Mi bordado en Samarcanda, Uzbekistán

Hola Viajeros,

Hoy aprovecho que voy a hablar de mi Bordado en Samarcanda, Uzbekistán, para contaros un poquito más acerca de esta plaza tan espectacular de esta ciudad uzbeka. La plaza se llama el Registán.

Introducción al Registán

En mi blog de Viajes tenéis unas cuantas entradas donde he escrito acerca de la Ruta de la Seda de Ubekistán y de las visitas imprescindibles para unos 7-10 días. En concreto, he escrito también bastante de la ciudad de Samarcanda y en concreto,  del lugar que elegí para el bordado: la Plaza del Registán (pincha encima)

El Registán es una plaza enorme que cuenta con una colosal estatua en el centro. Es el gran Tamerlán, gran conquistador de Asia central, quien nos da la bienvenida. En este lugar es donde se alzan estas tres espléndidas madrasas (escuelas coránicas) con multicolores fachadas y cúpulas de azulejos. En sus patios hoy ya no quedan estudiantes que llenen el silencio con sus oraciones, sino tiendas en las que los artesanos ofrecen atriles de madera y miniaturas. 

La construcción de este espectacular complejo se realizó entre el siglo xv y xvii. Para entrar a la plaza hay que pagar y curiosamente el Registán es el único lugar de Uzbekistán donde vimos a policías hacer el negocio del siglo con los turistas. Os harán pagar una entrada y en las guías veréis que se trata de un lugar de pago, pero mucho cuidado con lo que os piden.

El Registán de noche es si cabe aún más espectacular. Claramente, es un lugar que no puedes perderte en tu viaje por la ruta de la Seda.

Madrasa Sher Dor

La madrasa a la derecha de la plaza es la que elegí para mi bordado. Erigida en el s xvii, la madrasa Sher-Dor («Residencia de los Leones») fue llamada así debido al símbolo de poder representado  por leones atigrados con el sol en la espalda y una gran esvástica, en la que «Señor Todopoderoso» está escrito en caracteres especiales árabes y símbolo de abundancia y fertilidad para sus residentes.

Fachada de la madrasa Sher-Dor, Uzbekistán. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Billete de Uzbekistán

La decoración en la fachada es una escena de caza con animales fantásticos como leones, tigres y grandes felinos en el lado con sus cabezas rodeadas por los rayos del sol. En la escena, los dos leones atigrados cazan un ciervo con dos soles zoroástricos a sus espaldas.

Esta escena es uno de los símbolos de la República de Uzbekistán hoy en día. Curiosamente, este mismo símbolo se recoge en los billetes de Uzbekistán y es uno de las excepciones en las que se viola la prohibición de representar seres vivos en el arte uzbeko.

Mi bordado en Samarcanda, Uzbekistán

Motivos coránicos. Foto de Barbiegirl Travels Arts

La madrasa Sher-Dor es una réplica de la madrasa Ulugh Beg, la madrasa en el centro de la Plaza, pero con las medidas distorsionadas. Lo más probable es que fueron las dimensiones desproporcionadamente grandes de la cúpula lo que provocó el colapso del edificio unas pocas décadas después de su construcción.

Como sucede en otros casos en Asia Central, la pretensión era imitar a su predecesora y a la vez superarla en belleza. La longitud de la fachada de ambas es, por tanto, idéntica y su disposición, con las celdas de los estudiantes repartidas en dos pisos alrededor de un patio central, muy similar. Las dos presentan también cúpulas laterales a ambos lados del arco de acceso a su interior.

Todas las paredes de la madrasa están cubiertas con citas del Corán. Las fachadas exteriores y del patio están decoradas con gran imaginación. La magnificencia de los preciosos mosaicos, las cúpulas de color turquesa y el revestimiento de ladrillo vidriado atraen a muchos turistas a las paredes de la madrasa.

Mi bordado de la Madrasa Sher Dor

Como podéis imaginar, este bordado tiene bastante trabajo detrás. He intentado imitar las formas geométricas, que realmente son símbolos coránicos y oraciones a Alá. Además, aunque en las fotos apenas se percibe, el sol crea unos tonos dorados sobre la fachada  y minaretes con lo que he bordado con muchos hilos metálicos para simular este efecto óptico sobre los azulejos.

Mi bordado en Samarcanda, Uzbekistán

Bordado de la madrasa Sher-Dor, Uzbekistán. Foto de Barbiegirl Travels Arts

Lo mejor, como siempre me ocurre, es ver las caras de extrañeza que pone la gente cuando intento sacar la mejor perspectiva del bordado frente al objeto bordado. Pensarán….¿qué hace esta mujer sacando una foto de un bordado?

En fin, espero que hayáis aprendido algo de este lugar icónico de la Ruta de la Seda a través de mi bordado. Desde este link podéis acceder a otros lugares que he bordado y he explicado en una entrada dentro de la sección Bordando el mundo

!Hasta pronto!

« | »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.