre. Habitaciones sencillas y terraza con excelentes vistas a la mezquita

En breve seguiré contando más cosas de Samarcanda ya que aún queda pendiente hablar de la Necrópolis de Sha Zinda, entre otros mausoleos y monumentos de interés en la ciudad de Samarcanda.

Desde aquí podéis acceder a todas las entradas del blog de Uzbekistán. !Hasta pronto!

 

« | »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.